martes, 26 de noviembre de 2019

Thobbe Englund " Hail to the Priest"

Thobbe Englund " Hail to the Priest" Suecia Heavy Metal 2019
01. The Sentinel (Judas Priest cover)
02. The Ripper (Judas Priest cover)
03. Reckless (Judas Priest cover)
04. Immortal Sin (Fight cover)
05. Hellbent for Leather (Judas Priest cover)
06. Burn in Hell (Judas Priest cover)
07. Blood Red Skies (Judas Priest cover)
08. Desert Plains (Judas Priest cover)
09. Between the Hammer and the Anvil (Judas Priest cover)
10. Into the Pit (Fight cover)
11. Before the Dawn (Judas Priest cover)
12. I'm a Rocker (Judas Priest cover)

Thobbe Englund: Guitarra, Cantante
Roland Westbom: Bajo
Joham Grandim: Batería
Elon Andersson: Teclados

Thobbe Englund es es un músico sueco de 40 años de edad que toca con los Bloodbound en directo desde el 2017, en el pasado estuvo del 2012 al 2016 en los Sabaton lo que le dio cierta fama y reconocimiento para darle visibilidad al proyecto de toda una vida que montó en el 2006 y que no tuvo visibilidad hasta que pasó por las filas de Sabaton y cogió posteriormente el tren de Bloodbound.
Va a álbum por año y oye... en Metalbrothers.es no somos amigos de los álbumes de covers... pero es que uno de las grandes bandas pues siempre llama la atención, aún así creo que se la podía haber ahorrado. The Sentinel se dedican a calcar este himno del Defenders of the Faith en vez de buscar llevarlo a su terreno. Thobbe intenta emular a Halford y este tio no tiene comparación posible pues todos los que cantan sus temas palidecen y de que manera por lo tanto la mejor opción es simplemente cantarlo como sabes y no caer en tratar de imitarlo.
The Ripper es el mejor corte de todo el trabajo. Primero porque le dan un aire de Power Metal a este clásico de los setenta, un aire épico en los coros y un bajo persistente que aporta cierta oscuridad, era bien fácil modernizar este corte del Sad Wings of Destiny pero es que es un hit absoluto.
Reckless es un tema rockero, emotivo, envolvente de los Priest en la era Turbo pero estos suecos le restan toda melodía y toda su esencia, desalman por completo el tema porque no caen en que Judas es fuerza y melodía, así de sencillo. Ahora bien, lo que me gusta y mucho es la mezcla con temas de Fight y con temas de Ripper Owens ( los álbumes de Ripper en Judas ya no se editan lo cual me parece un crimen a una de las mejores etapas de la banda) Llega el mítico Inmortal Sin de Fight, cumplidor y mantiene la atmósfera.
El Hell bent for Leather del Killing Machine demasiado visto pero anticipa el Speed Metal por primera vez ( Judas Priest pioneros del Speed y el Thrash) muy flojete y sin fuerza alguna, me tengo que lavar los oídos escuchando después el tema original... que fácil parece la música de Priest y que difícil es de emular... es el sentimiento, o lo tienes o no lo tienes, no es cuestión de calidad pues Thobbe y su tropa de calidad van muy sobrados.
Burn in Hell del Jugulator.... que pedazo de álbum, Hardcore, metal industrial, Groove, Thrash... no suena a Judas Priest pero es un disco asesino... y que blando suena en estos suecos. Blood Red Skies del Ram it Down la épica y la teatralidad absoluta, le falta sentido del ritmo y la teatralidad, me aburre en estos suecos.
En cambio en el mítico Desert Plains que oda rockera y que cambio de ritmo explosivo en el final para introducir el solo de guitarra, que gran ritmo de la batería durante todo el tema tan dinámico, junto a Ripper es el mejor corte del álbum.
Between the Hammer and the anvil... estaba claro que tenían que tocarse un tema del Painkiller y cuanto se agradece de que no toquen el Painkiller que está manido y es sagrado, solo Death y Chuck Schuldinner lograron hacer una versión digna. Este tema lo trasladan a las coordenadas del Power alemán/ Sueco de hoy en día y aunque pierde toda su fuerza mantiene su poder hipnótico, cuero y tachuelas y mirada perdida hacia el cielo.
En el único tema en el que tratan hacer algo diferente es en Into the Pit de los Fight ( gran primer álbum, desconocido el segundo pero no flojo, ojo, hay que rescatarlo del olvido) el caso es que logra este tema tener esa esencia alternativa de los noventa y es el cuarto acierto del álbum.
En la balada si que se encuentran cómodos, calco absoluto del Before the Dawn, calcar nota tras nota y trasladar su sentimiento sin más historia, balada triste setentera de los dioses del metal ( los únicos dioses, el resto de bandas están a mil años luz) del Killing Machine, hubiera preferido una balada del Sin after Sin que contiene dos baladas épicas.
I am Rocker es mi tema favorito de Judas Priest de todos los tiempos a pesar de su sencillez y os diré porque. Contiene todos los ingredientes de Judas Priest, está a medio camino entre el rock y el Heavy Metal y es emotiva hasta el tuétano, los suecos le dan al teclado para recrear la atmósfera y esto mata por completo a este tema.
Judas Priest es el éxtasis  metalero por antonomasía, la mejor banda de todos los tiempos. Thobbe Englund es un fanático de ellos y le rinde tributo, hay cuatro temas muy logrados el resto muy flojos y la portada si que está muy chula emulando a la del Defenfers of the Faith y Screaming for Vengeance, en definitiva, que los fanáticos de Priest y del metal en general se acabarán acercando aunque solo sea por curiosidad.



No hay comentarios:

Publicar un comentario