sábado, 30 de enero de 2016

Machada del Celta

Quince años después el celta  luchará por disputar la gran final de la Copa del Rey. Los de Berizzo derrotaron con holgura al Atlético de Madrid en el Vicente Calderón en un partido espectacular de los celestes, que coronaro con un 2-3 final. El doblete de Tucu Hernández y un golazo descomunal de Guidetti en el segundo tiempo encarrilaron una eliminatoria que refuerza a todos los estamentos del celtismo.
Apostaba Berizzo, como era de esperar, con un once muy similar al de la ida disputado en Balaídos, con el único cambio de Planas por Jonny en el lateral izquierdo, ante un Atlético en el que Simeone alineaba un once con tres hombres de ataque caracterizados por la velocidad, el dinamismo y el desequilibrio; Carrasco, Griezmann y Vietto.

En el inicio, el atlético de Madrid  entró mucho mejor al partido que el Celta. Se esperaba un arreón inicial importante de los colchoneros y  así fue, aunque los de Berizzo supieron frenar las acometidas locales. Fue Koke quien inició las hostilidades al disparar con la derecha un balón muerto en la frontal del área que el canterano atlético mandaría fuera rozando el palo.
Aunque no tanto en términos de ocasiones, el Atlético dominaba el partido, acumulaba mucha más posesión de la prevista en los prolegómenos ante un Celta que no se encontraba cómodo sin el balón. En ese primer tramo de partido, el dinamismo de los hombres de ataque; Carrasco, Vietto y Griezmann desconcertó a los de Berizzo, que reaccionaron pronto al desconcierto inicial.
El celta le hizo daño al Atlético, con sus armas con el juego aereo, no salió a encerrarse, busco el gol en todo momento, dos del Tucu en jugada de estrategía y golazo desde fuera del área de Guidetti, pueden perder o ganar, pero su juego enamora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario