martes, 26 de enero de 2016

El fakir Cascapinchos

El interés de  hergé por China e había iniciado en 1923, cuando —todavía adolescente— participó en un retiro espiritual en la abadía de Saint-André de Loppem y conoció al padre Édouard Neut. En el monasterio residían varios monjes que habían vivido en aquel lejano país, y el propio Neut era un experto en la historia y cultura  del gigante asiático. Años más tarde, Hergé reconocería que el benecditnno era el origen de su interés por todo lo referente a China. En 1932 japón invadió China y un lector de le petit vengtieme  sugirió que el ficticio reportero visitara el país. La respuesta de la redacción fue contundentemente negativa, argumentando que sería demasiado peligroso para Tintín. Sin embargo, poco después, el 24 de noviembre de 1932, cuando terminó la publicación de  tintin en américa , el propio personaje protagonista anunció en una entrevista del suplemento infantil que pronto embarcaría hacia China, e informó de que el itinerario abarcaría egipto, india, indochina . Hergé incluyó un mapa ilustrado que anticipaba las aventuras que estaban por llegar A diferencia de las dos primeras historietas de Tintín, la temática de esta no había venido sugerida por wallez  A principios de diciembre de 1932 se inició la publicación de las nuevas aventuras, y Tintín anticipó que su destino era shangai  El título provisional de la nueva aventura era Tintín en Oriente,si bien, tras la publicación de los fascículos y con vistas a la edición del álbum, Hergé le cambiaría el título por el de los cigarros del faraón.

El álbum es considerado por los especialistas como una obra de transición situada entre el Tintín primitivo de las tres primeras historietas y el notable cambio que representará El Loto Azul. A diferencia de las ingenuas historietas anteriores, carentes de argumento y caracterizadas por la improvisación, Los cigarros del faraón muestra una cierta continuidad en su trama, ligada por la existencia de una sociedad secreta dedicada al  tráfico de drogas. Su guion, no obstante, carece totalmente de planificación y es marcadamente folletinesco
Tras terminar la publicación de esta primera historia el 8 de febrero de 1934, en mayo se publicó una carta de  quique y flupi  que ya incluía una referencia a la situación política internacional, con los carros de combate japoneses atacando China. Por esas fechas, Hergé se disponía a recopilar toda la documentación posible acerca de China con la intención de ambientar adecuadamente la continuación de la historia. La nueva aventura de Tintín acabaría siendo El Loto Azul.

2 comentarios:

  1. que va, si esta es la figura 114, y yo voy en la 20, subí una foto de un particular francés que la subió.

    ResponderEliminar