martes, 26 de enero de 2016

Encerrado

1989 Usa.  106 minutos. Director:  Jhon Flynn. Guión: Jeb Stuart, Henry Rosenbaum, Richard Smith. música: Bill Conti.  Fotografía: Donald E. Thorin. productora: Paramount pictures. Reparto: Sylvester Stallone, donald sutherland, jhon ramos, sonny landham,  tom sizemore, larry romano, Frank McRae, Darlane Fluegel.
Sinopsis: Frank Leone está a punto de cumplir su condena de reclusión por un delito menor. Sin embargo a punto de ser liberado, Warden Drumgoole se hace cargo de la prisión. Drumgoole fue reasignado a tan infernal presidio después de que su administración fuera públicamente puesta en entredicho por Leone, y ahora él se encargará de que nunca vuelva a ver la luz del día.
 En pleno auge Sylvester Stallone tras el éxito de Rambo después y Rocky primero, en los que llegó a protagonizar 10 papeles prácticamente de personalidades idénticas entre el 81 y el 90 -con varias nominaciones Razzie a peor actor, entre las que se encuentra la que nos ocupa-, John Flynn (un director bastante desconocido para mí) decide que es buen momento para darle otro cheque de oro al bueno de Stallone, y hacer su propia versión del tipo duro que estamos acostumbrados a ver. Y para no quedarse corto mete al padre de Jack Bauer que eso de por sí mola.


Bueno, a ver. Stallone como actor puede ser muy malo en muchas cosas pero es genial en una: es un 'tipo duro' excepcional, magnífico. Y matizamos por qué. Un denominado 'tipo duro' en el cine de acción es aquel capaz de esquivar balas, romper brazos como palillos y ser inmune a cualquier enfrentamiento (ej: muchos, no j*damos); muy serio él, bastante reservado y un hombre de muy pocos amigos. En definitiva, el 'tipo duro común'.


Pero Stallone le puso una guinda con ese personaje que a todos nos dejó helados en Rocky, y tanto le gustó que nunca lo ha dejado de interpretar hasta resultar cansino. Stallone le añade al papel algo que marca la diferencia: aparte de romper huesos y ser inmune a la muerte, como todos estos personajes, es un bonachón. Pero uno de los grandes, de esos que no le cabe el corazón en el pecho. Sí, ese tipo que nunca busca la bronca hasta que se la ve encima y, claro, entonces pasa lo que pasa. Y eso al espectador le encanta. Es a mí que lo veo venir y me gusta. Me da igual, y me da igual porque Stallone se trabaja muy bien ese papel -marcando tendencia, incluso - y no tengo más que reconocérselo.


Stallone gustó y mucho, a todo el mundo. ¿A quién no le gusta Rocky? Incluso gustó menos tiempo de lo que debería, pues sus secuelas no son tan malas como algunos las pintan.


¿El problema de Stallone? Que ya lo dije al principio: nunca salió de ese papel. Y no es porque no lo intentara, es que no ha podido. Ahora bien, el suyo lo hace de lujo.
https://www.youtube.com/watch?v=B04Y93bIMII
película completa en inglés

No hay comentarios:

Publicar un comentario