jueves, 14 de julio de 2011

fucker dreams

                                                     capítulo 4
                      Siempre recordaré la cara de Luís, cuando vió volar su camión por los aires. Algo se removió en su interior, que en su cara reflejó tener 100 años más. Salimos asustados cómo comadrejas del bar, pérdidos sin rumbo, mudos por la sorpresa y abducidos por la bola de fuego que se elevaba por los aires, desde la cabina del camión. Reaccionamos tarde y torpemente, nos dirijimos hacia el camión, y ante el riesgo de explosión, intenté reducir a la concurrida audiencia para que no se acercase . Mientrás Luís, yacia de rodillas en el suelo, con la boca abierta y el pelo desordenado, todo su halo de fanfarrón, se había evaporado con el fuego. Había que reaccionar.
LLamé a los bomberos, y ellos se encargaron de apagar el fuego. Hubo comidilla para días. Los desocupados estuvieron toda la tarde apostados en el descampado jugando a las cartas mientras los bomberos apagaban el fuego. Los ocupados, salían de sus puestos de trabajo, o ponían el cartel de vuelvo en 5 minutos, para echar un vistazo rápido, y comentar luego con el no menos aburrido compañero de trabajo. Nunca entendí este punto de vouyerismo del ser humano.
Así paso la tarde, hasta que por fin, el jefe de bomberos, un bigotudo con ojos acuosos se me acerco mascando chicle.
_ ¿es usted el jefe de policia ?
-si, ¿que me dice del fuego?
- provocado a todas luces, han tirado un paño empapado de gasolina a la cabina y le prendieron fuego, cuando el fuego llegó al motor la cabina exploto por los aires. Por suerte, el camión no transportaba nada peligroso e infamable. Tiene trabajo amigo.
_ Gracias. Balbucí.
Efectivamente tenía trabajo, era como si me hubieran golpeado la cara con una maza, me deje adormilar por una villa en la que jamás sucedía nada. Y mi trabajo era evitar que pasará algo, una vez que no cumplí tenía que evitar que fuera a mayores. Pero no sabía por dónde tirar, años despúes cai en la cuenta, que para ver el fuego, se paso todo el pueblo, menos una persona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario