jueves, 27 de junio de 2019

La tumba de Lázaro

a primera tumba de Lázaro en Betania sigue siendo un lugar de peregrinaje hoy en día, sería la que le acogió cuando fue resucitado por Jesús, y la única que podría ser auténtica.7​

Sobre la supuesta tumba de Lázaro en Chipre se levantó una iglesia bizantina, la de Agios Lazaros, que era el edificio más importante de la antigua Kittin (actual Lárnaca). Según la tradición era la sede de un obispo y se edificó después de la segunda muerte del santo. En 890 se halló una tumba con la inscripción "Lázaro, el amigo de Cristo". El sarcófago de mármol puede verse en el Sancta Sanctorum de la iglesia. Las reliquias fueron trasladadas de Chipre a Constantinopla en 898, pero en 1972 se encontraron restos de un sarcófago con restos óseos bajo el altar, que podrían corresponder a la tumba original y una parte de reliquias que quedaron.


Las reliquias fueron robadas de Constantinopla por los cruzados en 1204 y llevadas a Roma después se trasladarían a Milán y por último fueron llevados a Francia como botín de guerra. Se depositaron en la Sainte-Chapelle de París, de donde desaparecieron durante un saqueo en plena Revolución Francesa.La tradición que narra el viaje de Lázaro a la Galia, explica que murió martirizado en el lugar de la plaza de Lenche de Marsella y fue enterrado fuera de la villa, en una antigua cantera que servía como necrópolis, cerca del Port Vell. Aún hoy se muestra una antigua confessio en una cripta del siglo VI que sería el lugar de enterramiento. Cerca fue enterrado, en el siglo IV, San Víctor de Marsella y sobre la tumba se edificó el monasterio que llevaba el nombre de este santo.

En el siglo VIII o IX, para evitar su profanación por parte de los musulmanes o los normandos (no hay un acuerdo sobre la fecha precisa), se trasladaron los restos a Autun: en lugar edificarse la catedral, llamada de San Lázaro, que fue lugar de peregrinaje. El jefe, sin embargo, se quedó en Marsella, en San Víctor, de donde pasaron a la catedral donde, con algunas otras restos devueltos desde Autun, todavía son veneradas, aunque la Iglesia no las reconoce como verdaderas reliquias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario