sábado, 31 de diciembre de 2011

tesla " forever more"

Su single de presentación, “I wanna live” ya resume la filosofía del grupo: el sonido de siempre, el hard rock clásico, pero dado una vuelta, con sonido más actual que moderno sin perder el norte, con un pequeño cambio en el marcado del ritmo, y tenemos un “hit” que podría sonar en cualquier radio que se preciase de tener buen gusto.

Algo parecido ocurre con el tema homónimo que abre el trabajo, “Forever more”, una mezcla de guitarras pesadas y melodías vocales, con unos arpegios introductorios que cualquiera reconocería. Un trabajo de guitarras brillante adorna todo el tema y aporta una intensidad que crece a partir de la parte central.

Muy setentera suena “One day at a time”, superrockera, hiperclásica y potentemente contagiosa, de esas canciones que se alzan en valor seguro. Esto en directo debe de sonar tremendo. Pausamos un pelín el ritmo con “So what!”, pero no el brío. Un tema en el que está muy bien utilizado el volumen en el estribillo, absolutamente pegadizo y típico del repertorio de los norteamericanos.

Pero, en mi opinión, lo mejor viene a partir de aquí (como si lo anterior no fuese lo suficientemente bueno). Con “Just in case” suben al podio de los grandes, ese escalón que sólo unos pocos pueden atreverse a alcanzar, a pesar de que sean varios los que intentan alzar la pierna para llegar. Ellos cinco a la vez, con seguridad y confianza, aunque con toda la humildad se marcan un temazo de tamaña calidad, conmovedor, perfectamente construido, con guitarras acústicas y eléctricas, uno de esos medios tiempos en los que son indiscutibles maestros. Y para mantener el nivel de esta parte de la obra, como dije este disco es una pieza completa, presentan la emotiva, preciosa “Fallin’ apart”, con una letra y un solo de guitarra dignos de elogio, que consiguen llevar a cotas espectaculares la sencillez.

A estas habría que sumar “The first time” y “Pvt. Ledbetter” en línea parecida. Pero nos hemos dejado las fantásticas y cañeras “Breakin’ free” más épica y robusta, y “All of me” con un ritmo envenenado y un estribillo irresistible, de igual nivel que el resto del disco. Increíbles estribillos, muy diferentes ambos pero igualmente magistrales.
siguen estando en forma, y sacaron en el 2008, este album muy digno, que no está tan alejado de sus grandes obras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario