jueves, 30 de enero de 2020

Monster Brawl


Pero fuera de comparaciones, la película de Jesse T.Cook rompe cualquier regla o molde estipulada/o, mostrándonos otros personajes que sin darse de mamporros como nuestros protagonistas tan caracterizados, si que tienen su parte de peso o risa, en este caso, en la monstruosa película. Científicos locos, militares retirados más locos aún, antiguos luchadores, azafatas o los propios comentaristas de las peleas que consiguen mantener un poco a flote el producto y no verlo caer directamente al pozo nada más empezar. “Monster Brawl” tiene a ratos, diálogos chispeantes, alguna que otra secuencia que destacar… y que no voy a revelar y en general y principalmente, ese gustillo de poder ver nuevamente y todos juntos a estos clásicos del cine de terror. Pero básicamente, lo grande del trabajo de Jesse es como he dicho antes, su originalidad o sinopsis que estará en cientos de webs o blogs.

La historia en si narra el increíble torneo a muerte de lucha libre en el cual competirán algunos de los monstruos más míticos de la historia y que servirá para determinar cual de ellos es el más poderoso de todos los tiempos –ahí es nada-. En total son ocho los luchadores/as y cuatro por conferencia. Monstruos a un lado, héroes al otro. Y sinceramente, esta historia hubiera sido perfecta para un mediometraje y no es por desagradecer la infinita información que se nos da, sino, y como decía unos renglones más arriba, porque se repite hasta hacerte desesperar y ya no importa la hora a la que la pude ver en el festival –todos éramos monstruos y héroes igualmente-, importa y mucho, el que se quedara atrapado el guionista (Jesee) en el fango del pantano y eso le perjudicara seriamente la mente y sus manos a la hora de pensar y escribir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario