miércoles, 29 de enero de 2020

Home Sick

El trabajo de Wingard es cine de serie b con todas las de la Ley. Personajes, planificación y escenarios que vienen a dejar o ratificar claramente que esto queda en un segundo plano. Volcándose de lleno en un guión que siendo increíblemente enfermo, sangriento y grotesco y sin cortarse un ápice cuando el director puede o lo ve oportuno. Se nota en él la falta de muchos factores para ser una película medianamente buena o aceptable cinematográficamente hablando. El hecho de falta de dinero (para un apartado) y el guión como he dicho, aún estando dentro de esas tres palabras mágicas, resulta estar bastante amontonado y no tiene una eficacia clara del todo. Argumentalmente hablando, eh!!! (el orden de las secuencias, o el montaje, por ejemplo) aunque no meto demasiado en este tema, no vaya a ser que me salgan duendecillos por todos lados.
Home sick es un Slasher de parámetros sobrenaturales. Y os cuenta como Claire llega de California y va con su amigo Mark a una reunión de viejos colegas en la casa de uno de ellos cuando en ese mismo momento suena el timbre y un extraño tipo (Bill Moseley) con traje de colores y una maleta se mete en la casa hablando sin parar y cantando y les exige a todos los de la fiesta que confiesen a quién odian más mientras abre su maleta y vemos que está llena de cuchillas de afeitar con las que se va haciendo cortes en los brazos mientras los chicos confiesan sus odios (minutos para no olvidar entre otros muchos). Tras la bizarra, loca, enferma y surrealista sesión el tipo se larga y más tarde los amigos descubren que un tipo enmascarado está matando a todos los nombrados en la lista del odio, gracias a uno de estos amigos que dijo que los odiaba a todos sus amigos y se dan cuenta de las consecuencias que está por llegar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario