jueves, 27 de octubre de 2011

kurdistán

al Norte del Khuzestán, el kurdistán ocupa un lugar aparte en el conjunto iraní.  La fuerte personalidad que esta región debe a sus paisajes, pero también y sobre todo a su población, aparece poco a poco todo a su población, aparece poco a poco a medida que se penetra en él. En su limite sudeste, Hamadán cuya única caracteristica es la de ser la patria adoptiva de Avicena, Medico y filósofo, del siglo XI, célebre por su canon de medicina, no ofrece apenas interés. En la carretera de Kermansha, en Moston, una cornisa adornada de esculturas del siglo V, antes de J.C, que representa el triunfo de Darío. cierra una fértil llanura.
Kermansha con sus 200.000 habitantes es una ciudad demasiado grande para que los kurdos hayan conservado toda su individualidad.  Su bazar, que escala el flnaco de una colina mediante una red de su es no bostante, muy curioso. a la salida taq e bostan están adornadas, de soerbios frisos tallados en época sasánida, el más bello representa una caza del jabalí, están adornadas, la calzada cuelga de los muros de roca, ganando algunos metro de altura al precio de virages que antes de descender por una vertiginosa pendiente. Entre lios picos, las fallas oblicuas.
Divididos en tribus independientes, los kurdos han estado en constante rebelión, los contra las autoridades nacionales de que dependían sus territorios, dispersos hoy día han aprovechado los acontecimientos de 1979.
en TAKAB, gran pueblo situado a 50 kilometros. de la carretera principal que atraviesa Kurdistán, es indispensable alquilar un Lnad-rover. Comienza entonces un trayecto de 3 horas sobre lo que ni siquiera puede llamarse una psta: hay que contentarse con seguir lo mejor que se pueda las huellas del vehículo anterior, los lodazales, los atolladeros de cuarenta centimetros de profundidad.
La comida,  es la misma que en el resto del país, se come el tchelo-kebab, bochetas de cordero acompañadas con una ración de arroz, enrollando un poco de carne y de arroz en un trozo de una amplia torta, al mismo tiempo se sirven cebollas y mast, yogur hecho, en la casa. te lo trgas todo con un vaso de te.el kurdistán destaca por su hospitalidad.
Los kurdos. Un pueblo de más de 40 millones de personas que comparten una lengua y una cultura repartidos entre Turquía, Irán, Irak, Siria y Armenia. Estos descendientes de los medos hace más de tres mil años que se asientan en un vasto territorio que va desde los montes Tauro en Anatolia, Turquía, hasta los montes Zagros en los confines de Iraq e Irán. Lo que se conoce como Kurdistán.
Bajo los pies de los kurdos se encuentra una de las mayores reservas petrolíferas de Medio Oriente. Prácticamente todo el crudo extraído por Turquía y Siria y un tercio del que se extrae de Irak proviene de los pozos perforados en territorio kurdo. Aquí está la clave de su desgracia.
Siempre fueron considerados grandes guerreros (“kurdo” significa héroe en persa), aunque paradójicamente han vivido siempre dominados, siempre rebeldes pero siempre sometidos por la fuerza. Al final de la I Guerra Mundial, en la que ayudaron a los aliados contra el Imperio Otomano, los kurdos lograron que, en recompensa, el Tratado de Sèvres de 1920, que trazaba las nuevas fronteras de Medio Oriente, estableciera la independencia del Kurdistán. El descubrimiento del petróleo acabó con su oportunidad histórica y cuando los estados vecinos se hicieron con el control de su territorio, nadie en Occidente protestó.
Actualmente gozan de cierta autonomía en el norte de Irak, después de haber sido perseguidos y massacrados por el régimen de Sadan hussein. En Turquía siguen siendo marginados de la vida política y estigmatizados como terroristas a causa de la lucha armada del PKK que en nombre de la independencia kurda tantos atentados ha provocado.
No se conocen los datos exactos, pero se calcula que entre 55 y 60 millones de kurdos viven repartidos entre los estados antes mencionados. Hay también una importante diáspora kurda en Europa occidental, sobre todo en países como Alemania, Suecia y el Reino Unido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario