domingo, 24 de diciembre de 2017

Jugadores de cartas

Pertenece a la época de madurez 1890 en la que Cézanne produce sus principales lienzos. Ejemplifica los cuadros en los que los personajes están fuertemente anclados en su decorado.​ Es un periodo en que Cézanne fue invitado a exponer con el grupo les xx en Bruselas y, más tarde, celebró su primera exposición en Paris.

Especialmente en las tres últimas versiones, todos los volúmenes están definidos de manera geometrica lo que confiere a los dos personajes una dignidad clasica. En las versiones iniciales son tres jugadores contemplados por otros personajes, composición que va simplificando hasta reducirla a dos campesinos que juegan a las cartas, con una botella de vino en medio, en la que se refleja la luz. Distorsionando la visión perspectiva, Cézanne logra obtener el máximo grado de centralidad, que resulta increíble en una escena de vida. Toda la tela está construida con tonos de los colores azul, amarillo y rojo. Esta restricción cromática «intensifica la sensación de austeridad formal».​Las pinceladas se presentan solitarias y sintéticas, como el reflejo sobre la botella o el simple trazo que describe el ojo del jugador de la derecha. Pinta con la técnica del facetado, lo que es evidente en la cara del jugador de la izquierda. Éste lleva un sombrero de forma cilíndrica

No hay comentarios:

Publicar un comentario