martes, 14 de febrero de 2012

alvaro cunqueiro

Aquí
-entre la cuerda rota
e inmóvil de las horas-
se para
cristalina
la rueda de la noche.
Aquí
-la luna entre salas desiertas
de madurez-
comienza
silenciosa
la rueda del alba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario