viernes, 24 de enero de 2020

Petrovic Croacia

Ya como jugador de la liga estadounidense y tras la independencia de la República Socialista de Croacia de la República Federativa Socialista de Yugoslavia, de la que el jugador se sentía patrio, comenzó a jugar para su selección produciéndose un cisma entre ambos países a nivel deportivo, político y social. Su mayor logro con la camiseta croata fue la de una medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992 en la final perdida frente a la selección estadounidense de Michael Jordan, Magic Johnson y Larry Bird conocida como el Dream Team.


Especial repercusión tuvo el citado incidente político de la disolución de Yugoslavia en su vida personal y deportiva siendo uno de los capítulos que más marcaron su devenir. Tras la plata de Seúl 1988 y el oro como anfitrión en el EuroBasket 1989, las tensiones comenzaron a surgir en el Mundial de Argentina 1990. Aunque los balcánicos se impusieron en la final del torneo a la selección soviética por 92-75, durante la celebración del título un aficionado croata envuelto en una bandera homónima, saltó a la cancha y fue expulsado de la misma por el compañero y mejor amigo de Petrović, Divac, alegando que aquel día «había ganado Yugoslavia, no Croacia».11​ Desde aquel día su amistad se corrompió hasta el punto de romperse debido a conflictos externos y al arraigado sentimiento de Petrović por la identificación croata, cuyo sentimiento independentista comenzaba a ser notable entre la sociedad de un fracturado país.

El trasfondo histórico de la ruptura de la República Federal Socialista de Yugoslavia y la amistad de ambos, originalmente yugoslavos y posteriormente croata y serbio, se puede ver en el documental: «Una vez hermanos»

No hay comentarios:

Publicar un comentario