martes, 18 de septiembre de 2012

Tirana

es la capital y mayor ciudad de albania. Fue fundada en 1614 por sulejman pasha y se convirtió en la capital de Albania en 1920. Durante el final de los años 1980 y comienzo de los años 1990, Tirana fue el punto central de violentas manifestaciones que acabaron con la caída del gobierno comunista.
El período postcomunista se ha descrito como el peor desde el punto de vista del desarrollo urbanístico de la ciudad. Tirana experimentó un desarrollo caótico: se comenzaron edificios de gran altura fuera de ordenación, se alzaron edificios ilegales en zonas públicas. Empezaron a surgir nuevos barrios informales alrededor de la ciudad conforme llegaban emigrantes internos de todo el país.
Sin embargo, Tirana experimentó un cambio radical ya en puertas del nuevo milenio. Desde el año 2000, el Ayuntamiento de Tirana puso en marcha una campaña masiva para devolver el espacio público a la población en general. La campaña se llamó "Regreso a la Identidad" e incluyó la transformación de las riveras del río Lana, el Parque Rinia y otros lugares para devolverlos a su estado previo al año 1990. Las infraestructuras generales mejoraron notablemente al reconstruirse un número considerable de carreteras. Los espacios comunes entre los bloques de edificios han sido el objeto de sucesivas campañas para recuperar espacios verdes y un gran número de edificios ilegales han sido demolidos. También hay que destacar que algunas zonas verdes existentes se han usado para construir rascacielos y centros multi-funcionales. Los bloques de pisos se han construido en terrenos de antiguas viviendas.
El alcalde de Tirana, edi rama, ha dirigido una iniciativa para pintar las fachadas de los edificios de Tirana de colores brillantes.
Una serie de explosiones en un polvorín del ejército cerca de Tirana el 15 de marzo de 2008 mató al menos a 15 personas e hirió a 243, incluyendo muchos niños, y dañó el Aeropuesto Internacional Nënë Tereza cerca de Tirana.


Tirana (41.33°N, 19.82°E) se encuentra en el Distrito de Tirana, Provincia de Tirana y se encuentra rodeada la norte por los montes de Kamza, al Este por el Monte Dajt (de 1612 m. de altura), al oeste por las colinas de Vagarr e Yzberisht, y al sur por las colinas de Krrabë y Sauk. La altitud media de Tirana es de 110 metros sobre el nivel del mar (aunque el punto más alto es el Monte Mali Me Gropa de 1828 metros).
Tirana se encuentra en el valle del río Ishëm, a algo más de 30 kilómetros de la costa. Hay dos ríos que atraviesan la ciudad: el Lana y el Tirana. La ciudad también abarca un total de cuatro lagos: el lago Tirana, el Kodër-Kamëz, el Farka y el Tufina. El punto más alto de Tirana mide 1828 m. La ciudad se encuentra en el mismo paralelo que Nápoles, Madrid y Estambul y en el mismo meridiano que Budapest y Cracovia.

Tirana es el centro industrial y cultural de Albania. Las principales industrias incluyen productos agrícolas y maquinaria, textiles, fármacos y metalurgia. Tirana ha experimentado un rápido crecimiento y establecido numerosas nuevas industrias desde los años 1920.
Tirana comenzó su desarrollo a comienzos del siglo XVI, cuando se creó el bazar, y sus artesanos elaboraban telas de seda algodón, y trabajaban el cuero, la cerámica y el hierro, la plata, y joyas de oro. Situada en un fértil llano, el área de Tirana exportaba 2.600 barriles de aceite de oliva y 14.000 paquetes de tabaco a venecia por 1769. En 1901, tenía 140.000 olivos, 400 molinos de aceite, y 700 tiendas. Tirana está intentando actualmente desarrollar una industria turística, aunque este esfuerzo ha sido obstaculizado por la carencia de infraestructuras y por encontrarse en una región de notable inestabilidad política a ojos de la opinión pública internacional.

El primer barrio fue el de Bam. Luego, los dos barrios más antiguos son Mujos y Pazari, situados entre el centro y la calle Elbasan a ambos lados del río Lana. En 2000, el centro de Tirana, desde el campus central de la Universidad de Tirana hasta la Plaza Skanderbeg, fue declarado lugar de reunión cultural lo que le da un carácter preferente en cuanto a protección por el Estado. En el mismo año, el área comenzó un proceso de restauración bajo el nombre de "Regreso a la Identidad". El área al oeste de la Universidad, adyacente al parque Shën Prokopi, estuvo reservado como residencia de funcionarios importantes del gobierno y el partido, y aún hoy sigue siendo un área residencial deseada.
A pesar de los esfuerzos del Ayuntamiento, actualmente la ciudad sufre de problemas de superpoblación como son la recolección de basuras, falta de agua corriente y electricidad, y niveles muy altos de polución ambiental a causa del parque automovilístico de unos 300.000 coches de la zona de Tirana, y unos niveles de sulfuros y plomo en el carburante utilizado superiores a los permitidos en la Unión Europea. Lo que se empeora aún más debido a las viejas infraestructuras. A pesar de los problemas, Tirana ha experimentado un rápido crecimiento en la construcción de nuevos edificios, especialmente en los barrios periféricos, donde en muchos de los nuevos barrios las calles ni siquiera tienen nombre
 Las principales instituciones culturales y artísticas de Tirana son el Teatro Nacional, el Teatro de la Ópera y Ballet Nacional, la Galería Nacional de Arte (Galeria Kombëtare e Arteve), y el Centro de Música y Danza Folclóricas. Otros actos culturales incluyen interpretaciones por la Orquesta Sinfónica de la Radio y Televisión Albanesa de obras de compositores de renombre mundial. La ciudad es también la sede de la Bienal de Tirana y el Festival de Jazz de Tirana.

Albania es uno de los países más pobres en Europa, el hecho que haya sido separado de la principal industria de turismo significa que todavía permanece intacto y virgen en la mayor parte de las áreas de Albania. Nuestro viaje por este maravilloso país nos puede resultar baste económico.
Tirana es una ciudad pequeña podremos recorrerla con facilidad a pie.
La plaza Skanderbeg sorprende por su tamaño, esta plaza que preside la capital albanesa, nos recuerda a la gran herencia comunista que sigue presente en cada rincón de esta ciudad , Tirana fue el punto central de violentas manifestaciones que acabaron con la caída del gobierno comunista. Por ello aunque su superficie es relativamente pequeña 41 km cuadrados este pueblo y su Plaza se han convertido en el símbolo del país y la derrota del comunismo, es la capital desde tan solo 1990.

Ahora, en el centro de la plaza, se encuentra una estatua de Skanderbeg montando un caballo, al lado de la bandera del país.
Muy cerca de la Plaza encontramos los puntos de interés de la capital albanesa La torre del reloj se llama Kulla e Sahatit, se encuentra en la plaza central de Tirana, al lado de otro punto de interés turístico la mezquita de Et´hem Bey. En el año 2000 hubo una gran campaña por parte del ayuntamiento que se llamo se llamó "Regreso a la Identidad" e incluyó la transformación de las riveras del río Lana, el Parque Rinia y otros lugares para devolverlos a su estado previo al año 1990. Se han pintado los edificios y fachadas de colores brillantes confiriendole a la capital una visión mágica sin perder ese agrio sabor que dejo el comunismo.
Otros puntos de interés en la Capital;
Museo Nacional de Historia: Al norte de la plaza. Construido en 1981. El mosaico de su fachada se llama "Los Albaneses".
El Castillo de Tirana (Kalaja e Tiranës), el corazón histórico de la capital.
La iglesia católica de San Pablo: Terminada en 2001, es la iglesia más grande de la ciudad

Torre del Reloj
La torre es el símbolo de Tirana y se muy bien iluminado de noche. Usted puede subir las escaleras
para una excelente vista de la bulliciosa vida en por debajo de la plaza.
Et’hem Bey Mezquita
Este pequeña y elegante mezquita es uno de los edificios más antiguos que quedan en la Tirana. Muchos de los diversos santuarios religiosos fueron destruido en la campaña y el ateísmo manifestaciones de finales de 1960.

D’Arca Museo Nacional De Historia El mayor museo en albania tiene más de los tesoros del país. Hay una galería en la planta superior dedicada a la graves miserias de la era comunista.
Dirección: Muzeu Kombretar; Skanderbeg Plaza
Teléfono: +355 (0) 4 2 28 389
Museo Arqueológico
Una extensa colección de interesantes arqueológicos de diversas períodos históricos.
Dirección: Muzeu Arkeologik; Sheshi Nen Tereza
Horario: 10:30 am-2:30 pm Lunes -- Viernes
Teléfono: +355 (0) 4 2 28 389
Centro Internacional de Cultura
Popularmente conocida como la pirámide, este museo abrió sus puertas en 1988, fue un homenaje a el dictador albanés Enver Hoxha, cuando se levantó. Después de que el régimen se derrumbó, el monumento se convirtió en una discoteca y centro de conferencias. Ya no es un oficial del museo, pero merece la pena un vistazo.
Tirana

Es la capital de Albania. Es tan pequeña que se puede recorrer caminando. La arquitectura es de estilo soviético, aunque también se refleja el estilo turco y romano.

En Tirana se encuentra la Universidad de Tirana, el Instituto de Agricultura, la Academia de Ciencias y la Biblioteca Nacional. También otros sitios de interés como la mezquita de Etehem Bey, el Museo Nacional de Cultura de Albania, el Museo de Historia Nacional, el Museo de Ciencias Naturales y el Museo de Arqueología.
País (nombre oficial) República de Albania
Capital Tirana
Superficie 11.100 millas2
28.748 km2
(casi la superficie de Maryland)
Población 3.510.484 (est. julio 2001)
Población estimada
en el año 2050
4.485.959
Lenguas Albanés (Tosk es el dialecto oficial), Griego
Alfabetismo 93% total; NA% hombres; NA% mujeres (est. 1997)
Religiones Musulmanes 70%, Ortodoxos Albanés 20%, Católicos 10%
Expectativa de vida Hombres: 69,01 años; mujeres: 74,87 años (est. 2001)
Gobierno Democracia emergiente
Moneda 1 Leke (L) = 100 qintars
Producto nacional bruto (per cápita) $3.000 (est. 2000)
Industria Industria de alimentos, telas y tejidos, ropa; madera, aceite, cemento, productos químicos, explotación minera, metales básicos, fuerza hidroelectrica
Agricultura Trigo, maíz, patatas, vegetales, frutas, remolachas, uvas; carne, productos lácteos
Tierras de Labrantío 21%
Minerales y Recursos Petróleo, gas natural, carbón, cromo, cobre, recursos forestales, níquel, hidroelectricidad

Flag La mayoría de los 600.000 emigrantes albaneses que viven en Grecia prefieren soportar la grave crisis económica que atraviesa el Estado heleno que volver a sus casas en Albania, donde la vida en algunos pueblos poco ha cambiado desde la dura época comunista.
El retorno de Grecia de alguna familia albanesa provoca miedo entre los habitantes de la mayor ciudad del sureste, Korca, que viven de las remesas que envían sus parientes emigrantes
Este dinero ha reemplazado los sueldos que los obreros ganaban en la antigua planta textil, la mecánica y la del azúcar que fueron saqueadas tras el cambio del sistema en 1991 y ahora yacen en ruinas.
'No tenemos estadísticas del número de los emigrantes retornados, pero camiones cargados de ropa, colchones y armarios veo pocos', afirma Lulzim Cakraj, jefe de la policía fronteriza albanesa de Kapshtice, una de las dos principales puertas de entrada con Grecia.
'No se nota flujo de los emigrantes que vienen a buscar trabajo', confirma esa percepción Sotiraq Lale, de la Oficina de Trabajo de la ciudad de Pogradec, limítrofe con Korca.
'Los griegos solían comer y beber ouzo (aguardiente de anís) en tabernas cuatro días a la semana, y ahora no pueden. ¿A eso llamas tú crisis?', cuestiona Irfan, el dueño de un bar.
'La verdadera crisis la estamos pasamos nosotros. Los precios son los mismos que en Grecia, mientras que un trabajador aquí gana 100 euros mensuales, de 6 a 7 veces menos de lo que se cobra en un mes recolectando aceitunas, manzanas y uvas de los griegos', añade.
Albania es uno de los países más pobres de Europa, con ingresos per cápita que no superan los 3.700 dólares anuales, una tasa de desempleo del 13 por ciento y una asistencia social de apenas 30 euros al mes.
La situación en el campo es más miserable, ya que un pensionista recibe 50 euros mensuales, respecto a los 350 euros que el Gobierno griego da a los ancianos  albaneses residentes en territorio heleno.
'En los tiempos de Enver (Hoxha) éramos muy pobres, pero todos trabajaban en la cooperativa. Los hospitales y las escuelas eran gratuitos. Ahora todos pasaríamos hambre si la gente no hubiera emigrado. Aquí nadie te hace caso', se queja Hajredin, mientras sierra leña en la plaza central del pueblo de Cangonj.
La indiferencia del Estado está presente en este pueblo, donde además, siguen aún evidentes las huellas de la feroz dictadura comunista de Hoxha, que aisló herméticamente al país del mundo.
Una carretera llena de polvo y baches te lleva al centro, donde aparece la abandonada Casa de la Cultura, en cuya fachada se leen todavía consignas de la época comunista, como '¡Viva el Comité Central del Partido con el camarada Enver Hoxha a la cabeza!' y '¡Gloria al marxismo-leninismo!'.
'Yo no vuelvo al pueblo, aunque mi marido gana ahora el sueldo de hace 12 años. Grecia es más rica que Albania y las ayudas para nosotros los pobres nunca acabarán', indica Luljeta, quien vive en Atenas y aquí está visitando a sus familiares.
Después de la apertura de las fronteras hace veinte años, más de un millón de albaneses, una tercera parte de la población, emigró a países desarrollados en busca de una vida mejor.
La mayoría cruzó ilegalmente los montes en la frontera con Grecia, donde luego muchos escondieron su fe musulmana y cambiaron sus nombres tradicionales por otros ortodoxos para ganar la simpatía de los griegos y ocupar así dignos puestos de trabajo.
Otros, del norte, falsificaron documentos en los registros civiles para convertirse en vorio-epirotas, la población de las provincias sureñas albanesas de Korca, Gjirokastra y Saranda, reivindicadas por los nacionalistas griegos como territorios helenos.
De momento son pocos los que retornan a su tierra en estos tiempos difíciles.
'En Grecia no hay futuro. La construcción ha parado, los bancos no dan créditos, los precios y los impuestos han aumentado', dice uno de ellos, Fatmir Zota, que trata con su familia de empezar una nueva vida en su ciudad natal, después de 17 años de trabajo en la construcción en Halkidiki (Grecia).

2 comentarios:

  1. un pais destinado a caer en mano del capitalismo mas abyecto, lo tienen todo por hacer como quien dice, y por situacion geografica no tiene escapatoria

    ResponderEliminar
  2. con mafias, problemas étnicos, luchas clandestinas, comunismo anticuado mezclado con el poder de las mafias y el capitalismo pujante y más fastizoide.... lo tienen complicado si.

    ResponderEliminar