lunes, 30 de julio de 2018

El Caso Almería

1984 España 110 minutos. drama. Director: Pedro Costa. Guión: Manolo Marinero. Música: Ricard Miralles. Fotografía: Luís Alcaine. Productora: Multivideo. Reparto: Agustín González,  Fernando Guillén,  Manuel Alexandre,  Margarita Calahorra, Iñaki Miramón,  Pedro Díez del Corral,  Antonio Banderas,  Juan Echanove. Sinopsis: El Caso Almería es el nombre con que se conoce un trágico suceso acontecido el 10 de mayo de 1981 en España. Ese día, tres jóvenes cántabros, que se dirigían por carretera desde Santander hasta Almería para asistir a uina Primera Comunión, fueron torturados y asesinados por miembros de la Guardia Civil, que los confundieron con tres etarras.

Nadie se atrevería hoy en día, con tanta polarización chirriante e ideologismo cutre como existe por doquier, a hacer una película como esta de Pedro Costa. Triste es que el espíritu de libertad salvaje de la transición, que permitió que se pariesen trabajos de gran carga política y dura crítica hacia instituciones supuestamente intocables, haya quedado reducido a la salsa rosa, los programas de zapping y los noticiarios manipulados. No obstante, lamentaciones "retro" aparte, más grave es que el Caso Almería -célebre como pocos lo han sido en la reciente historia negra española- haya caído en un abrumador olvido que, qué duda cabe, tiene pinta de ser bastante interesado.

Afortunadamente nos queda esta valiente película de Costa, tan valiente que a poco estuvo de costarle la carrera y que le ganó no pocas enemistades y zancadillas. Indudablemente, ni es su mejor trabajo, ni el más cuidado, ni el mejor producido y, quizá, ni tan siquiera resulte aceptable en cuanto a su calidad artística, pues hace aguas por todas partes, tiene pinta de bastante apresurado, y huele a escasez pecuniaria que tumba. Pocas cosas se salvan por ahí. Tal vez la siempre correcta interpretación de dos actores de raza y oficio como Agustín González y Fernando Guillén, así como los veinte últimos minutos, dedicados al juicio, que probablemente resulten lo más intenso e interesante del metraje. Por otra parte, muchos defectos podríamos encontrar a la cinta, pero todos quedan soslayados por su oportunidad y la fuerza de convicción que rezuma. Dos aspectos necesarios en una producción de estas características que, ya por sí mismos, la hacen muy recomendable, especialmente para quienes se inician en la profesión cinematográfica.

Un testimonio que todavía hoy se deja ver con interés y que recuerda hechos y personas a las que no podemos olvidar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario