miércoles, 10 de abril de 2013

Beiras vuelve a sacar su zapato

En su primera intervención, Feijóo insistió en que "pode defender a súa honorabilidade, que dará a cara" y preguntó a la oposición que "se poden poñer a man no lume por todos aqueles cos que trataron, aludindo a casos de corrupción actuais".
Reconoció que fue un "error" tener una relación con el contrabandista Marcial Dorado hace "dos décadas", pero ha reiterado que cortó la relación con el ahora condenado por narcotráfico cuando conoció sus actividades. Por "equivocarse" y no actuar "con prudencia", ha ofrecido sus "disculpas" a los gallegos que se las pidan, pero también ha cargado contra la "hipocresía" de la oposición, a la que acusa de recurrir a la "insinuación" porque "la verdad frustra la infamia".
En su comparecencia ante el pleno de la Cámara Autonómica, en la que ha autorrespondido a un total de 23 preguntas que él mismo ha ido enumerando, el mandatario autonómico ha ratificado que a partir de 1997 se "enfrió hasta cortar" la relación con Dorado, al que vio por última vez en 1999 con motivo del fallecimiento de Manuel Cruz. Precisamente, indicó que también a Cruz le preguntó si era testaferro de Marcial Dorado y eso se le negó "reiteradamente".
Asimismo, y sobre la posibilidad de que mantuviesen algún contacto telefónico entre 2001 y 2003 con motivo de que Dorado le felicitase "su cumpleaños o la Navidad", ha manifestado que no es capaz de precisarlo, como tampoco lo puede hacer el juez José Antonio Vázquez Taín, que entonces había ordenado unas escuchas con motivo de una operación contra el narcotráfico.
Feijóo ha aseverado que su relación con Marcial Dorado "se limitaba a momentos de ocio sin más ni menos" y ha concretado que, tal y como él mismo informó al periódico 'El País' estuvo con él en los Picos de Europa, Tenerife, Baleares y Portugal, pero no en Suiza ni en Inglaterra.
El mandatario autonómico también mostró su "repulsa" por la actividad con el narcotráfico y ha vuelto a negar haber firmado ningún contrato con empresas de Marcial Dorado. Asimismo, ha asegurado que no actuó "condicionado" por el conocimiento de las instantáneas, de las que sabía desde la existencia de un registro en 2003, pese a que, ha reiterado, de nuevo sin nombres, intentaron "amedrentarle".
"Hace dos décadas me equivoqué, ni yo era presidente ni Dorado era narcotraficante, pero me equivoqué", ha subrayado el máximo mandatario autonómico en una intervención inicial que se ha prolongado durante algo menos de medio ahora y en la que, a renglón seguido, ha pasado a atacar a la oposición, cuya "hipocresía" e "insinuaciones" ha reprobado con dureza.
Así las cosas, ha contrapuesto que mientras él "dio la cara" y se ofreció a dar todas las explicaciones desde el primer momento, los grupos de la oposición "no dieron la talla". Así, ha criticado que PSdeG, AGE y BNG, pese a que la única novedad de las fotografías es que se "publicaran" porque "todos los partidos" conocían su existencia, se dedicasen a "lanzar mensajes en forma de advertencia" con la intención de "amedrentarle".
hoy Beiras, no se sacó el zapato en el congreso, pero virtualmente si, y volvió a representar a los gallegos que estamos hasta los cojones de estos sinverguenzas. 
si a Feijóo le quedase un mínimo de dignidad dimitiría, pero ya sabemos que carece de dignidad y moralidad. Primero nos miente a todos y nos toma por retrasados: no conocía las actividades de Marcial Dorado en su época, hasta el juez se río en su cara cuando contó esa tontería. Ahora no le quedan más remedio que rectificar su mentira y pedir perdón.... pero perdón a medias, como siempre, los de derechas mueren atacando, lo único que saben hacer aparte de censurar.
Diciendo chorradas, como que son unos buitres, que si en el bipartito se dieron más ayudas a marcial dorado que en la época de fraga..... la mierda de siempre. Tapar tu mierda, echándole mierda a los demás, es así de mediocre la política de hoy en día, un juego sucio que no representa al pueblo, sólo sirve para lucrarse y seguir mintiendo eternamente al pueblo. La gente no cree en el político, no cree en la monarquía y lo más triste, no cree ya en la democracia.
A ellos les da igual, claro, pero a algunos ya no. Nos negamos a aguantar tanta hipocresía, tanta mezquindad y tanta ordiniarez, Mientras Feijóo seguirá en el poder, pero para muchos ya quedará para siempre retratado, como un hombre que se agarró a su sillón, sólo para seguir en el poder, ya no nos creeemos su tontería de que gobierna para y por galicia, gobierna para y por el, y defender los intereses de los que se la lamen al pp, sigamos con el mediocre en el poder, apoyemos la mentira, apoyemos el sistema corrupto y apoyemos una monarquía decadente.... el silencio del pueblo es complice y permite seguir en el reino de la felonía.



1 comentario:

  1. es un asco el mundo de la politica, pero da igual lo que digan y lo que hagan estos impresentables, en este miserable país nunca pasa nada

    ResponderEliminar