lunes, 16 de septiembre de 2013

el día que rudolf hess se tiró en paracaídas

Dirigente de la Alemania nazi (Alejandría, Egipto, 1894 - Spandau, Alemania Oriental, 1987). Veterano de la Primera Guerra Mundial (1914-18), se afilió en la posguerra a una violenta organización antisemita. En 1920 fue uno de los miembros fundadores del Partido Nacionalsocialista, con el cual colaboró en el intento fallido de golpe de Estado que protagonizó Hitler en Múnich (1923). Encarcelado junto a Hitler, transcribió al dictado de éste su manifiesto ideológico -Mi lucha- y siguió siendo su secretario personal una vez en libertad.

  al acceder adolf hitler  al poder en 1933, nombró a Hess «adjunto del Führer» y ministro sin cartera. No obstante, la influencia en el partido y en el Estado nazis de este hombre sectario y poco inteligente fue declinando en favor de Goering (a quien Hess seguía teóricamente en el orden sucesorio del Tercer Reich). Al estallar la Segunda Guerra Mundial (1939-45) formó parte del Consejo de Defensa del Reich.
Pero en 1941, de forma inesperada, escapó volando de Alemania y se lanzó en paracaídas sobre Escocia, con la intención de convencer al gobierno británico de que se uniera a Alemania, formando una alianza antisoviética que garantizara el éxito de la invasión de Rusia, que Hitler estaba a punto de lanzar.
Hess fue detenido por lo que quedaba de guerra y juzgado por el Tribunal de Núremberg, que le condenó a cadena perpetua en 1946. Permaneció más de cuarenta años en prisión bajo control de la Unión Soviética, convirtiéndose en el último prisionero de la Segunda Guerra Mundial, hasta que se suicidó en su celda.
se lanzá en paracaídas:

En plena batalla de la Segunda Guerra Mundial irrumpía en escena –desde el aire- Rudolf Hess. El 10 de mayo de 1941 el entonces ministro nazi voló hacia Escocia, sorteó la vigilancia y se lanzó en paracaídas en un intento desesperado de negociar con Churchill la paz con Alemania, pero no logró su objetivo y fue capturado. El suceso causó estupefacción en el mundoy se convirtió en un misterio que nunca quedó aclarado del todo.
Acabada la contienda, el que fue considerado la cara amable del régimen nazi, juzgado en nuremberg en la cárcel de Spandau. Tras más de treinta años de encierro, el hijo de Hess hablaba sobre el cautiverio de su padre y daba su versión de los que sucedió aquel 10 de mayo de 1941.
A pesar de las súplicas de la familia por liberar a Hess,  ni su lamentable estado ni ser nonagenario libraron al ex ministro nazi de morir entre rejas. fallecía en 1987  a los 93 años de edad aparentemente de manera voluntaria.  no hubo perdón  para él. Y la polémica rodeó también la muerte del que un día llegó a ser el segundo en la jerarquía nazi. El hijo y el abogado de Hess pusieron en duda la versión del suicidio  e incluso relacionaron la muerte con el viaje a Escocia. Se llevó la verdad a la tumba.
 Rudolf Hess, lugarteniente de Hitler en el partido nazi, pudo haber salido de la prisión de Spandau en 1974, justo al cumplir 80 años, si los soviéticos no hubieran bloqueado una tentativa británica que contaba con el apoyo de EE UU y Francia.


Según documentos secretos desclasificados ahora por los Archivos Nacionales británicos, Richard Nixon llegó a comprometer su apoyo a salida de Hess de la cárcel por razones humanitarias, aunque sometido a algún tipo de confinamiento, pero Moscú se mostró inflexible. El diario ruso Pravda escribió entonces: «La conciencia popular dicta que el lugarteniente de Hitler debe beber su retribución hasta las heces del cáliz».

Hess perdió su libertad en 1941 tras su enigmático vuelo a Escocia, probablemente sin el conocimiento de Hitler, con el intento de negociar una paz en el frente occidental. El régimen nazi presentaría esa acción como fruto de un arrebato de locura de Hess, pero la historiografía ha rastreado algunos contactos que hicieron creer al jerarca nazi que el Gobierno de Churchill estaba dispuesto a una negociación. No se ha aclarado la implicación real de las autoridades británicas en lo que pudo ser un cebo o un acercamiento real.

Apresado entonces, Hess fue condenado a cadena perpetua en los juicios de Nuremberg e ingresó en la cárcel de Spandau, junto a Berlín. La muerte o cumplimento de la condena de los demás capitostes nazis le dejaron como único morador de la prisión, vigilado por 32 guardas militares, 20 carceleros y cuatro gobernadores de la penitenciaría (uno por cada una de las potencias vencedoras de la guerra).

Llevaba ya ocho años completamente solo cuando se aproximó su 80 cumpleaños y una campaña internacional movilizó apoyos para su liberación.

