lunes, 30 de mayo de 2016

Lémur

Las hembras del grupo llegan a la época de celo, todas al mismo tiempo. Los machos disputan violentos combates en el período de los apareamientos, es decir entre los meses de abril y junio. La jerarquía existente en el grupo no tiene la menor influencia en los apareamientos. Los combates están altamente ritualizados. Las hembras son fecundadas varias veces por uno o varios machos y estas permanecen de pié durante la fecundación. Después de aproximadamente cuatro meses y medio nace generalmente una cría, aunque excepcionalmente pueden ser dos.  Estas nacen con el pelaje completo y los ojos abiertos. Al poco de nacer trepan ya a los árboles, durante los primeros catorce días permanecen aferradas al vientre de la madre, para pasar después a la espalda. La lactancia dura unos seis meses, aunque son capaces de ingerir alimentos sólidos al mes del nacimiento. Con frecuencia las hembras se ayudan a cuidar de los pequeños incluso son adoptados en caso de fallecimiento de la madre. La madurez sexual se alcanza sobre el año y medio, pero las hembras son fecundadas a partir de los dos. Viven sobre 20 años en cautividad, algo menos en libertad.
 Viven en grupos de 12 a 25 individuos, aunque en ocasiones se reunen hasta  50. Estos grupos ocupan  territorios muy grandes  que son marcados con una sustancia olorosa que segregan unas glándulas que poseen. Los machos gritan al unísono para advertir a otros grupos la posesión del territorio. De toda forma es bastante tolerante con sus vecinos e incuso forma grupos mixtos con otras especies de lémures. Estos grupos están jerarquizados sobre todo entre los machos. Con frecuencia se pueden ver tomando baños de sol con los brazos extendidos. Para dormir suben a lo más alto de los árboles.

  A pesar de la alta densidad local de sus poblaciones, se encuentran como todos los lémures amenazado de extinción sobre todo por la presión humana, que hace que la selva esté desapareciendo.   Color gris más o menos parduzco.  La cara, cola y orejas presentan un dibujo característico blanquinegro. Partes inferiores desde gris clara a blanca. Cuando caminan llevan siempre la cola erguida. Esta cola presenta anillos transversales de color negro. Su cara es parecida a la de un zorro, debido a su hocico alargado y oscuro; las orejas son triangulares y de puntas redondeadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario