lunes, 25 de noviembre de 2019

El secreto del Unicornio



El secreto del Unicornio nos deja muchas lecturas. Es el undécimo álbum de la serie y fue serializada diariamente por Le Soir, desde Junio del 42 hasta enero del 43, mientras seguía la ocupación alemana en el país belga. Haddock y Tintin van a iniciar una nueva aventura como siempre, sin querer y es la primera y única vez que se trata de una historia personal pues tiene que ver con los antepasados del capitán Haddock. Descubren un enigma del antepasado de Haddock, el caballero Francisco de Hadoque del siglo XVII que podría llevarlos a un tesoro escondido perteneciente al pirata Rackam el Rojo. . El enigma consiste en que existen tres modelos de navió a escala y entre los tres se averigua el secreto.

Fue un éxito a nivel comercial como los anteriores y de nuevo fue publicado por Casterman al poco tiempo de acabar su tira diaria en el periódico, además se trata del primer cómic de Hergé con continuación que se puso a escribir rapidamente.
El cómic favorito de Hergé siempre fue este junto a su aventura en el Tíbet. Es lógico que sea su favorito, porque reúne una historia del pasado, malos y buenos y un misterio por resolver pero sobre todo es magistral porque como se entremezclan las subtramas para acabar desembocando en una trama única, eso es lo que lo convierte en obra maestra.
Vamos al contexto histórico, estamos en la Bélgica ocupada por los Nazis y Hergé trabajando en Le Soir, el editor del periódico era Raymond de Becker, pero tenía poco peso pues el poder nazi lo controlaba todo y tenían una linea editorial antisemita.

En Le Soir, Hergé cobra galones y se convierte en el editor de su nuevo suplemento infantil, Le Soir Jeunesse con la ayuda de Paul Jamin y el dibujante Jaques Van Melkebeke y por problemas de abastecimiento durante la guerra tuvieron muchos problemas con el papel.
Algunos belgas criticaron a Hergé que ya era muy famoso por trabajar en un periódico antisemita, pero era una oportunidad única para el pues tenía este periódico muchos lectores. Debido a la supervisión Nazi, abandonó el autor los temas políticos para adoptar otros temas policíacos o de misterio que no molestaran a nadie.
Este trabajo es en colaboración con Van Melkebeke, las discusiones entre ambos les llevaron a elaborar una historia mucho más compleja que las anteriores, de echo, este hombre hace un cameo en el mercado, en las primeras viñetas, reconociéndole de esta manera su ayuda con el guión.


Decía antes que este era el primer cómic de Hergé dividido en dos partes, miento, el primero fue Los Cigarros del Faraón- El loto azul pero ambos se podían leer de forma independiente, la saga Unicornio- Rackam el Rojo, si que tienen más conexión entre los dos y es como si fuera un solo comic de 124 páginas.
Este es el álbum con más fuentes y es casi imposible de enumerarlas todas. Para dibujar esos buques de siglos pasados, consultó el arte y el mar de Alexandre Berqueman, también Liger - Belair le produjo planos de un barco de guerra francés del siglo XVII.
Hizo un estudio prolijo de embarcaciones de la época, como Le Soiel Royal, La couronne, Le Real de France. Tomó el nombre del Unicornio de una fragata británica del siglo XVIII. El personaje de Rackam el rojo está inspirado en Jack Rackahm, un pirata de novela que apareció publicado en 1938 , en cuanto a su vestuario también se inspiro en este personaje de C.S Forester.

En esta novela aparece el piso de Haddock y su portera, las dos únicas veces, también en el Oro negro aparece el piso de Haddock. También aparece por primera vez el castillo del Molino que en las siguientes aventuras se denominara Moulinsart. Es una gran villa perteneciente a los anticuarios los hermanos Pájaro que están detrás del tesoro de Rackam y están dispuestos a matar a quién se interponga en su camino, por una peripecia acabará siendo del capitán Haddock ya que el castillo de Moulinsart perteneció a sus antepasados. Para dibujar este castillo se baso en un edificio real de Chateau de Cheverny. En cuanto a Francisco de Hadoque el antepasado de Haddock, es el único personaje de la serie al que le conocemos algún antecedente familiar, solo conoceremos a la familia de Serafín Latón. Es la única aventura junto a las joyas de la Castafiore donde transcurre en la localidad de los héroes.

Curiosidad: Hergé al poco de publicarlo se enteró que hubo un almirante Haddock que había servido a la marina real británica, Si Richard Haddock en el siglo XVIII y que combatió en la batalla de Solebay de 1672, la guerra entre holandeses e ingleses.
El 11 de junio de 1942 se empezó a publicar en Le Soir las aventuras de este cómic, también se publico en el periódico católico francés Coeurs Vaiullants y Casterman publicó el álbum en 1943. Fue el primer álbum publicado en inglés. El dibujo o mejor dicho los decorados, los rellenos de las viñetas son bastante pobres por momentos, en cuanto a la línea argumental, recuerda a las aventuras de Tintin de la década de los años 30. Estamos ante la faceta detectivesca de Tintin. El personaje del caballero de Hadoque multiplica incluso en personalidad a Haddock y puede que sea el mejor personaje de toda la serie, en cambio los hermanos Pájaro son unos malos bastante pobres y quizás los malos más flojos de toda la saga de Tintin junto a Jim de Tintin en el Congo.

Además en este cómic se produce el primer desequilibrio ya que Haddock ya está a la altura de Tintin en cuanto a protagonismo por primera vez, se puede decir que ya forman un tandem, aunque a tenor de la verdad yo diría que Haddock ya es el protagonista pues ya no solo es que su personalidad, su vocabulario soez con más de mil insultos diferentes registrados, su humanidad en momentos de tensión, su furia también, su infinita torpeza con caídas multiples o su cobardía inicial para después ser el mayor de los valientes no pasa desapercibida.... pero ya no solo es esto sino que el mismo ya genera trama sin necesidad de Tintin como su aventura del pasado.

Con maestría Hergé conecta una historia del presente con una del pasado que están muy relacionadas, los períodos se entrelazan y se nutren mutuamente hasta un final brillante. Yo diría que en este álbum nace el ecosistema de Tintin que deja de ser un llanero solitario que deja de ser un héroe con colaboradores puntuales, ya que el eje central siempre es la aventura. En este cómic nace el verdadero ecosistema de la saga, que se nutre de sus personajes que se van repitiendo y ampliando así sucesivamente y que resultan vitales pues su personalidad o sus actos, son los que hacen girar la trama hacia un lado u otro.
Milú siempre tendrá algún momento de protagonismo para salvar a su amo, pero se acabaron las conversaciones infantiles con el, Tintin sigue siendo el que desentraña el misterio, sigue siendo el que protagoniza la acción pero pasa a ser un personaje más dentro de un ecosistema de personajes.
La historia del pasado está influenciada por la isla del tesoro de Stevenson, influenciada al menos en cuanto al espíritu aventurero y aguerrido de la obra del genial Stevenson. Diría que es su única aventura que por momentos puede ser calificada como épica.

Esas prisas que si se dejaron ver en las últimas páginas de la estrella misteriosa no están en esta obra, que si que contiene una pausa y todo está perfectamente hilvanado, unas historias con otras.
La escena del mercado viejo en Bruselas resulta muy fresca y ágil y en la primera ya hay un personaje que está mirando directamente a los ojos al lector, este personaje que parece un simple figurante pasando un día en el mercado pertenece a una subtrama liderada por los Hernández y Fernández y que resulta al final vital para desentrañar el misterio.
Tintin en el mercado viejo, quiere regalarle una maqueta de un barco a su amigo Haddock, pero surgen dos hombres que pujarán fuerte por la maqueta. Cuando se la ofrece a su amigo, este se echa las manos a la cabeza y le enseña el cuadro de su abuelo, es un autoretrato del caballero de Hadoque y detrás su barco, el Unicornio, al igual que la maqueta.... es extraordinario, al final resulta que hay dos unicornios más, tres maquetas exactamente iguales.

¿ Pero porque esos hombres en el mercado quieren comprarle el barco a Tintin? ¿ Porque intentan robar la maqueta del barco de Tintin en su casa? ¿ Porque secuestran y tratan de asesinar a uno de los interesados en la maqueta? Por cierto que cuando los hermanos Pájaro atentan contra uno de los que querían el barco este señala a los pájaros para darle una pista a Tintin de los que le han intentado asesinar, los hermanos Pájaro, es el momento más Hitckhoriano de la saga.
Muchos misterios hasta que un día Tintin escucha voces en la casa del capitán, está borracho pero en el fondo más cuerdo que nunca. Está leyendo el diario de su abuelo el capitán de Hadoque, donde cuenta su aventura. Aquí se produce el salto al pasado, con pulso, con épica, con garra, con emoción y con unos dibujos y un guión cuidado y documentado hasta el más mínimo detalle, es uno de los momentos más grandes ya no de Hergé sino de la historia del cómic. Esta historia del pasado nos sirve para conectar con el presente y poner sobre la pista a nuestros héroes.

Después de esta épica, viene la aventura policíaca por antonomasia. Aparece por primera vez el castillo de Moulinsart que será el futuro hogar de nuestros héroes. Aparece por primera vez Néstor que es el criado de los hermanos Pájaro que acabará siendo el criado del capitán. Aparece un perro que persigue a Tintín y Milú que te recordará al perro de los Baskerville pero que también hay una viñeta parecida en la isla negra, sobre todo aparece la novela policíaca, contada sin prisas, con pausa, resolviéndose el misterio en el último suspiro y dejando al léctor con ganas de una segunda parte.
Pero como decía si hay algo magistral en esta historia, esa es la subtrama. Os dije que hay un personaje que está mirándonos en las primeras viñetas, os pasará desapercibido si no sois tintinólogos. Los Hernández y Fernández ponen el sentido del humor con sus pérdidas constantes de carteras, tienen como misión atrapar al carterista del mercado. Al final esta subtrama que aparece y desaparece y apenas contiene unas viñetas, también tiene su historia y finalmente los policias en su mejor trabajo como policías ( la idea como siempre se la dará Tintin) darán con este hombre. Resulta que este ladrón de carteras es el hombre que nos miraba directamente en las primeras viñetas, Celestino Panza, un " honrado" carterista que sin querer será la clave para resolver el misterio final. La subtrama que resulta clave para finalizar la trama principal.







No hay comentarios:

Publicar un comentario