viernes, 26 de abril de 2019

Dispara a matar

Usa 1988 110 minutos. Director: Roger Spottiswoode. Guión: Harv Zimmel. Música: Jhon Scott. Fotografía: Michael Chapman. Productora: Touchstone Pictures. Reparto: Sidney Poitier,  Tom Berenger,  Kirstie Alley,  Clancy Brown,  Richard Masur, Andrew Robinson,  Kevin Scannell,  Frederick Coffin,  Michael MacRae, Robert Lesser,  Milton Selzer,  Les Lannom. Sinopsis: Tras detener a un hombre robando en su propia joyería, la policía descubre que sufre el chantaje de un individuo que ha secuestrado a su esposa. El agente William Stantin logra acorralar al criminal en los bosques del norte de los Estados Unidos, pero debido a su inexperiencia a la hora de actuar en parajes naturales, tiene que buscar la ayuda del agente Knox para darle caza.
Con la eclosión de una de las mejores películas de Donner, "Arma letal", el curioso subgénero de las Buddy Movies dió un salto cualitativo y logró obtener gran éxito, por lo que la cantidad de propuestas del mismo tipo pergeñadas por multitud de héroes de acción de los noventa (desde Arnold Schwarzenegger hasta tipos como Belushi) aumentó, dando pie a múltiples films que supondrían un auge en el género.

Aquí, el planteamiento no puede ser mejor: un criminal huye monte a través y Poitier deberá perseguirlo con la ayuda de Berenger, uno de esos tipos que conocen el terreno como la palma de su mano, dando paso a diversas situaciones cómicas de lo más curiosas, y a una de esas relaciones que a medida que avanza, se va tornando más cálida y entrañable de cara al espectador.

Quizá "Dispara a matar" no aproveche sus bazas todo lo que podría, pues el hecho de que ese criminal se desvele tan pronto de entre el grupo de montañeros, reduce unas posibilidades que habrían dado mucho más juego, pero que quedan supeditadas a la simple y llana persecución de los dos protagonistas y a los típicos encontronazos de estos con su único aparente enemigo: la naturaleza.

Se agradece, de todos modos, que el film sea directo para con sus pretensiones, y culmine de un modo tan acorde con el de este tipo de cintas, sin intentar dar giros bruscos y absurdos, y sin querer ir más allá en una acción que dentro de sus límites resulta efectiva con creces.
En definitiva, para pasar un buen rato acompañado de dos ases.

No hay comentarios:

Publicar un comentario