martes, 23 de abril de 2013

la infancia de norman bates

           capítulo 4



                 Estaba atado de pies a manos, mi cliente era un viajante y cómo todos los que se caían por el motel, se había pérdido. Estaba enfermo cuando llegó y decidió quedarse 2 días en el motel para recuperarse. Encima era el tipo de cliente que necesita de compañia para no sentirse sólo y tocaba el claxón y otra vez para que saliera de casa y le hiciera compañia. Era un hombre de unos 60 años con aspecto avejentado. ojoeroso visiblemente nervioso e irritado que se atusaba el bigote y su escasa cabellera con gestos espasmódicos mientras pronunciaba su incesante cháchara.
- trabajo en la empresa Wagner, desde que el viejo se jubió, tomó las riendas el inutil de su hijo Howard, ya sabes, lo típico que si le quiere dar un aire nuevo a la empresa que si nuevos métodos, que si sangre jovén, me quieren dar la patada.
Willy Loman hablaba sólo ni tan siquiera estoy seguro de que supiera mi nombre, en los 3 días que se quedó , me limite a asentir con la cabeza. Era un hombre que vívia para y por sus problemas y que empezaba todas las conversaciones con un "! cómo te va" para tener la escusa de hablar luego de sí mismo
- iba en mi viejo studebaker y....¿ dicen que tengo problemas de vista! pero es mentira, admito que a veces me despisto, cómo hoy. Soy viajante y después de tantos años, todas las ciudades, carreteras, géneros, clientes te acaban pareciendo lo mismo.... ni siquiera recuerdo a dónde me tenía que ridigir y estoy seguro que Howard aprovechará esta circusntacia para echarme.
A partir del segundo día lo dejé de escuchar. Bajaba disciplinadamente cuando tocaba el claxón y podía estar hasta 3 horas hablando sólo. Hablaba sin cesar, la mayoría de veces irritado, deje de asentir con la cabeza y sus palabras se perdían con el himo de su puro bastante tenía yo con mis problemas, estoy seguro que alguién tan absorvente nisiquiera reparó en mi falta de atención.
-LLevo trabajando toda mi vida como un mulo para pagar una casa y cuando la tienes por fin pagada se queda vacía. Tengo 2 hijos: Happy y Biff., el primero está bien colocado... pero Biff.... es inteligente, guapo con do de gentes pero sensible y aturdido. ¿ le parece normal que con 34 años aún no sepa que quiere hacer con su vida? Estuvo trabajando en una granja por un suledo miserable y volvió a casa, cada vez que fracasa siempre vuelve a casa con la misma canción " estoy perdido, necesito pensar", ¿pensar? lo peor de todo es que cada que piensa la cosa va a peor. Ahora quiere arrastrar a Happy en un proyecto absurdo, montar un rancho entre los 2, pero no lo permitiré, por mis cojones que no. Dice mi mujer, Linda, que la vida consiste en ir perdiendo cosas, pero yo me resisto, tengo que enderezar a biff.
Mientras el pesado de Loman se lamentaba, yo pensaba en mis problemas. Había encerrado a Laila atada y amordazada a una silla al lado de Madre, apesar de que madre me instaba a que la matase, no podía hacerlo con Loman permanentemente incordiándome.
Al llegar la noche, bajé al sótano y comprobé con horror que Laila estaba muerta. Quizás un parao cardiaco por el susto, quién sabe. Juró que lloré desconsoladamente y es que antes de matar  siempre intentaba imponerme a las voces de Madre y después al comtenplar la macabra obra lloraba: ¿ que has echo madre?  Laila era una inocente criatura, pero al final la voz de Madre se acababa imponiendo con severidad y me daba la frialdad del asesino para tapar sus crímenes.
La policia y todo el vecnidario se puso a buscar freneticamente a los chicos, unos buscaba y la mayoría solo estaban allí para cotillear. No pude tirar los cadáveres a la ciénaga con Loman en el motel y los tuve que meter en un refrigerador que tenía en el sótano.
El sheriff se pasó a hacerme unas preguntas, era una posibilidad con la que contaba y había escondido a Madre en la guardilla.
- hola Norman ¿ sabes algo de esos chicos?
- me temo que no puedo ayudarle, desde hace unos dias tengo un cliente en el motel y no tengo tiempo de nada, no he visto a nadie por aquí.
- Laila estudió contigo, ¿ no es cierto?
- Si, pero los años pasan y se pierde el cotacto, usted sabe que vivo muy sólo y que mi única preocupación es el motel.
. y eso me preocupa chico, vives como un ermitaño. El padre Karras está muy preocupado por ti, cuando pasé todo esto nos ocuparemos de ti. El chico que desapareció con Laila, se llama adam graff, te suena?
- Puede que lo conozca de vista pero ahora no caigo
- es el hijo del alcalde, y cómo te puedes imaginar se armo el bélen. Hasta dicen que van a llamar al ejército para organizar una abatida, seguramente si fuera el hijo de un granjero no se armaría este revuelo.
. ojalá aparezcan pronto sheriff.
- ¿ me permites que eche un vístazo a tu casa Norman?
- le aseguro que no vía a nadie por aquí, pero entre sheriff, por favor.
El sheriff se paseo por todas las habitaciones sin mirar nada en concreto, comiendo pipas hasta que se detuvo en el salón.
- ¿ huele un poco raro, no?
- tengo una cañería rota en el sótano
- ¿ puedo ir allí?
- por.... supuesto
Bajo parsimoniosamente los crujientes escalones, mientras masticaba tabaco y se ajustaba el cinturón, se enjugó con su pañuelo su sudoroso rostro, quitándose su sombrero.
- Tienes que arreglar esa cañería Norman, vaya tufo. vaya... ¿ un refrigerador! me vendrá bien un refresco.
el corazón me dejó de latir, el sheriff abrió el refrigerador y debajo de tantos cubos de hielo se obserbaba una mano, sin mirar dentro y a tientas, sus gordezuelos dedos buscaban el refresco, justo cuando le llamó a gritos su ayudante.
- Bueno, tendrá que esperar ese refresco, voy a ver que quiere Cleeve.
ambos salimos de casa, yo sudaba a chorros.
- ¿ que pasa Cleeve?
- están aqui los del ejercito, van a dragar el pántano
- menuda perdida de tiempo, en ese pantano nunca se acerca nadie. En fin Norman, siendo hacerte perder el tiempo. Tenía que comprobar la pista que me dió un vecino, pero ya intuia que no me podía fiar de ese viejo borrachín, decía que había visto a los chicos de camino a tu Motel. Recuerda Norman, cuando se acabe esto nos ocuparemos de ti, no puedes vivir sólo, sólo eres un chico.
Y diciendome esto me dió una palmada cariñosea en la espalda y se marcharón. A la tarde también se marchó Willy Loman. por fin comprendió que no podía quedarse eternamente en el motel esquivando sus problemas y se fué sin darme las gracias por haberlo soportado . Pero mi cabeza tenía una nueva preocupación, querían dragar el pantano, si lo hacían estaba perdido.
to be continued

3 comentarios:

  1. Hubo un momento de tensión máxima, :)
    Coincido con vpower,muy buena la idea y como la vas desarrollando,los diálogos, todo!
    Bicos.

    ResponderEliminar
  2. jaja, el señor " vpower" es mi hermano, aunque haga un churro, siempre me dirá que fetén.
    pero gracias a los 2, lo hago sobre la marcha solo por diversión. saludos a los dos.

    ResponderEliminar