martes, 31 de diciembre de 2019

Mateo Morral ¿ Suicidio o Asesinato?

Pío Baroja, que estudió con detalle el atentado de Mateo Morral, del que le llamó inicialmente la atención sobre todo que la bomba utilizada estuviera envuelta en una bandera de Francia, implica en sus Memorias [Desde la última vuelta del camino] a Nicolás Estévanez en la frustrada conspiración contra Alfonso XIII. Habría sido Nicolás Estévanez, que recaló en Barcelona diez días antes del atentado, rumbo a La Habana (días después también recaló en las islas Canarias, que no visitaba desde 1866), quien habría transportado y entregado a sus amigos la bomba elaborada en Francia. Además, «estando dos o tres años después en París, en una cervecería de la Avenida de Orleans, Baroja, Estévanez y el periodista Javier Bueno, éste de manera impertinente le dijo al viejo Estévanez que él creía que había participado en el atentado de Morral. Al oírlo, Estévanez se puso muy rojo y después palideció» (es probable que don Pío Baroja ya supiera entonces que Javier Bueno era hijo no reconocido de José Nakens, nacido en 1890 de los amores del anciano director de El Motín con la actriz Soledad Bueno)."
Era hijo de Martín Morral Badía, un industrial textil de ideología republicana, mientras que su madre, Ángela Roca, era una católica integrista, muy influida por los pensamientos del clérigo también sabadellense Félix Sardá y Salvany.1​

Tras recibir instrucción en una escuela laica, Mateo trabajó en varias casas comerciales de Barcelona y estudió en el extranjero; primero en Francia (con trece años de edad) y luego dos años en Leipzig; especializándose en la industria textil y aprendiendo varios idiomas. Parece ser que en esa estancia en Alemania entró en contacto con el anarquismo, las obras de Nietzsche y el neomalthusianismo de Max Hausmeister. En 1899 volvió a España para dirigir la fábrica de Sabadell, suscitándose conflictos con su familia a causa de sus intentos de conseguir la concienciación social de sus obreros; participando incluso en las huelgas de 1901 y 1902, y en proyectos de comunas con Albano Rosell.2​

Hacia 1901 recorrió junto con otro joven de Sabadell, vinculado a su empresa familiar, varias ciudades alemanas y belgas, además de Londres y París, asistiendo en Londres a una reunión en casa de Errico Malatesta. De vuelta en España decidió abandonar el negocio familiar (su padre le entregó como liquidación de su participación en la empresa la cantidad de diez mil pesetas) y comenzó a trabajar como bibliotecario con Francisco Ferrer Guardia, el pedagogo anarquista fundador de la Escuela Moderna.

Durante este periodo escribió algunos breves textos, como Pensamientos revolucionarios de Nicolás Estévanez, publicado con intervención del propio Nicolás Estévanez Murphy (un militar y exministro de la Guerra, de ideología republicana federal) y el político radical Alejandro Lerroux, y con un prólogo de Federico Urales. Tuvo problemas legales.3​

También se asoció con Luis Bulffi (médico anarquista que propugnaba la "huelga de vientres" -control de natalidad-) en la Biblioteca Salud y Fuerza, con la que pretendían difundir las doctrinas del pedagogo anarquista y neomalthusiano Paul Robin,4​ del que tradujo, junto con Anselmo Lorenzo, el folleto Generación voluntaria. Financió el periódico El Trabajo, órgano de la Federación Obrera de Sabadell. Fue amigo del médico anarquista Pedro Vallina y amante de Nora Falk,5​ "una muchacha rusa, nihilista, fugada de la persecución zarista, muy vivaracha".6​ Tuvo una relación amorosa con Soledad Villafranca, quien posteriormente declaró que ignoraba que tuviera ideas anarquistas

En el juicio, celebrado el 3 de junio de 1907 sin jurado popular, se condenó a nueve años de prisión a José Nakens y a otros dos anarquistas (Isidro Ibarra y Bernardo Mata), por haber facilitado la huida de Mateo Morral, mientras que Francisco Ferrer Guardia y otros tres acusados fueron absueltos. La sentencia se consideró benigna, y posiblemente condicionada por las amenazas de venganza en el caso de que Ferrer fuese condenado.23​ Los condenados fueron indultados un año después, a raíz de una campaña de prensa a su favor, basada en la publicación de artículos del propio Nakens relatando las terribles condiciones de vida en la cárcel. Ferrer Guardia fue posteriormente acusado de instigar los incidentes de la Semana Trágica de Barcelona (1909), por lo que fue ejecutado a pesar de las protestas y presiones internacionales.Según la versión oficial -recogida en el sumario 220/1906-, el anarquista se entregó de forma pacífica al vigilante, pero que cuando iban camino del cuartel, le asesinó de un tiro y después se suicidó. Sin embargo, un estudio forense posterior concluyó, en base a las cuatro fotografías tomadas al cadáver de Moral, que el orificio que presentaba en el pecho no era compatible ni con un disparo a corta distancia, ni con la pistola "Browning que, presuntamente, llevaba oculta".

El Ayuntamiento de Torrejón se convirtió en improvisada morgue para ambos cuerpos, a la espera de su traslado a Madrid. Contó, entonces, el diario El Imparcial que "a la vista del féretro, el pueblo en masa que se hallaba estacionado ante el ayuntamiento prorrumpió en mueras al asesino y al anarquismo al mismo tiempo que vitoreaba a los Reyes de España. Fue preciso, ante las manifestaciones de hostilidad de los vecinos, y a fin de impedir que destrozaran el cadáver como se proponían, que seis parejas de la Guardia Civil de Torrejón y San Fernando rodeasen el carro donde iba el féretro".

No hay comentarios:

Publicar un comentario