lunes, 30 de septiembre de 2019

Camilo Sesto " Amaneciendo"

Camilo Sesto " Amaneciendo" España 1980 Pop
1. Perdóname
2. Un amor no muere así como así
3. Mis sueños
4. Amor a plena luz
5. Donde estés, con quién estés
6. Días de vino y de rosas
7. Tres veces no
8. Vivir sin ti
9. Samba
10. Insaciable amante

Muchas veces a los artistas o bandas que pasan de los setenta a la década de los ochenta, pues se les suele atragantar. Pero eso no le sucedió a Camilo Sesto. A finales de los setenta vivió su mayor éxito e inagura la década de los ochenta con otro éxito absoluto.
Este trabajo fue número 1 en España y en toda Latinoamérica, haber que artista hoy en día consigue esto. El disco arranca con una de las tres mejores canciones de Camilo Sesto de toda su carrera y con una de las mejores baladas del Pop latino por no decir la mejor, la mítica Perdóname. Nunca se supo realmente a quién le dedicó esta canción Camilo, si era a una novia de las suyas si fue a su madre.... el caso es que en una actuación en Mallorca se la dedicó a su madre y el artista no pudo finalizar la canción porque se emocionó y le llovió una manta de aplausos que duró una hora interrumpida.
Sigue ese aroma melancólico con una gran balada como es  Un amor no muere así como así, tapada por el gran éxito de perdóname pero con mucha calidad compositiva. Mis sueños es más festivalera, más de orquesta y verbena y es muy acorde con lo que se llevaba por aquella época. Amor a plena luz es un tema con una letra muy interesante y diferente dentro de su repertorio, habla de un amor maduro.
Donde estés, con quién estés a nivel de arreglos y sinfónico, sin duda alguna es el mejor tema de Camilo Sesto en toda su carrera a nivel instrumental pero también tiene un gancho enorme de echo es el otro gran hit del álbum.
Días de vinos y rosas con un poco de rock y excesivo por momentos y sin demasiado gancho pero no deja de ser uno de esos temas alegres de 1980 tan típicos, el éxito de Abba pues que cambio por completo el decorado.
Es un trabajo tocado de nuevo por una varita mágica y es que en 1980 parecía que Camilo Sesto era inmortal y un artista incombustible. Es muy difícil hacer lo que el hizo, eso de llevar desde finales de la década de los sesenta y plantarse en 1980 sin tener ni un solo bajón y vendiendo millones de copias cada vez que sacaba un disco, al alcance de Frank Sinatra y Tom Jones y pocos más la verdad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario