miércoles, 27 de mayo de 2015

Varsovia

El rey Segismundo Vasa III trasladó la capital del país desde Cracovia a Varsovia en el siglo XVI. Este hecho ha sido un punto de inflexión importante en la historia de la ciudad. la que había sido un pequeño pueblo a orillas del Vístula creció y se desarrolló. Períodos de gran prosperidad y períodos de declive, años de crecimiento y años de guerra han marcado los rasgos característicos de Varsovia.
La Segunda Guerra Mundial destruyó la ciudad y redujo a escombros una gran parte de la ciudad pero la reconstrucción que se hizo de la ciudad es digna de elogio y hoy en día
Varsovia es la capital de Polonia, tiene 1 millon y pico de habitantes y se ubica en el centro del país


- tranportes: 
La gestión de la red de los transportes públicos de Varsovia (autobuses, tranvías, tren de cercanías y metro) es llevada a cabo por la empresa pública conocida como la "Autoridad para el Transporte de Varsovia" (ZTM, Zarzad Transportu Mieskiego).

El Aeropuerto Internacional Frederic Chopin (WAW) es el más grande de Polonia y se encuentra en el barrio de Okecie a unos 10 Km del centro de Varsovia
Su tráfico anual de diez millones de pasajeros se distribuye entre las dos terminales que posee. Mientras que la Terminal 1 está reservada a compañías de bajo coste la nueva Terminal 2 es la que tiene más tráfico y en la que operan más compañías.

Transfers desde el aeropuerto hasta el centro de Varsovia

En taxi: el trayecto desde el aeropuerto al centro dura unos 20 minutos y cuesta entre 10 ó 20 Euros (dependiendo de la compañía de taxi y del lugar de la ciudad al que vayamos). Antes de subirse conviene preguntar el precio por el que nos saldrá el viaje.
Autobús urbano: el número 175 nos deja en el centro de la ciudad y termina su trayecto en la zona vieja (el Stare Miasto). El número 188 cruza la ciudad y termina su trayecto al otro lado del río, en el barrio de Praga. Si viajamos de noche, el autobús nocturno 611 inicia y finaliza su trayecto en la estación de trenes Centralna, en el centro de la ciudad. El billete simple cuesta 2,40 zl y el billete nocturno 4,80 zl.

El transporte público en Varsovia es bastante eficiente. El metro, autobús y tranvía estan gestionados por la misma compañía pública Zarzad Transportu Miejskiego por lo que el billete es válido para cualquiera de ellos.
Los tickets se pueden comprar en cualquier Kiosko Ruch, en el metro o al conductor del tranvía o autobús (aunque con estas dos últimas opciones no admiten de buena gana que les pagues con billetes grandes).
Un billete sencillo sirve sólamente para un transporte aunque existen abonos que nos permiten cambiar de transporte/línea sin tener que validar otro ticket.


En la actualidad sólo existe una línea de metro que recorre la ciudad de norte a sur. ESe proyecta la construcción de una segunda línea que vaya de Este a Oeste cruzando el Vístula pero por el momento sólo es un proyecto.

Taxis

se pueden parar por la calle o llamando por teléfono aconsejándose no tomar taxis ilegales y convien preguntar por el precio antes de subirse. Las tarifas se encarecen por la noche y es posible pagar con tarjeta de crédito. Algunas compañías de taxis: MPT Radio Taxi (022 9191), Super Taxi (022 9622), Halo Taxi (022 9623), Wawa (022 9644)


 que ver:

- el castillo real:  Según venimos caminando por la calle Krakowskie Przedmiescie llegamos a la Plaza del Castillo, en el lugar que marca la entrada al Stare Miasto o zona vieja de Varsovia.

En el centro de la plaza se encuentra la Columna de Segismundo. Se trata del monumento civil más antiguo de Varsovia y está dedicada al rey Segismundo III Vasa, que en 1596 trasladó su residencia de Cracovia a Varsovia, convirtiéndose esta última en la capital del reino.
El Castillo Real, con su característico color rojizo, se encuentra en el flanco oriental de la plaza y es un ejemplo de estilo barroco. Se construyó por orden del rey Segismundo III a finales del siglo XVI y experimentó sucesivas remodelaciones y ampliaciones. En 1939 sufrió un incendio y fue volado por los nazis en 1944. La reconstrucción, financiada con fondos públicos, duró de 1978 a 1988. En la actualidad se pueden visitar sus salas así como el museo de muebles y pinturas que hay en el interior.

- Plaza del mercado: 
Hasta finales del siglo XVIII la plaza del mercado de la Ciudad Vieja fue la más importante de Varsovia. Aquí se celebraban ferias, fiestas municipales e incluso, en raras ocasiones, ejecuciones.
Hasta 1817 el edificio del ayuntamiento presidía la plaza, año en el que fue demolido. Los cuatro lados de esta plaza de 90 por 73 metros llevan el nombre de cuatro insignes parlamentarios del siglo XVIII:



- guetto judio de varsovia:  en varsovia  los nazis establecieron el gueto más grande de Europa durante la Segunda Guerra Mundial. Antes de la guerra habitaban la capital de Polonia unos 375.000 judíos, casi un 30 por ciento de la población. Inmediatamente después de la rendición de Polonia los judíos de Varsovia fueron sometidos a ataques brutales y reclutados por la fuerza a realizar trabajos forzados. En noviembre de 1939 se legislaron las primeras medidas contra los judíos. Estos fueron obligados a llevar brazaletes de color azul y blanco con la Estrella de David y se tomaron varias medidas de carácter económico cuyo resultado fue la pérdida del sustento para la mayoría de los judíos. Asimismo se costituyó un judenrat bajo la presidencia de Adam Czerniakow. No se permitió el funcionamiento de ninguna otra organización de ayuda social.


- stare miasto:  La ciudad vieja de Varsovia es uno de los lugares mas atractivos de la capital. Se construyó a finales del siglo XIII alrededor del Castillo Real, utilizado como residencia de los duques de Masovia. En la II Guerra Mundial y, al igual que el resto de la ciudad, la zona fue totalmente destruída por los alemanes pero tras el conflicto fue totalmente reconstruída hasta el más último detalle lo que le valió al conjunto la declaración de Patrimonio de Humanidad por la Unesco en 1980.


- la catedral de san juan: 
En el "skyline" del Stare Miasto destaca el tejado de la Catedral de San Juan (Katedra Sw. Jana) sobre todos las demas construcciones de la zona. El lugar fue testigo de acontecimientos como la coronación de Estanilao Augusto Poniatowski en 1764 y el juramento de fidelidad de los miembros del Parlamento a la Constitución de 1791.
Tras la II Guerra Mundial se retiraron de la catedral diversos añadidos que se habían hecho en el siglo XIX y en su restauración se le devolvió su original estilo gótico. En su interior se conservan monumentos funerarios y objetos de arte sacro.


Nowe Miasto ( parte nueva): 
Nowe Miasto (Ciudad Nueva) se llamó en un principio Nueva Varsovia. La zona comenzó a desarrollarse a finales del siglo XIV, a medio camino de lo que entonces era Varsovia (y hoy en día es la zona vieja) y el cercano pueblo de Zakroczym, a orillas del Vístula.

En 1408, el duque Janusz el Viejo concedió a Nowe Miasto un estatuto propio, independiente de la ciudad de Varsovia, por lo que se estableció su propio ayuntamiento. Su mejor momento se sitúa a finales del siglo XVIII, justo antes de perder su independencia e incorporarse a Varsovia, momento a partir del cual pasó a ser el barrio de "Nowe Miasto".
Despues de la II Guerra Mundial el barrio de Nowe Miasto se reconstruyó cuidadosamente y en la actualidad es un popular barrio anexo a la Ciudad Vieja.

- calle freta: 
La principal calle de la Ciudad Nueva es la calle Freta que parte de la barbacana, la antigua muralla de ladrillo que protegía a la Ciudad Vieja. A lo largo de esta calle se encuentran algunas tiendas, restaurantes, terrazas o la casa natal de Marie Curie en el número 16 de esta calle.

Caminando por la calle Freta nos encontramos a un lado de ésta la antigua Plaza del Mercado de la Ciudad Nueva en donde se encontraba el ayuntamiento. Tras su reconstrucción tras la guerra hoy en día en la plaza se encuentra la Iglesia barroca de San Casimiro (Kosciol Sw.Kazimierza) con su característica cúpula verde.

- monumentos a los héroes del levantamiento: 
La calle Dluga parte perpendicularmente de la calle Freta, avanzando por ella se llega a la plaza Krasinskich, donde está el Monumento a los Héroes del Levantamiento de Varsovia.
Se trata de dos conjuntos de figuras humanas esculpidas en bronce, uno de ellos representa a unos milicianos defendiendo una barricada y el otro grupo unas personas descendiendo por una alcantarilla. Durante el levantamiento de Varsovia de 1943 las alcantrillas se utilizaron como vías de comunicación entre los rebeldes, una de esas bocas de acceso se conserva en ese lugar.

Más hacia el Norte, despues de un buen tramo, se encuentra la Ciudadela de Varsovia y el barrio de Zoliborz. La ciudadela es una enorme fortaleza construída por los rusos en el siglo XIX más para intimidar a los varsovianos que para defender la ciudad. El edificio, de ladrillo y tierra, está rodeado por un foso y de un muro defensivo, se alza en una colina a orillas del Vístula. El interior alberga varios edificios y el museo de la independencia.



-  palacio de la cultura: 
El edificio más alto, conocido y probablemente el más representativo (aunque no el más querido) de Varsovia se encuentra en el centro de la ciudad. El Palacio de Cultura y Ciencia (PKiN) se trata de un "regalo" de la Unión Soviética de Stalin al pueblo de Varsovia tras la II Guerra Mundial, hecho que los ciudadanos de Varsovia y de Polonia lo interpretan como una símbolo de dominación, intromisión e intervención política de la URSS en el país colocando este mamotreto en el centro de la capital.
El edificio se comenzó a levantar en 1952 y se terminó en 1955, inspirado en el más puro estilo del socialismo realista de los rascacielos moscovitas construídos en la misma época, el edificio se ubica en una amplia plaza que fue ganada a viejos inmuebles destartalados por la guerra.

El Palacio de Cultura mide 230 metros de altura (contando la aguja que lo corona en lo alto) distribuídos en 30 plantas. Para su construcción se utilizaron más de 80 millones de ladrillos y en su interior hay más de 3.000 habitaciones y además alberga museos, teatros, oficinas, restaurantes, cafeterías, varias tiendas y un mirador a donde vale la pena subir para contemplar unas vistas espectaculares de Varsovia.

 - barrio de praga:  En la orilla derecha del Vístula se encuentra el barrio de Praga


- calle nowy swiat:La calle "Nowy Swiat" o "Nuevo Mundo" es la calle comercial y turística por excelencia de Varsovia y aun conserva el estilo de los edificios originales.


palacio de wilanow: Algo alejado del centro y rodeado de jardines, el palacio de Wilanów era la antigua residencia de los reyes de Polonia. Está al final de lo que se conoce como la "Ruta Real" de Varsovia..


- Parque Laczienki:  El parque más grande y conocido de Varsovia fue creado en el siglo XVII para el disfrute de la aristocracia de la ciudad. Posteriormente se agregaron los palacios y diferentes pabellones que se encuentran en el recinto.


- jardines sajones:  Abiertos al público en 1727 y situados muy cerca de la Ciudad Vieja, estos jardines formaban parte del trazado urbano barroco denominado "Eje Sajón".



comer y beber:


La cocina polaca, de origen eslavo, también está influída por la gastronomía de sus países vecinos como Rusia, Bielorrusia, Ucrania, Alemania o Lituania. Se hace patente tambien la influencia de la cocina judía que incorpora varios platos e ingredientes a la gastronomía polaca.
Las comidas suelen empezar por una sopa seguido de un plato de carne (ternera, cerdo, pollo o caza) acompañadas de patatas, alforfón (kasza), verduras, setas y alguna ensalada de remolacha o col.

Todavía es posible comer barato en Varsovia pero debemos tener en cuenta que los restaurantes de la Ciudad Vieja o Stare Miasto son algo más caros que los de otras zonas menos turísticas.
Ademas de los restaurantes se puede comer en las "Kawiarnias", que son cafeterías o tabernas en las que se preparan platos calientes, destacando las sopas.


- bares de leche:  Un remanente de la era comunista y aun en funcionamiento en estos días son los populares Bares de leche (Bar mleczny).

Creados en los años 60 para ofrecer comida barata a base de productos lácteos a los trabajadores y, aunque tras la caída del comunismo la mayoría cerraron aun quedan algunos abiertos conservando todavía un ambiente cutre y una decoración desfasada de los años 80 (aunque desgraciadamente algunos se han reformado y modernizado con decoración mas actual) con un aire de "fastfood comunista". Suelen ser frecuentados sobre todo por estudiantes y gente mayor, ya que la comida es bastante decente y sobre todo muy barata (por 10PLN, unos 3€, puedes tomarte una sopa y un plato principal).

Incluso si viajas a Varsovia sobrado de presupuesto como para poder permitirte ir de restaurantes caros y pijos, los bares de leche son una experiencia muy interesante, no sólo para hacerte una idea de cómo podría ser la vida en la época del comunismo sino tambien porque podrás saborear unos auténticos pierogi o las típicas sopas polacas.

Compras:  Las calles más comerciales de Varsovia se encuentran por la zona comprendia entre la avenida Marszalkowska, la avenida Jerozolimskie y la calle Nowy Swiat, por donde se encuentra tambien la peatonal calle Chmielna.

Las tiendas del centro de la ciudad suelen abrir de 10:00 a 19:00 horas de Lunes a Viernes y de 9:00 a 14:00 los Sábados. Muchos supermercados pueden abrir antes y no cierran hasta las 20:00 o 22:00 horas e incluso permanecen abierto 24 horas como el Tesco de la calle Górczewska 212/226.
zlote tarasy uno de los centros comerciales más modernos y grandes de toda Europa.

Los centros comerciales normalmente tienen horarios flexibles y no es raro que abran tambien los Domingos.
- centros comerciales:  Los habitantes de Varsovia son muy dados a ir de compras a los centros comerciales, de los que hay un gran número de ellos en la capital. Algunos de los más conocidos: hay  4 centros comerciales en la ciudad, la galería moskotow, zloty tarasy, galería centrum y arkadia.

clima polaco:
El clima de Polonia es continental húmedo, a medio camino entra el clima oceánico y el clima continental. Los inviernos son fríos y los veranos suelen ser templados, con una temperaturas medias que rondan los -5ºC en invierno a los 19ºC en verano.

- salir de marcha por Varsovia:

Varsovia cuenta con una marcha nocturna que nada tienen que envidiar a otras capitales europeas, con bares y locales para todos los gustos. Los lugares más de moda o que merecen realmente una visita están llenos de porteros con mala leche, cuerdas de terciopelo en la entrada y demás parafernalia. En los bares de moda se lleva el hacer pose, así que prepárate para ver mujeres de punta en blanco (o casi sin vestir) y a hombres en camisa y zapatos. En general las zapatillas y las deportivas no están bien vistas, aunque depende de donde se vaya. Los grandes DJs internacionales pasan por Varsovia y muchos bares en verano ofrecen terrazas en el exterior. No existen restricciones horarias; muchos bares y discotecas abren hasta que se marcha el último cliente. La edad mínima para comprar alcohol son los 18 años.


En la ciudad también hay locales que ofrecen música, danza e instalaciones de arte moderno. La capital polaca existe un sentimiento de orgullo generalizado por Frederic Chopin. Poco después de su nacimiento en 1810 en la cercana Zelazowa Wola, el músico se trasladó a Varsovia, donde residió hasta marcharse a  parís  en 1830. El ganador de un grammy Krzysztof Penderecki debutó en el festival Otoño de Varsovia en 1959. Sin lugar a duda, en cuanto a arte y cultura la edad de oro polaca fue el Sarmatism (barroco polaco) de 1572 a 1764. La moda, la escultura y la pintura de la época refleja el estilo de vida de la nobleza polaca, cuyo exponente más conocido es el traje húsar. 
Varsovia tiene un buen número de instituciones culturales de talla mundial, incluida la Orquesta Filarmónica Nacional. La temporada cultural va de septiembre a julio, aunque en verano tienen lugar varios festivales al aire libre en la plaza de la Ciudad Vieja y en los parques de Varsovia. Los aficionados al jazz suelen congregarse en las Jornadas Estivales de Jazz de Varsovia (de mediados de junio a julio) y el Jazz Jambore en octubre. 

- bares:

En cuanto a bares, Varsovia ofrece de todo, desde el tugurio con serrín por el suelo, hasta lo más moderno y selecto, bares chillout con millares de cócteles y DJs en vivo. Paparazzi ofrece buenos combinados en un ambiente cool, pero desenfadado, donde víctimas de la moda y turistas se mezclan. Ha sido el local de referencia en el barrio de Mazoviecka por más tiempo del que nos importe recordar.Desde las afueras meridionales de Varsovia, el Plan B atrae a un público joven y universitario con su programación de DJs en vivo y su ambiente bohemio. Es más agradable en los meses cálidos, cuando la clientela se extiende por la calle y monta la fiesta por la vecina Plac Zbawiciela, una plaza circular que fue escenario de la película homónima que filmo Krzysztof Krauze en 2006.

- polyester café:  Una de las tabernas más hippys a tiro de piedra de la Ciudad Vieja, este es el local al que acuidir para probar divertidos cócteles y una amplia gama de cafés. El mobiliario retro atrae a una clientela variada. Además, el menú de picoteo y pequeños platos se sirve hasta altas horas de la noche.

- consejos para viajar a Varsovia:  Los turistas económicos deben prestar atención a los hoteles que están situados a lo lejos del centro. Ellos se distinguen por los precios bastante aceptables, pero a la vez prestan muchos servicios. Cerca de la estación central de autobuses de Varsovia se ubica pequeňo camping.
 Los que suponen visitar curiosidades religiosas deben escoger el vestido escrupulosamente. A los visitantes vestidos en ropa expresiva o desnuda no les permiten entrar en el territorio de los templos.
 La mayoría de Iglesias y museos permiten hacer fotos y grabar vidios. Pero en algunos templos hay que pagar una suma pequeňa para fotografiar y filmar. Lo único que deben recordar los turistas que está prohibido usar relámpago durante el rodaje.

 En museos y otros establecimientos culturales las excursiones pasan en lengua polaca. Por lo tanto aconsejamos a los turistas que compren las guías con anticipación
 En lugares públicos hay que ciudar sus cosas con atención. En los restaurantes y bares os aconsejamos que no dejen los bolsos y ropa de calle sin cuidado. Además no aconsejamos que tengan sumas grandes de dinero contante.

 Saliendo a dar un paseo hay que coger consigo la copia del documento de identidad. Los documentos y otras cosas valorosas será mejor que dejéis en la caja de caudales en la habitación en el hotel.
En los restaurantes y bares locales suelen dejar pequeña recompensa en dinero que equivale a 10% de la suma del pedido. En los restaurantes lujosos el pago por servicio se incluye en la suma total. En caso contrario hay que redondear la suma aumentándola. En Varsovia no suelen dejar propina a los taxistas
 Los turistas que quieren economizar en alimentación deben visitar numerosos cafés y restaurantes familiares que se distinguen no sólo por la calidad perfecta de los platos sino por los precios aceptables.
 Todos los servicios públicos de la ciudad son pagados y trabajan hasta las 10 de la noche. La excepción hacen servicios ubicados en los establecimientos gastronómicos, cines y centros comerciales.
 En las calles de Varsovia reina el orden ejemplar. Se permite tirar la basura sólo a cajones de la basura especiales. Está prohibido a fumar en lugares públicos. Por la violación del orden son previstas multas altas.

- distritos: Centro (wola, mokotw zoliborz, ochota, praga polnoc y praga poludie ,
La zona centro, compuesta por seis distritos, es una mezcla de áreas industriales y barrios residenciales de clase alta. La mayor parte de los viajeros pasarán su estancia en esta parte de Varsovia en la que s encuentran la mayoría de los hoteles y atracciones, en especial en wola
varsovia norte (Bielany y Białołęka)
Varsovia Oeste (bemowo, wlochy y ursus),
  varsovie este (Targówek, Rembertów, Wawer y Wesoła)
Varsovia Sur (ursynow y wilanow)
En wilanow  final de la Ruta Real se encuentra el Palacio de Wilanów. En ursynow se encuentra el histórico parque Natolin. La zona fue escenario de actividad durante el Levantamiento de Varsovia. 
 



- cultura polaca: 

El estilo de vida y la mentalidad de los polacos se fueron desarrollando durante más de mil años. El nacimiento de la cultura nacional se vio influenciado tanto por la tradición latina como por la bizantina, efecto de contactos e influencias de las minorías étnicas que habitaban Polonia. Los polacos siempre han acogido bien a los artistas extranjeros y han prestado especial interés por los logros de otros pueblos. En los siglos XIX y XX, la actividad cultural sustituyó a la actividad política y económica. Por eso la producción cultural polaca es rica y está llena de matices, que a veces pueden ser poco comprensibles para un extranjero.
A lo largo de los siglos, podemos observar en la tradición polaca el diálogo y la influencia mutua de culturas. Los hábitos, los comportamientos y la indumentaria se desarrollaron a base de influencias tanto occidentales como orientales. La tradicional vestimenta de la nobleza polaca de los siglos XVI y XVII (caftanes, cinturones) se desarrolló bajo la influencia de la riquísima ornamentación oriental, incluyendo la islámica. La tradición gastronómica polaca también es resultado de múltiples influencias extranjeras.

Las ciudades polacas son un conglomerado de diferentes estilos europeos. Las fronteras orientales de la nación polaca delimitaban a su vez las influencias arquitectónicas occidentales. La historia nunca había dado un buen trato a los monumentos arquitectónicos en estas tierras. A pesar de ello, muchos de los monumentos se han conservado en buen estado: castillos, iglesias y palacios, a veces únicos en esta zona o incluso en Europa, con frecuencia efecto de una minuciosa restauración (como el Castillo Real de Wawel en Cracovia), otras veces totalmente reconstruidos después de la última guerra (como el casco antiguo y el Castillo Real de Varsovia o los barrios históricos de Gdańsk y Wrocław). La localidad de Kazimierz (situada a 140 km al sudeste de Varsovia) a orillas del Vístula, es un ejemplo de la arquitectura medieval bien conservada. Cracovia, en cambio, es un ejemplo del complejo urbanístico gótico-renacentista - uno de los mejor conservados de Europa. También la arquitectura sacra polaca es muy interesante. Cabe mencionar también la monumental arquitectura de la época socialista y la arquitectura moderna de los últimos tiempos.


 - tradicciones polacas: 
Nación de costumbres arraigadas, la hospitalidad de los polacos se pone de manifiesto al recibir a los huéspedes con pan y sal, tradición que perdura principalmente en ambientes rurales. Con esta actitud, las barreras lingüísticas desaparecen: la cordialidad de los gestos sustituye a la conversación.
Cada pueblo tiene su idiosincrasia y así ocurre también con los polacos, que por un lado están muy unidos a su historia, tradiciones y cultura y, por otro, se mantienen muy individualistas.
La tradición sármata (culturas prerromanas de los europeos del Este) ha influido mucho en el carácter polaco, que es una mezcla de rasgos como la hospitalidad, despreocupación, derroche de generosidad, alto sentido de honor y peculiar sentido del humor.

Esa mezcla conduce a la diversidad y a un trato interesante. Al polaco le gusta hablar mucho de su familia así como de la política, incluso de sus sueños y aunque se queja, siempre encuentra el lado optimista.
En la calle, el polaco se puede mostrar bastante reservado en un principio, pero rompe el hielo pronto. Al saludarse raramente se besan, a no ser que sean personas muy cercanas y, por lo general, la gente que no se conoce bien no se tutea entre sí. Incluso entre conocidos siguen utilizando “señor”  (Pan) o “señora” (Pani). Para los polacos tiene gran importancia la distinción entre conocido y amigo, reservando este último para personas verdaderamente cercanas.
Los hombres se comportan de una manera caballeresca que para los españoles puede resultar algo anticuada: ceden el paso a las mujeres, besan sus manos, encienden su cigarrillo o se levantan al saludarlas. En la mayoría de los casos, es el hombre quien invita (y paga) las consumiciones de la pareja.
Estando en un restaurante o cafetería no está bien visto el hablar en voz muy alta ni, por ejemplo, fumar entre plato y plato


Al polaco le gusta compartir una mesa bien puesta que incluya interminables charlas de sobremesa. Antes incluso  era costumbre ceder a los invitados sus propias camas. Una de las expresiones de la mencionada hospitalidad es la abundancia de comida que se sirve en la mesa. A cambio los anfitriones esperan que se valore dicha hospitalidad. Os presentamos algunas curiosidades al respecto:
Puede que el anfitrión le ofrezca quitarse los zapatos y calzarse unas zapatillas, cuidando así de su comodidad e higiene en la casa.
Si está invitado a comer mejor que tenga hambre, ya que las comidas son copiosas y precisamente una de las maneras de demostrar la mencionada hospitalidad es sirviendo raciones grandes. Además, tanto la comida como la cena suelen contar con varios platos.

Si no bebe alcohol es mejor tener una buena excusa.
Si en el encuentro familiar se encontrará con personas mayores es costumbre besar la mano a las mujeres al saludarlas.
El té es una bebida muy popular en Polonia y no es extraño que se lo ofrezcan para acompañar la comida.
Intente dejar los platos vacíos, en caso contrario pensarán que no le ha gustado la comida. No está de más, al terminar la comida, dar su opinión (obviamente conviene que sea positiva).
No siempre se ponen servilletas individuales, ofreciendo un servilletero común en caso de necesidad. Asimismo, está mal visto mojar el pan en las salsas o desmenuzarlo directamente sobre el mantel.
En los medios de transporte público es costumbre ceder el asiento a las personas mayores, mujeres embarazadas y mujeres con niños pequeños.
La propina (alrededor de un 10%) en los restaurantes no es obligatoria, pero sí está bien vista si el servicio ha sido de su agrado.


2 comentarios: