jueves, 29 de agosto de 2019

El maquinista de la general

Usa 1926 74 minutos. cine mudo. Director: Buster Keaton. Guión: Buster Keaton. Música: Carl Davis. Fotografía: Bern Haines. Productora. United Artist. Reparto: Buster Keaton,  Marion Mack,  Glen Cavender,  Jim Farley,  Frederick Vroom, Charles Smith,  Frank Varnes,  Joe Keaton,  Mike Donlin,  Tom Nawm
Sinopsis: Johnny Gray (Buster Keaton) es maquinista en un estado del Sur y tiene dos grandes amores: una chica (Anabelle Lee) y una locomotora (La General). En 1861, al estallar la Guerra de Secesión, Johnny intenta alistarse, pero el ejército considera que será más útil trabajando en la retaguardia. Sin embargo, Anabelle cree que es un cobarde y lo rechaza. El maquinista sólo podrá demostrar su auténtico valor cuando un comando nordista infiltrado en las líneas confederadas le robe "La General" y rapte a Anabelle. Johnny no dudará un segundo en subirse a otra locomotora y perseguir a los yanquis para recuperar a sus dos amadas.
Por norma general, a lo largo de la historia cinematográfica, van surgiendo cada X años los que, a la larga, terminarán siendo denominados clásicos cinematográficos, ya sea por el éxito que tuvieron en su época o porque lograron perdurar en el tiempo todos estos años hasta nuestra actualidad. El maquinista de la general se podría decir que es uno de esos clásicos que más bien parece haber perdurado en el tiempo, ya sea por el ingenio que esconde o por la simpatía que sabe despertar Buster Keaton con sus personajes hacía el espectador.

Uno de los principales ejes de esta rueda, que gira del mejor modo posible, es la habilidad del realizador por saber reinventar su historia a medida que va transcurriendo el tiempo de metraje, sin llegar a aburrir en ningún momento, y dando un dinamismo especial gracias, en parte, al protagonista que el mismo director interpreta, ya que le otorga al film una vivacidad muy patente, con una gran expresividad y un carácter bastante distinto al de los demás personajes de la obra.`

La mayor ventaja de esta cinta, y aunque pueda parecer todo lo contrario, es el hecho de ser totalmente muda, precisamente porque su director sabe jugar con ese factor otorgándole una versatilidad magnífica, además de inundarla de secuencias de lo más divertidas y sorprendentes que plagan el particular viaje de nuestro personaje de un modo magnífico, sin contener excesos ni faltas que reluzcan más de lo necesario.

En definitiva, una de las mejores comedias que seguramente haya podido dar el cine y, que sin tantos avances como los de hoy en día, consigue un alto grado de complicidad con el espectador haciendo que esta resulte una obra entretenida, encandiladora y verdaderamente recomendable. Una joya indispensable para los amantes del género.

No hay comentarios:

Publicar un comentario