viernes, 8 de noviembre de 2019

Tintin en el Congo


Seguimos con el análisis socio- político de las obras de Hergé, contexto social e histórico en el cual se escribió y lo que rodeaba al autor por aquel momento.  Hergé  sigue en la redacción Le Petit Vingtième , el semanario infantil del períodico Le Vingtième Siècle, un periódico de ideología conservadora y católico, simpatizantes del fascismo y la ultraderecha.

Era lo habitual en Bélgica en los años treinta, el conservadurismo y el fascismo. Había un hondo sentimiento patriótico, un conservadurismo y una estricta moral religiosa por aquellos años.
De nuevo Georges Remi ( Hergé) no pudo salirse con la suya y tuvo que publicar lo que sus jefes querían, el quería mandar a Estados  Unidos a Tintín pero tuvo que esperar, porque Wallez quería una aventura en el Congo.
Tintín en el país de los Soviets se editó en el suplemento semanal en 1930 con un enorme éxito. Fue uno de los superiores de Hergé, Wallez, el que quiso que la aventura transcurriera en una de las posesiones del Congo, el Congo Belga, así llamado de aquella.
En 1928 el rey belga Alberto de Sajonia y su mujer Isabel Gabriela de Baviera habían viajado a la colonia africana de Bélgica, por lo tanto todavía estaba reciente el recuerdo colonial para la gente. A su vez, hay que recordar que este periódico  y con su correspondiente suplemento infantil era conservador y católico, por lo tanto Wallez al sugerirlo esto a Hergé lo que pretendía era una promoción para la labor de los misioneros, fomentar esta profesión y que se alistarán más para ir al Congo.
Al igual que en el anterior trabajo, la documentación es escasa y superficial ( solo en estos primeros tiempos) Se basa en relatos contados por los propios misioneros sobre sus experiencias en el Congo y visitó el museo colonial de Terveuren. En cuanto a las escenas de caza se basa en las aventuras del coronel Bramble, una novela de André Maurois. Los animales se inspiró en las ilustraciones del francés Benjamin Rabier.
Hergé llegó a comentar sobre todo lo que escuchó " «No me gustan los colonos, que vuelven para presumir de sus hazañas. Pero tampoco pude evitar ver a los negros como niños grandes»

Se acusó a Tintin en el Congo de racista, bien.... me parece totalmente injusto, porque se está acusando de racismo a un cómic con los ojos del 2019 y no con la mentalidad de 1930- 31 que es la fecha de esta publicación, así que esta acusación me parece una desfachatez. Este cómic no es racista, si colonialista y superficial.
Tintín en el Congo fue publicado bajo el título original en francés Tintin au Congo en Le Petit Vingtième desde el 5 de mayo de 1930 al 11 de junio de 1931. En estos primeros momentos, Hergé iba improvisando las viñetas de ahí que la aventura por momentos parece deslabazada.
La historia no tiene argumento en sí, son simples peripecias por el país africano. Hay un malo y un argumento sobre tráfico de diamantes, argumento que Hergé se olvida muy a menudo para recrear páginas y páginas de caza que no te llevan a ninguna parte.
El malo de este cómic se alía con el brujo de la aldea que está metido en la sociedad de los aniotas, que era una sociedad secreta de hombres - leopardo. Eran animistas y su sociedad estaba formada por brujos de diferentes etnias y aldeas. Asesinaban imitando el ataque de un leopardo, colocándose garras de hierro en los puños. Buscaban desde acabar con el control del colono, pasando por enfrentar a diferentes etnias por interés, cometieron cientos de asesinatos.

Es cierto que también hubo escritores, pensadores, incluso gente vinculada a la historieta que no estaba a favor de la ocupación colonial pero hay que tener en cuenta primero que Hergé trabajaba en un periódico conservador, colonial, de derechas y católico y tener en cuenta también su círculo y sobre todo que su forma de crear cómics tenía una documentación muy limitada en sus inicios y sobre todo, improvisada.
El Congo belga fue masacrado por la ocupación de este país europeo.
El monarca Leopoldo II de Bélgica diezmó a la población del Congo durante su reinado, de 20 millones de habitantes se pasó a 10 millones, por cierto que en Bélgica aún siguen honrando la memoria de este genocida obsesionado con el márfil y el caucho. Por eso mismo, si en el 2019 se sigue honrando en Bélgica a este rey ¿ Porque Hergé en 1930 debería tener la suficiente información para voltear la historia? o ¿ Porque un hombre jóven que está empezando a trabajar y a tener éxito por primera vez tiene que llevarle la contraria a sus jefes y a arriesgarse a ser despedido? Me parece exigirle demasiado a Hergé.

La aventura es chapucera, me sobra todas las escenas de caza que se veía de aquella como el " sumum" de la aventura y a día de hoy es crueldad. Se ensalza a la figura del misionero y efectivamente al congoleño se le pinta como un ignorante que queda sorprendido por todo lo que trae el hombre blanco.... lo que llamamos progreso y en un primer momento era una exaltación de Bélgica que con el paso de los años se fue limando con las diversas publicaciones del cómic. Por ejemplo cuando Tíntin sustituye a un misionero para dar clases en la escuela, la lección es sobre Bélgica, " la patria de los congoleños" pero después fue sustituida por una sencilla lección de sumas y restas.
Simplemente es una obra muy irregular que es colonial, muy típico de la época, que aunque había pensadores en contra del colonialismo, hay que decir que la mayoría estaba a favor. Os decía que hay un malo y un asunto de tráfico de diamantes, que se resolverá al final, pierde el hilo de vez en cuando Hergé al olvidarse del asunto de los diamantes ( Tintín se sabe perseguido pero no sabe porque, típico de los protagonistas de las películas de Hitchcock que Hergé adoraba) para publicar sus viñetas de caza o la bondad de los misioneros a los que se trata con paternalismo y total behemencia y poca autocrítica o profundidad. Pues ese asunto de los diamantes servirá para después provocar la siguiente aventura de Tintín y donde por fin podrá Hergé llevar a su héroe a los Estados Unidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario