domingo, 11 de noviembre de 2012

pistolerismo español

Tras la primera guerra mundial se generalizó en barcelona un fenómeno particular, el pistolerismo como expresión de la violencia social. Sólo entre 1917 y 1922 hubo más de 800 atentados y 255 muertes oriinadas por este fenómeno. La inciativa partío de grupos anarquistas de acción directa ligados a la cnt y tolerados por sus dirigentes, que reaccionaron frente a la situación de indefensión social organizando ateantados contra patronos y esquiroles. La respuesta de la patrolanl no se hizo esperar y consistió inicialmente en financiación de bandas terrosristas organizadas. A partir de 1920 ocuparon su lugar los grupos de los llamados sindicatos libres, que se enfrentaron violentamente con la cnt con la protección del general Martínez Anido, gobernador civil de barcelona, quién generalizó la represión el anarcosindicalismo, aplicando la celebre ley de fugas.
La violencia llena las calles de la ciudad condal. Los empresarios despiden a diversos trabajadores que participan en las huelgas. Aparecen los Sindicatos  o "amarillos" y aumenta el anarcosindicalismo. El Gobierno nombrará al general severiano martinez anido como Gobernador Civil de Barcelona. Los pistoleros blancos asesinaron, entre muchos otros, a sindicalistas como pau sabater en 1919, evelio boal en 1921, salvador seguí (El noi del sucre) y Francesc Comes en 1923 y abogados como francesc layret en 1920. A causa de la llamada ley de fugas, que autorizaba a la policía a disparar a quienes huían, el presidente eduardo dato será asesinado en 1921. El conflicto terminará a raíz de la dictadura de miguel primo de rivera.
 

 LA LEY DE FUGAS:

La Ley de Fugas fue aprobada en 1921 en un intento de endurecer la legislación para así frenar la tensión social. Los problemas económicos (Crisis de 1919) y la influencia de la revolución bolchevique, va a provocar una efervescencia del movimiento obrero en estos años. Es el caso del trienio bolchevique en Andalucía (1918- 1920) y la aparición del pistolerismo en Barcelona (1919-1923). La inestabilidad política originada por la descomposición de los partidos dinásticos no ayudaba a mejorar la situación. La ley de fugas da permiso a las fuerzas del orden para tirar a matar en caso de que un preso trate de escaparse. Bajo esta premisa se van a producir numerosos asesinatos de sindicalistas a los que se les mata, con la justificación posterior ante la opinión pública, de que pretendía escaparse.
Asimismo, esta ley se utilizó como un tipo de ejecución extrajudicial que consistía en simular la fuga de un detenido, especialmente cuando es conducido de un punto a otro, para poder así suprimir la fuerza que lo custodia y encubrir el asesinato del preso tras el precepto legal que permite hacer fuego sobre el fugitivo que no obedece al "alto" conminatorio de los guardias
Para ello la guardia de custodia se retrasaba en el camino por detrás del detenido hasta que había la relativa distancia como para considerar que el preso se estaba fugando. Se disparaba por la espalda para dar más credibilidad a la fuga. Los presos empezaron a conocer esta añagaza y desde entonces se les disparaba por la espalda, sin más. Una generosa aplicación de la ley de fugas permitió acabar con el bandolerismo  andaluz en el siglo XIX. Durante la restauración y siendo eduardo dato  el presidente del consejo de ministros se firmó la Ley de Fugas el 20 de enero de 1921. La misma favoreció la guerra sucia oficial contra el movimiento sindical y permitió el asesinato en barcelona por parte de las fuerzas policiales y de pistoleros de los sindicatos libres , de más de un centenar de anarcosindicalistas de la cnt, entre ellos figuras tan destacadas como salvador seguí o evelio boal.

Normalmente la Ley de fugas se asocia en España  con la época de la crisis social de la última fase de la Restauración borbónica y la dictadura de Franco, particularmente durante la represión de la  guerrrilla republicana de los maquis. Generalmente se utilizaba contra aquellos que mantenían posturas ideológicas diferentes al nacional catolicismo  y no podían ser condenados a muerte por la vía judicial. Ha sido además práctica habitual en las dictaduras de otros países durante diferentes momentos del siglo 20.
Muchos intelectuales y escritores atacaron esta inhumana disposición, como por ejemplo valle inclán  en su Luces de Bohemia, a través del personaje del anarquista, ejecutado de esta forma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario