viernes, 6 de diciembre de 2019

Aterrizaje en la luna


El trabajo ya estaba echo en su anterior obra el objetivo a la luna, toda esa extensa documentación, ahora solo se trataba de llevar a Tintin y sus amigos a la luna donde no les podía esperar ningún monstruo, otros seres humanos ya que Hergé quería seguir con su línea coherente.

Esta obra está marcada por el trágico destino de uno de los personajes, Wolff que es uno de los personajes más oscuros y dramáticos de la obra de Hergé. Wolff es el adjunto de Tornasol en la fábrica de Sbrodj. Allí se muestra en un primer momento feliz pero a medida que va avanzando la historia se vuelve hermético, melancólico y se nota que lleva un peso sobre sus espaldas que le agobia. Una vez en el cohete lunar salta la sorpresa. Wolf esconde a un polizón en el cohete, se trata del coronel Jurgen que tiene cuentas pendientes con Tintin desde el cetro de Ottokar ( conspiró en contra del rey) de nuevo al servicio de una potencia extranjera ( no lo dice pero se deduce que es Borduria) Jurgen con la complicidad de Wolff tienen como misión apoderarse del cohete y llevarlo a suelo bordurio.


Tintin descubre el asunto y sube la tensión en el cohete lunar, Jurgen quiere matarlos a todos y Wolff lo impide matando sin querer a Jurgen. El sentimiento de culpa lo embarga, es un espía y un traidor. Aún así Tintin le vuelve a dar su puesto en el cohete a pesar de que Haddock discrepa y tienen el problema del oxígeno, lo más probable es que lleguen todos muertos a la tierra. Así que Wolf no se sabe si en un acto heroico o embargado por el sentimiento de culpa se arroja al espacio para dejarles más oxígeno a sus compañeros.

El suicidio en Bélgica está muy mal visto debido a que es una sociedad católica. Wolff se suicida y deja una nota de despedida y a Hergé le llovieron las críticas, tuvo que modificar la nota de despedida para no herir sensibilidades " Quizá un milagro me salvará". Wolf sabe que no hay milagros en el espacio exterior y que se a suicidado, no tiene otro nombre, Hergé también lo sabe pero las editoriales le presionan para poner el ridículo " Quizás un milagro me salve". En una obra dividida en dos tomos tan lógica, esta imposición es algo que le sentó mal a Hergé.

Tornasol con aparato en la oreja para escuchar nitidamente las órdenes que le llegan de la tierra, pierde esa capacidad cómica del gag que le cede gustosamente a Haddock y a los Hernández y Fernández. Una cosa que hizo muy bien Hergé es poner a sus personajes ante una situación límite. Haddock en teoría pasó de alcóholico a simple aficcionado al whisky, pero en esta obra al tratarse de una situación límite y verse ya muerto se emborrachara en más de una ocasión provocando la única discusión que tendrán Tintin y Haddock en toda la saga. Después de esta aventura se empiezan a tratar de usted y no recobrarían el trato cordial de siempre hasta pasadas unas aventuras.

Los Hernández y Fernández y sus eternas equivocaciones, confunden la 1 de la madrugada con la 1 del mediodia y deciden vigilar el cohete, el resultado es que se embarcan a la aventura lunar sin comerlo ni beberlo y tendrán ese papel cómico que siempre recae sobre Haddock y Tornasol.
Wolff es para mi el personaje, primero por suicidarse algo completamente inédito. Segundo por su carga moral terrible que arrastra y que le hace tomar esta fatal decisión y por último porque es un espía y te recuerda a las obras de Jhon Lee Carré.

Os decía que en objetivo a la luna se tomo el artista muchas molestias a la hora de aportar información veraz, hasta el punto que se puso en contacto con científicos que escribieron libros sobre el tema. Este trabajo en la continuación lo tiene echo y solo le queda un trabajo por hacer, el espacio y la luna que por supuesto también está documentado, pero ya no es tan técnico como en la anterior obra.
¿ Que riesgos puede entrañar una aventura lunar? Pues Hergé se pone manos a la obra y tira de los elementos científicos para crear esos problemas. Para empezar la falta de oxígeno que con el fallecimiento de Wolf y Jurgen son los dos acontecimientos claves de la obra. La amenaza de la falta de oxígeno es algo que les obsesiona desde la primera página hasta la última cuando descubren la presencia de los dos policias, las reservas estaban preparadas para cuatro tripulantes y resulta que hay siete, contando al polizonte.
Esta falta de oxígeno les hace alterarse más de la cuenta y es una amenaza que se cierne sobre ellos en todo momento y que les angustia, el climax que crea Hergé en su obra solo lo puedo calificar como claustrofóbico.

Otro problema al que se pueden enfrentar en la luna es al peligro de colisión con un meteorito y por supuesto ya a las primeras de cambio se enfrentan a ese problema. El otro es una posible avería o que se equivoquen de ruta y vaguen por el espacio sideral y a estos problemas también se enfrentaran.
En la luna llega la investigación y Hergé está muy aproximado con lo que uno se puede encontrar en este territorio hostil. Simplemente uno de los mejores momentos de la obra es cuando Haddock y Tintin hacen una expedición y descubren una gruta y hielo lo que demuestra que en la luna hubo agua hace miles y miles de años.

El resto de aventuras tiene que salir de los personajes. La falta de oxígeno les obsesiona pero también un miedo atroz a lo desconocido y a lo que se pueden encontrar, en el mismo momento de abrir la puerta del cohete lunar y que Tintin pise el suelo lunar, hasta al ver el paisaje desolador de la luna se asustan y el director de la fábrica nuclear se acabará mordiendo la corbata.


El juego de espías que ya nos proporcionaban en objetivo a la luna es llevado hasta las últimas consecuencias en este aterrizaje a la luna. Primero cierra un círculo y aclara un misterio acontecido en la fábrica de Sbrodj que había quedado suelto y luego le da resolución final al juego de espías pues hay que recordar que en objetivo a la luna ya habían los espías intentado robar los planos del cohete lunar experimental.
Es como una obra de teatro llevada en un cohete, es como una representación de una situación llevada al límite que sacará lo mejor pero también lo peor de cada uno. En cuanto a climax se puede decir que esta obra es insuperable.
En esta aventura la aportación de Tornasol resulta vital. Pasó de inventar un submarino para buscar un tesoro en las gélidas aguas heladas del índico a ser raptado por los incas por ponerse una pulsera del rey inca y ahora lo vemos en esta parte, haciendo un plano para un cohete que cambiara para siempre la historia de la humanidad. Volverá a ser protagonista en su siguiente aventura al ser raptado por descubrir un arma que todo ejército quisiera poseer en plena guerra fría. Tornasol es quién sin querer la mayoría de las veces, introduce a nuestros amigos en las aventuras que le siguen muy a su pesar en el caso de Haddock y de forma entusiasta en el caso de Tintin que siempre está ávido de aventuras.



No hay comentarios:

Publicar un comentario