miércoles, 22 de febrero de 2012

Bonn

Quien hace ya más de veinte años creyó que Bonn, sin los honores de ser la capital de la República, caería en el sueño de los justos, se equivocó enormemente. Esta ciudad a orillas del Rin, antiguamente el «pueblo federal» y hoy una metrópoli económica y cultural de rango internacional, se presenta consciente de su propia valía, llena de vida y, al mismo tiempo, bastante relajada. También sobre el escenario político Bonn sigue desempeñando un papel fundamental como «segunda residencia» de la República, sede de 16 organismos de Naciones Unidas y de una larga serie de organizaciones internacionales.
La república de Bonn: casi como en «los buenos tiempos»
Bonn representó a Alemania en calidad de capital en unos tiempos que no fueron los peores para el país: la «república de Bonn» es símbolo hasta el día de hoy del crecimiento tras la guerra, de diplomacia y de democracia. El «camino hacia la democracia», así se llama también un paseo que comienza en la Casa de la Historia y pasa por lugares que han sido relevantes para la historia contemporánea en el antiguo distrito de gobierno. Aún se pueden visitar emplazamientos auténticos de aquella época, como el Palais Schaumburg, el Kanzlerbungalow (bungalow del canciller) o la antigua sala del Bundesrat (Cámara de representación de los estados federados).
La ciudad como museo y los museos de la ciudad. Sin embargo, Bonn no es solo una antigua capital, su fama como ciudad de las artes traspasa fronteras. Con unas puestas en escena reconocidas en todo el mundo, el Teatro de Bonn es una referencia para un público muy exigente, y la Bienal de Teatro, que se celebra desde 1992, también ha logrado hacerse un hueco entre los festivales internacionales.
En dos de los más relevantes museos de arte de Alemania, el visitante encontrará obras muy representativas, el Museo de Arte de Bonn y la Sala de Arte y Salón de Exposiciones de la República Federal de Alemania, más conocida como la Bundeskunsthalle. El Museo de Arte expone una de las colecciones más completas del expresionismo alemán, además de arte alemán contemporáneo y artes gráficas internacionales a partir de 1945. La Sala de Arte, por el contrario, tiene mayores aspiraciones: presentar la «riqueza intelectual y cultural» del país de una forma apropiada y ser guardiana del diálogo internacional entre cultura y política. Metas ambiciosas, pero millones de visitantes cada año son una prueba de que estos objetivos realmente pueden cumplirse.
Verano, tiempo de fiestas: cultura en y a orillas del Rin.
Desde la música clásica hasta el Hip-Hop: el abanico de orientaciones musicales es característico del tradicional «Verano de Bonn», que se celebra cada año de junio a septiembre y que transforma la ciudad en un gran escenario desde hace ya más de 35 años. A lo largo del sector más bonito del Rin y, por tanto, de Bonn, se organiza el espectáculo de fuegos artificiales «El Rin en llamas» cada año en mayo y septiembre. Fuego de bengalas sumerge las orillas del río y los monumentos en un color rojo mágico, una flota de barcos con iluminación festiva se deslizan por el río, rodeados de maravillosas imágenes de fuego sobre el cielo de la ciudad: un espectáculo romántico e inolvidable para toda la familia. Por el contrario, un festival que quizá no esté pensado para toda la familia es el Rheinkultur: punk, rock duro, garage, indie, blues y folk atraen todos los verano hasta a 170 000 visitantes.
  • Está ubicada a orillas del río Rhin.
  • Es famosa su catedral, edificada entre los siglos XI y XIII.
  • Tiene una importante actividad universitaria e industrial.
  • Actualmente tiene alrededor de 300.000 habitantes.

  • La ciudad fue fundada por los romanos en el siglo I. 
  • Carlos IV, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, fue coronado en la Catedral de Bonn en 1346.
  • Los franceses ocuparon la ciudad en 1794.
  • Prusia la anexionó a su territorio en 1815.
  • En 1818 se fundó la Universidad de Bonn.
  • Recibió graves daños en la Segunda Guerra Mundial a causa de los bombardeos. 
  • Al unirse las zonas de alemania  que se hallaban bajo la administración de usa,  Uk y francia  para conformar la República Federal de Alemania, Bonn fue elegida como capital (1949). 
  • La ciudad fue capital de la RFA hasta 1990. Al unificarse ese año las dos Alemanias, se decidió trasladar la capital a berlín . De todos modos, también se resolvió que varios ministerios y organismos oficiales continuaran teniendo su sede en Bonn.
Ciudadanos ilustres:
  • Ludwig van Beethoven, el eximio músico alemán, nació en Bonn en 1770. Su casa natal se halla hoy convertida en museo. 
  • karl marx , padre del marxismo, cursó su primer año de estudios universitarios en Bonn. No llevó allí una vida muy aplicada al estudio, llegando incluso a batirse a duelo. Por esta razón, al finalizar el año, convino con su padre su traslado a la Universidad de Berlín.
  • friederich nietchsche comenzó sus estudios universitarios en Bonn, inscribiéndose en las carreras de Teología y Filología. Al finalizar el primer semestre (época de Navidad), comentó a su familia la decisión de dejar la Teología (y, por tanto, la carrera de pastor). Esto causó un gran malestar a su madre. Nietzsche se recibió de filólogo en la Universidad de Leipizg
    .
    • o se puede dejar de visitar la casa natal de Beethoven. En su interior se muestra una magnífica exposición sobre su obra, su famoso autorretrato y el último piano de cola que poseyó.
    • Recorrer el casco antiguo de Bonn. Entre sus monumentos más señalados cabe citar el antiguo Ayuntamiento barroco que domina la Plaza del Mercado, la Catedral que es anterior a la más famosa de colonia , y el monumento de bronce a Beethoven.
    • Pasear por los jardines del Palacio Poppelsdorf. En la actualidad este magnífico edificio pertenece a la Universidad de Bonn. Si se viaja con niños es especialmente recomendable entrar al museo de minerales y al jardín botánico que se encuentran en él.
    • Bonn es una de las ciudades de alemania  con un mayor número de restaurantes de comida internacional. Los precios no son precisamente baratos pero si el presupuesto no es problema es una oportunidad que no debemos dejar escapar.
    • Ir de compras al pasaje Kaiserpassage. Bonn es una ciudad rica y eso se nota en la cantidad y variedad de su comercio. Podremos encontrar prácticamente de todo.
    • Dedicar unas horas a algunos de los estupendos museos de la ciudad. Entre la variada oferta de Bonn, destacan la Casa de la Historia de la República Federal Alemana, el Museo Alemán o, para los amantes del expresionismo, la asa de August Macke.
    • Como todas las ciudades de alemania, Bonn cuenta con un enorme pulmón verde en medio mismo de la ciudad. El parque de atracciones Rheinaue, tiene 160 hectáreas de superficie, multitud de senderos y un paseo de 29 kilómetros a orillas del Rin.
    • En las inmediaciones de Bonn se pueden hacer excursiones por las montañas ‘Siebengebirge’. Esta región de la Renania está plagada de castillos fortificados sobre escarpados peñascos a ambos lados del Rin. También es una región de viñedos, estupendos vinos y pueblecitos que parecen salidos de un cuento
    • .Para llegar a Bonn lo mejor es reservar vuestros vuelos de colonia, ya que ambas ciudades apenas están separadas por 30 kilómetros. Es un verdadero placer sentarse en los bares y las terrazas que hay a lo largo del Rhin y disfrutar de las vistas de las colinas del Siebengebirge con una copa de vino del Riesling.
      Si no queréis patear a pie las calles de la ciudad, lo mejor es subiros a bordo del Cabrio Bus, un autobús turístico que tiene paradas en los principales atractivos. Eso sí, siempre que el tiempo nos acompañe, que en Bonn no es que sea muy a menudo que digamos.
      Uno de los grandes atractivos de Bonn es la Casa Natal de Beethoven. El insigne compositor nació aquí en 1770, por lo que imaginaros el ambiente musical que tiene Bonn. Aquí tiene su sede la Beethoven Orchestra, sin ir más lejos. Si vistáis la casa natal de Beethoven encontraréis muchos objetos personales del músico, con retratos y su famoso piano de cola.
      Eso sí, a pie sí tenéis que recorrer el centro histórico de Bonn ya que es una maravilla. Empezamos en la plaza del mercado, dominada por la efigie del viejo Ayuntamiento, testigo de grandes acontecimientos en la historia de Bonn. Es en esta plaza donde tienen lugar los festivales más interesantes del año, sobre todo el Bonn Summer.
      Dentro del centro histórico debéis visitar el histórico edificio de la Oficina de Correos. Frente a la oficina, obra maestra de la arquitectura barroca alemana, tenemos una famosa estatua en bronce de Beethoven. Por último, nada mejor que perderse por los aledaños de la Catedral de Bonn, construida a mediados del siglo XIII, antes incluso que la catedral de colonia.
      Fuera del centro histórico tenemos que visitar el Palacio Poppelsdorf, magnífico ejemplo de la arquitectura alemana. En 1818 este palacio, construido por el arquitecto alemán Balthazar Neumann, fue entregado a la Universidad de Bonn, por lo que hoy alberga el Museo de Minerales y el Jardín Botánico.
      Como muchas ciudades alemanas, Bonn también está llena de museos. Aquí visitamos lo que se conoce como el Museum Mile, que en realidad es un conjunto de museos. Tenemos el Museo de Arte de Bonn, el Museo Alemán de Bonn, el Museo de la Historia de la República Federal de Alemania y una Sala de Arte y Exposiciones de Alemania.
      Como véis, Bonn es una ciudad tremendamente histórica y cultural. Los amantes de la música clásica, y en especial Beethoven, deberían hacer de ella una visita más que imprescindible.

      Una  singular iniciativa ha sido puesta en marcha en la ciudad alemana de Bonn, con ella se pretende gravar con seis euros la “ocupación del suelo público” por parte de las profesionales del sexo, que se calcula sean 200 en las vías públicas, según anunciaron las autoridades de la ciudad alemana. A partir de ahora, las prostitutas deberán sacar un boleto de un distribuidor automático cada noche que trabajen. Lo harán en un procedimiento similar al empleado para el aparcamiento público y tendrá que ser mostrado ante cualquier eventual control policiaco, explicaron. La carencia de este documento generará sanciones administrativas para las mujeres que incumplan el procedimiento. La tarifa desde las 8:15 pm hasta las 6.00 am del día siguiente asciende a 6 Euros.

      Varios revisores patrullarán por Bonn controlando que todas las mujeres hayan sacado el ticket correspondiente. Bonn quiere convertirse con ese procedimiento en pionera en toda Alemania. “Es una cuestión de justicia social”, ha declarado la vocera municipal. Monika Froembgen, quien aclara que las prostitutas que ejercen en burdeles, saunas o centros eróticos ya pagan impuestos.La administración de Bonn prevé la recaudación de 300 mil euros con esta iniciativa, sin contar con lo que se recaude por multas a quienes no cumplan con este tributo, las que serán sancionadas con 100 Euros de multa. El primer puesto para retirar los tickets se encuentra en la calle Immenburg, al lado de un sex shop, un local de parqueo público y seis cabinas de madera que podrán ser ocupadas por las trabajadoras sexuales. En Alemania la prostitución es legal desde 2001, cuando el gobierno de Schroeder aprobó la ley en el parlamento.

      Bonn, ciudad a orillas del Rin,  fue la capital de la República Federal de Alemania o Alemania Occidental hasta 1990 en que se reunifica con la Alemania Oriental tras la caída del Muro de Berlín en 1989. Hospedó al gobierno alemán hasta 1999. Tiene 320 mil habitantes y entre los personajes célebres nacidos en su suelo, destaca Ludwig Van Beethoven. Hoy es una ciudad de más de 30 mil jóvenes universitarios, muchos de ellos extranjeros. Tal vez esa sea la razón por la que alberga más de 550 locales de ocio como bares, pubs y discotecas. Además cuenta con una ópera, 12 teatros y decenas de salas de cine. Es una ciudad alegre y con agitada vida nocturna.
      historia:

    • Desmembrada Alemania después de la guerra, la zona ocupada por los occidentales se organizó poco después constitucionalmente como república federal, cuya capital hubo de establecerse en Bonn, antigua ciudad universitaria que data de la época romana. En ella veremos un lugar glorioso para los amantes de la música: la casa de Luis van Beethoven, que, aunque dañada por las brnibas, pudo ser reparada; además, la mayoría de las reliquias del genial compositor se hallan hoy en los mismos sitios que ocuparon en vida de su dueño. El edificio de la Universidad de Federico Guillermo, originariamente construido para servir como palacio arzobispal, también logró escapar con pocos daños, y en la actualidad ha vuelto a ser objetivo cultural para millares de jóvenes alemanes, europeos y americanos. Podremos llevar de recuerdo de nuestra estancia en la ciudad de Bonn, preciosas miniaturas de porcelana que allí se fabrican, y la imborrable impresión de la tranquila vida de una gran ciudad universitaria, solamente alterada en las proximidades de los recintos donde funcionan las dependencias del gobierno estatal.
      si tienes pasta, vete a comer al restaurante la vita, en fin, una ciudad con mucha historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario