martes, 27 de diciembre de 2011

alfa romeo alfetta gtv

A principios de la década de los ochenta, el Alfa Romeo Alfetta GTV 6 2,5 era un deportivo de buena raza que se comparaba con el Porsche 944. La parte delantera de su capot abombado dejaba adivinar que el comportamiento motor escondía este brillante V6 con una cilindrada de 2,5 litros.
Un motor muy generoso, que mostraba una autentica vivacidad en los regímenes más bajos, que golpeaba con toda la fuerza de sus 158 caballos en cualquier circunstancia y que giraba perfectamente hasta el limitador, emitiendo una esplendida música que diría compuesta por Verdi.
 ste grupo, que provenía originalmente del Alfa 6 Berlina, había sido diseñado para llevar un peso que superaba los 1.250 kilos del GTV, por lo tanto era capaz de ofrecer prestaciones extraordinarias. El motor V6 formaba un ángulo de 60° con respecto a las líneas de cilindros y sólo tenia un único cigüeñal en cabeza en cada culata que accionaba una válvula de admisión y una de escape de cilindro. El motor recibía una mezcla especial preparada por inyección electrónica.
 La caja de cinco velocidades con relaciones cortas y una desmultiplicación final corta contribuía a las aceleraciones; el GTV tan sólo necesitaba 8,2 segundos para pasar de 0 a 100 km/h. El embrague estaba como siempre detrás del motor, pero la caja era solidaria del eje trasero con el fin de mejorar el repartición de las masas y aumentar el poder de propulsión de las ruedas motrices traseras.
 Comparado con otros coches deportivos de clase media, el Alfa Romeo GTV 6 exigía a su piloto una fuerza física real para accionar la dirección, el embrague y el cambio de marchas. Aunque un coche deportivo no tiene por que ser necesariamente confortable, el GTV tenía unas plazas traseras muy amplias. En cambio, la parte delantera resultaba bastante reducida para conductores altos ya que tenían que encoger las piernas detrás del volante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario