jueves, 28 de noviembre de 2019

El tesoro de Rackam el Rojo



Esta es la continuación del secreto del Unicornio, para mi gusto es la peor aventura de Tintin o la menos buena, nunca me atrapo. Es la historia más rápida de leer, en menos de media hora se finaliza pues es más visual que otra cosa.

Haddock se lanza al Caribe en busca de una isla donde su antepasado estuvo y buscar el tesoro de Rackham el Rojo. Hergé seguía cotizando al alza y cosechando éxito tras éxito. Fue publicado  en forma de libro al año siguiente de su conclusión por Casterman. Este cómic presenta la curiosidad de ser la primera aparición de Silvestre Tornasol que se convertiría en el triunvirato perfecto para buscar aventuras. A lo largo de más de diez años de trabajo, Hergé había sacado a varios científicos a cada cual más despistado y loco. Empezando por Filemón Ciclón en los cigarros del faraón, el profesor Calys en la estrella misteriosa , el segeriografo Halambique en el cetro de Ottokar y ahora le llega el turno a Silvestre Tornasol. Su mayor característica es la sordera, esto está inspirado en un compañero del Vingtiéme Siecle. Fisicamente Tornasol es muy similar a un científico que existió, el inventor suizo Auguste Piccard, que fue el primer hombre en explorar la estratosfera en globo aerostático, estamos hablando de 1931. Piccard estuvo en Bruselas en varias ocasiones y Hergé lo vió paseando por sus calles, aunque Piccard es mucho más alto y Tornasol es mucho más bajo.

Tryphon Tornasol se llamó en un primer momento para luego dejarlo en Silvestre Tornasol , traducido al inglés Cuthbert Calculus y Balduin Bienlein en alemán, también llamado Arsenio Tornasol en las ediciones pequeñas de Casterman.
En esta primera aventura es un individuo que inventa un submarino en forma de tiburón para explorar las aguas y que intenta que Tintin y Haddock lo lleven a su expedición. Se niegan de buenas maneras pero su sordera recrea un pasaje cómico, aún así Tornasol insiste e insiste hasta salirse con la suya. Toda esa hosquedad que les provoca a nuestros amigos se convierte en una sonrisa pues ven su fondo afable.
Haddock y Tornasol compiten en una vertiente cómica en cuanto a gags se refieren, uno con sus palabrotas y porrazos que se mete constantemente y el otro con su sordera provocando uno y mil malentendidos.
El submarino que crea Tornasol está basado en un verdadero submarino americano que Hergé había visto en un periódico alemán. La escafandra para ir al fondo del mar y entrar en los restos del unicornio también está basada en una real.

Hay una viñeta donde Haddock y Tintin van a una tienda del puerto a comprar esa escafandra, allí Haddock rompe un espejo y en un primer momento no se quiere embarcar por el dicho de siete años de desgracia por romper un espejo, esa tienda está basada en una que Hergé también vió en un periódico alemán.
De las primeras páginas me gustan dos fragmentos. La primera esa conversación entre marineros, Pedro, el cocinero que ya había estado en el Aurora en el asunto de la estrella misteriosa le comunica a otro amigo marino su expedición en busca del tesoro con Haddock y Tintin mientras un reportero agudiza el oído en busca de una noticia, me gusta el ambiente marinero que respira esas páginas. Esa noticia acaba en el

periódico. Haddock va leyendo la noticia " mil truenos" exclama y se acaba golpeando contra una pared que tiene un cartel que anuncia " el correo: noticias que asombran" es un buen gag. Después aparecen en casa un tropel de gente que dice ser descendiente de Rackam el Rojo y que le exigen un porcentaje, es un inicio sin tensión pero visualmente cómico e interesante por la sutileza de los gags.
Pese a que es un álbum que no me fascina, se constata el microcosmos del universo de los personajes de Tintin como por ejemplo la mala relación de Haddock con Hernández y Fernández que también se meterán en la excursión marítima porque los hermanos Pájaro se han escapado de la prisión y se teme que boicoteen la travesía.
En la travesía nos encontramos con gags de los Hernández y Fernández que junto a Tornasol tienen la costumbre de desquiciar a Haddock, unos con la bomba de oxígeno para bajar con la escafandra y el otro con su sordera y sus equívocos.

Así llegamos a la isla que bien podía simbolizar a Robinson Crusoe pero no habrá demasiados misterios en esa isla salvo unos loros que de generación en generación se han pasado el vocabulario del caballero de Hadoque y una cruz donde el caballero contó los días, es ahí donde buscarán por primera vez el tesoro, creo que es un capítulo desaprovechado pues podrían suceder más cosas en la isla y darle un aire más misterioso e incluso de terror. La estatua tribal que encuentran en la isla que está basada en el caballero de Hadoque es una estatua tribal de los Bamileke de Camerún que vió Hergé en un museo. El Sirius que había aparecido en la estrella misteriosa como el barco del capitán Chester, amigo personal de Haddock pasa a ser de Haddock, el Sirius existió de verdad, se llamaba el SS Sirius y fue el primer barco en cruzar el océano atlántico con vapor, también se baso en el diseño del John 088.

Encuentran los restos del Unicornio y los mejores dibujos están en el fondo del mar con Tintin entre los restos del barco buscando posibles tesoros. Hergé sacaba mucha inspiración de revistas francesas y alemanas.

Al capitán le llega una carta de un doctor que le dice que debe dejar el alcohol, al cual no hará ni caso, era una alusión al médico de Hergé. Tintin cambia de indumentaria y se caracteriza por una camisa blanca, un suéter azul y sus pantalones bombachos de color marrón está sería su indumentaria clásica, dejando la camisa amarilla y la américana marrón aparcada en el fondo de su armario.
Tintin primero fue periodista después investigador y ahora se hace explorador. La trama no es nada compleja no como el secreto del unicornio que contaba con varias subtramas. Originalmente se editó en Le Soir en blanco y negro, la verdad es que es el único cómic de Tintin al cual el color no favoreció.
No es la mejor aventura pero puede que sea la más importante, se crea una familia: Tintin, Haddock, Tornasol y Milú con Néstor, una familia que recibe visitas de amigos como los Hernández y Fernández y que ya nadie separaría jamás.
La ascendencia de Haddock en importancia va creciendo más y más se puede decir que es el protagonista de esta aventura. En España se publicó por primera vez en 1950 en la revista tres amigos.







No hay comentarios:

Publicar un comentario