sábado, 30 de enero de 2016

Batalla de blindados de la llanada de la Vega

El 14 de agosto de 1937 las autoametralladoras italianas Fiat Ansaldo y Lancia Ansaldo de la División Fiamme Nere, en su avance hacia Corconte y Reinosa , se toparon con las menos numerosas pero mejor armadas autoametralladoras y autoametralladoras-cañón soviéticas BA 6 y FA 1. Los italianos, con el apoyo de la infantería y de artillería anticarro, lograron poner fuera de combate algunas unidades republicanas. Por su parte los republicanos también dañaron alguna unidad italiana. Finalmente la intervención de los carros Trubia y Renault FT17 republicanos posibilitó la retirada de los blindados soviéticos restantes hacia Corconte.

Ambos bandos se atribuyeron la victoria final en el combate. Los partes de republicanos e italiano2 difieren parcialmente en cuanto al número de bajas y capturas, tanto propias como las hechas al enemigo.

El parte republicano señala que la autoametralladora-cañón nº 6 tocó un carro italiano antes de ser a su vez inmovilizada por fuego de artillería y por embestidas de tanquetas italianas. Además la autoametralladora-cañón nº 8 y una autoametralladora fueron inutilizadas por embestidas de tanquetas italianas.
Las bajas reconocidas por el parte republicano fueron de dos heridos y ocho desaparecidos (los italianos hicieron prisioneros a dos tenientes republicanos).
El parte italiano coincide con el republicano al señalar que sus tanquetas dejaron fuera de combate tres blindados republicanos mediante embestidas, y en que los republicanos inutilizaron a una autoametralladora Lancia Ansaldo. Además los italianos apuntan que una pieza artillera que había agotado su munición fue defendida de otro blindado republicano por los propios servidores de la pieza usando bombas de mano. Por su parte el parte italiano difiere del republicano al señalar otro blindado republicano fue puesto fuera de combate por la infantería mediante el uso de bombas de mano, así como al indicar la captura de cinco blindados al enemigo como balance final (frente a los tres reconocidos por los republicanos).
Las bajas italianas recogidas en su parte son dos tenientes, un subteniente y dos cabos heridos.
 Los blindados republicanos se retiraron hacia Corconte y Reinosa, quedando los blindados y tropas italianas dueños del escenario del combate. Con posterioridad las fuerzas italianas continuaron su presión hacia el Puerto del Escudo, que tomarían a los republicanos días más tarde (17 de agosto).

No hay comentarios:

Publicar un comentario