Algunos de los documentos ahora desclasificados indican que los británicos proponían que al menos se suavizaran las condiciones en las que vivía Hess, con la posibilidad de tener televisión y radio, «un sillón y una alfombra».

Sin clemencia
http://www.youtube.com/watch?v=PO6Zk5qkYcA

Pero no hubo clemencia. Hess moriría el 17 de agosto de 1987; se suicidó con un cable eléctrico en el jardín de la prisión a los 93 años, aunque su familia y el movimiento neonazi mantiene que fue asesinado por sus guardianes.

Las disputas entre la URSS y los aliados occidentales en relación al régimen disciplinario de Hess ya fueron apareciendo en su momento. Lo que los nuevos documentos muestran son las comunicaciones oficiales entre Washington, Londres y París; también se dan detalles sobre personas que intercedieron por Hess, como un abogado alemán que pedía ser encerrado con él «porque no fue sentenciado a la soledad».
La supuesta locura de hess, al menos eso es lo que intentó vender el régimen nazi, cómo la inmensa mayoría de la cúpula de adolf hitler, rudolf hess era un amante del esoterismo, y antes de emprender su acción suicida, había consultado a naturalistas y astrologos. Hitler reaccionó cómo era de esperar, con tiranía y despotismo. Buscó a todo aquel que se relacionó con Hess y lo pasó por las armas, en cuanto a Hess, lo hizo pasar por enajenado, y encargó a Goebbels que su gabinete de prensa se encargara de decir que estaba loco y que consultaba astrologos.... cuando todos hacían lo mismo.
Rudolf hess pertenecía a organizaciones esotéricas y era fanático de madame blavatsky, cómo todos los de aquella época. Un vano intento por hacer la paz de Hess, orquestado por Albretch, una operación tan compleja cómo la operación valkiria, pero que quedará en la historia cómo uno de los misterios de la guerra.


1 comentario:

  1. Es absurdo suponer que Hess se iba a suicidar FALTANDO 16 DÍAS PARA SALIR. Ni siquiera cualquiera de nosotros, cualquiera que haya tenido la oportunidad de una educación académica, pongamos como ejemplo, DEJA TIRADA LA RECEPCIÓN DE N DOCTORADO FALTANDO A PENAS DOS (2) SEMANAS PARA SU RECONOCIMIENTO. Y luego, pues el cable eléctrico que nos quieren vender que utilizó para desencarnar ....¿qué no lo tuvo a mano siempre, no era el de su iluminación de celda?¿Por qué, pues, partir de este mundo hasta que iba a tener la oportunidad de dar SU VERSIÓN DE LOS HECHOS? Porque SU VERSIÓN, al no ser la VERSIÓN DE SIÓN, venía a ser una total SUBVERSIÓN. Bastaba con que dijese que el Führer le había enviado a Inglaterra en tan tempranas fechas PARA PACTAR LA CESACIÓN DE TODAS LAS HOSTILIDADES CON INGLATERRA Y CON LOS GOBIERNOS ALIADOS EN EL EXILIO REFUGIADOS EN LAS ISLAS BRITÁNICAS A CAMBIO DE UNA PATRIA JUDÍA EN AUSTRALIA, FUNDADA Y TRASLADADA HASTA AHÍ POR LA MISMA MARINA NAZI BAJO SUPERVISÓN INTERNACIONAL, A CAMBIO DE LIBERTAD POLÍTICO-MILITAR TOTAL PARA DARLE EL JAQUE MATE A LA U.R.S.S. Porque esa versión de los hechos (aún si fuese falsa, pero de SU BOCA dotada de ENORME credibilidad a los oídos y ojos de muchos, sobre todo en Alemania y Austria) habría bastado PARA DESMORONAR CONCEPTUAL Y CULTURALMENTE TODO EL MITO DE LA DEMOCRACIA OCCIDENTAL MODERNA COMO PACIFISTA, HUMANISTA, NO TOTALITARIA Y ENEMIGA DEL COMUNISMO ESTALINIANO BOLCHEVIQUE Y EN VEZ DE ESE PERFIL, PINTARLA COMO ....cómplice del totalitarismo rojo, por meras razones de cálculo financiera y geopolíticas muy ligadas al $ionismo internacional, la banca Rothschild y la Casa Real Británica. Esa versión habría hecho quedar todo el esfuerzo de guerra norteamericano durante la IIa. Guerra Mundial como el de un montón de cipayos engañados y utilizados mezquina y sangrientamente a favor de su antigua metrópoli colonial: Inglaterra. Esa versión hubiese ya entonces ACABADO CON LA OTAN. Luego tenía que morir, aunque no fuese culpable de nada. Pero, como suelen decir en las películas de gángsters judeo-yanquis: -"$abía dema$iado ...." Y no le pongas "Comenta Mierdas" a tu sección. Comentas cosas serias y de gran interés. Escribió Max Brannon, desde San Salvador, República de El Salvador.

    ResponderEliminar