lunes, 30 de diciembre de 2019

Fene

Fene posee una de las más numerosas y ricas muestras de arquitectura indiana del país, muestra que se concreta en numerosas viviendas particulares, repartidas por sus ocho parroquias, que reproducen el estilo arquitectónico de la América Latina de finales del siglo xix y principios del XX. Sus primeros propietarios, generalmente emigrantes en Hispanoamérica, reprodujeron a su regreso al municipio el estilo de las edificaciones que habían conocido en las ex-colonias. La principal muestra de arquitectura indiana en Fene la constituye, sin duda, la vivienda conocida como Casa de la Maleta, una original obra de arte situada en Barallobre y rematada por una cúpula abierta, sobre la que se levanta una estatua de su antiguo propietario acompañado de su maleta y desde la que se puede apreciar una de las mejoras vistas de la Ría de Ferrol.

El Ayuntamiento de Fene ha trazado y señalizado un camino, ("Ruta de la Arquitectura Indiana"), que lleva a través del municipio, pasando por algunas de las más interesantes y representativas.En Fene podemos encontrar parajes naturales de enorme belleza, en los que disfrutar de las aguas tranquilas de las rías de Ferrol y Ares o del ambiente autóctono del bosque atlántico en las Fragas del Río Belelle, ecosistema en trámite de conseguir su declaración como LIC (Lugar de interés comunitario)[cita requerida], así como una pequeña isla enclavada en las fragas de Perlio conocida como "La isla del Quesito".


En la ría de Ares están las playas de Río Sandeo, Coído, Almieiras y Río Castro, todas ellas en la parroquia de Limodre. Se trata de calas absolutamente naturales[cita requerida], alejadas de los grandes carreteras y núcleos de población, en las que uno puede tomar el Sol y bañarse en contacto directo con la naturaleza. El mar y la arena chocan con los robles, castaños y eucaliptos que las delimitan.

En la ría de Ferrol destacan los muelles de Maniños y Barallobre[¿Por qué?], antiguos centros económicos del municipio. A sus pies se ubicaban las industrias de salazón y curtidurías, de las que vivía el municipio hasta la explosión del naval. Hoy son tranquilos parajes en los que fondean las embarcaciones los mariscadores locales y una de los pocas muestras que quedan de la costa tradicional del municipio.

En pleno casco urbano, en la parroquia de San Valentín, podemos disfrutar de una tranquila caminata a las orillas de la ría por el paseo marítimo, que muy pronto conectará con el del vecino concello de Neda.

Por último, en la parroquia de Sillobre encontramos el Monte Marraxón, el paraje más natural y quizá más notable de Fene. Desde la cumbre de Coto del Rey (354 m) , la mayor altitud de toda la ría de Ferrol, se aprecia una de las mejores vistas de esta bahía. Si el cielo está despejado, además de la propia ría, se puede divisar al Sur la ciudad de La Coruña y, al Norte, el Océano Atlántico, junto con la zona de Valdoviño.

Mientras que la ladera Oeste del Marraxón da a la Ría de Ferrol, por la Este discurre el Río Belelle, que sirve de frontera natural con el Concello de Neda. Por la ribera de Fene serpentea un sendero que nos adentra en una de las reservas de bosque atlántico (fraga) mejor conservadas de Galicia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario