domingo, 18 de diciembre de 2011

masserati sebring

pesar del gran éxito obtenido por el modelo 250 F, Maserati decidió retirarse de los circuitos de competición, pues mantenerse a la cabeza requería unos gastos cada vez mayores. La compañía siempre había contado con coches de carretera de excelentes prestaciones, especialmente a partir de 1957, año en que la marca italiana se concentraría en la fabricación de esa clase de vehículos. Pero de pronto, los gerentes de la casa se vieron en la necesidad de lanzar un coche capaz de alcanzar un buen nivel de ventas que les permitiera sanear su difícil situación económica. Con este propósito nacería el 3500 GT, presentado en el Salón de Ginebra de aquel año. El 3500 estaba propulsado por una versión de 3,5 litros del motor del 350 S de carreras, equipado con doble árbol de levas en cabeza, seis cilindros y montado sobre un chasis tubular. Puesto que Maserati no disponía de instalaciones adecuadas para fabricar sus propias carrocerías, encargaba esta tarea a carroceros especializados como la casa Touring, que crearía un diseño cupé 2+2 para la presentación del modelo. Al año siguiente se pondría en marcha la producción.
Como era de esperar, dado el gigantesco motor que lo propulsaba, el 3500 GT era un automóvil realmente veloz, capaz de alcanzar los 208 km/h, dato que iba a propiciar un gran éxito de ventas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario