viernes, 31 de mayo de 2019

Los alemanes en Camerún

La escasa guarnición alemana que defendía su colonia del Camerún fue derrotada por las más numerosas tropas aliadas al cabo de casi dos años de campaña. Las tropas alemanas vencidas, junto a todos los integrantes de la administración colonial (militares, políticos y civiles) iniciaron una larga travesía, a través de la selva ecuatorial, huyendo de las tropas franco-británicas. Los alemanes no se encontraban en un callejón sin salida pero si con una única salida: internarse en el territorio neutral de la Guinea Española y evitar así el cautiverio aliado. Los soldados alemanes (Schutztruppe), junto a miles de soldados nativos (askaris), a quienes les acompañaban decenas de miles de civiles cameruneses (mujeres, niños, ancianos,...) dirigidos por el comandante Zimmermann, decidieron atravesar la frontera española por Río Campo un día de Febrero de 1916. Esta oleada de refugiados de guerra, cómo expresaríamos en la actualidad, se mostró temerosa de cómo iban a ser tratados por los españoles. El gobernador de la colonia, Ángel Barrera, con más voluntad que medios, decidió alojar a los fugitivos alemanes y sus tropas en unos improvisados campamentos en Río Muni (parte continental de Guinea española) para, poco tiempo después, trasladar el dispositivo militar alemán (incluido unos 6.000 soldados nativos) a la isla de Fernando Poo, bajo presión de las autoridades aliadas, bajo pretexto de vigilar mejor a los alemanes en una isla y no próximos a su recién conquistada colonia del Camerún. En el centro de los intereses comerciales estaba la búsqueda de actividades comerciales rentables bajo la protección del Reich, pero estas entidades estaban decididas a mantenerse alejadas de los compromisos políticos. Finalmente, Bismarck cedió a la proposición de Woermann y le ordenó al Almirantazgo que despachara un cañonero. Como muestra de interés alemán, el pequeño cañonero SMS Möwe llegó a África occidental.


Alemania estaba particularmente interesada en el potencial agrícola de Camerún y confiaba en grandes empresas para explotarlo y exportarlo. El canciller Bismarck definió el orden de prioridades de la siguiente manera: "primero el comerciante, luego el soldado". Bajo la influencia del empresario Adolph Woermann, cuya compañía estableció una casa de comercio en Duala, Bismarck fue convencido sobre el interés del proyecto colonial. Las grandes empresas comerciales alemanas (Woermann, Jantzen & Thoermalen) y las concesionarias (Sudkamerun Gesellschaft, Nord-West Kamerun Gesellschaft) se establecieron masivamente en la colonia. Tras dejar que las grandes empresas impusieran su orden, el gobierno simplemente los apoyó, los protegió y eliminó las rebeliones indígenas.5​

Alemania planeaba construir un gran imperio africano, que conectaría a Kamerun a través del Congo con sus posesiones del África oriental. El ministro de relaciones exteriores alemán dijo poco antes de la Primera Guerra Mundial que el Congo belga era una colonia demasiado grande para un país demasiado pequeño.Al estallar la Primera Guerra Mundial, las tropas francesas, belgas y británicas invadieron la colonia alemana en 1914 y la ocuparon durante la campaña de Kamerun. El último fuerte alemán para rendirse fue el de Mora en el norte de la colonia en 1916.

Tras la derrota de Alemania, el tratado de Versalles dividió el territorio en dos mandatos de la Liga de las Naciones (Clase B) bajo la administración de Gran Bretaña y Francia. El Camerún francés y parte del Camerún británico se reunificaron en 1961 como Camerún.

No hay comentarios:

Publicar un comentario