viernes, 29 de noviembre de 2019

Necronomicon " Unus"

Necronomicon " Unus" Canadá Death Metal Sinfónico 2019
01. From Ashes into the Flesh
02. Infinitum Continuum
03. Paradise Lost
04. The Price Of A Soul
05. Singularis Dominus
06. The Thousand Masks
07. Ascending the Throne of Baator
08. Fhtagn
09. Cursed MMXIX
10. Vox Draconis

Rob Tremblay: Cantante, Guitarra, Teclado
Raum: Bajo
Jean Phillipe Bouchard: Batería

Necronomicon es una banda canadiense creada en 1988 en la zona del Quebec. Debutaron en 1992 con una demo y después vendría un ep en 1996 y este es su sexto trabajo de estudio. From Ashes into the Flesh es un tema que si separas los elementos uno a uno, te das cuenta de la calidad que presentan como banda pero juntos suena todo demasiado abusivo, sobre todo las partes sinfónicas que cortan por completo la progresión instrumental.
Infinitum Continuum prosigue la misma estela con un ritmo de batería de metal progresivo para empezar el tema acompañado por un riff que te recuerda en todo a los Behemoth y es que por ahí van los tiros. Tienen esa dosis extra de Heavy Metal que es la esencia de esta banda que hace que suenen potentes y cuando se olvidan un poco de su parte sinfónica es cuando más le sacan jugo a esto. Los Blast Beats son constantes durante todo el trabajo y son el epicentro del terremoto que tratan de crear en Paradise Lost para luego instalarse dentro de un medio tiempo con un Groove asesino donde vuelven a estar indefenidos, un Death/ Thrash con mucho groove y momentos de Blackened Death sobre todo en las aceleraciones.
The Price of a Soul es una intro sinfónica sin más historia y con Singularis Dominus vuelven aunar la parte sinfónica con la parte extrema como te hacen los Dimmu Borgir por ejemplo, solo que esta banda canadiense tiene una base rítmica más acelerada que suena como un pistón pues los Blast Beats no te abandonan en ningún momento, aunque elemento por elemento hay agresividad y un buen trabajo desde la producción pasando por la instrumentalización, en los desarrollos y en los cambios de ritmo se quedan un poco a medio camino, la típica sinfonia atmosférica y cinemática, intensa y con sabor dramático pero quizás está demasiado vista.
The Thousand Mask es el tema más interesante del trabajo sobre todo por ese toque folklorico oriental que le añaden con la guitarra y por el cambio de ritmo a medio tiempo donde simplemente suenan a Groove con banda sinfónica detrás.
Lo que quiero decir es que desde el primer tema hasta el último tengo sensación de que lo que aquí cojea es precisamente lo que debería dárseles mejor, que es una banda creada en 1988 y la parte de Death Metal no es demasiado vista ni creativa, ni técnica como Ascending the Throne of Baator, de los pocos temas que se permiten poner una pausa y hacer algo más lento, es un Death Metal de manual sin demasiada historia.
 Fhtagn es una nueva intro sinfónica, oscura, ocultista y cinemática con ese toque ortodoxo que les acerca en este trabajo al Black/ Death sinfónico ortodoxo griego. Cursed MMXIX es el tema que estuve esperando durante todo el trabajo y surge en la parte final del álbum, un Death/ Thrash pletórico de fuerza, quizás llega demasiado tarde al igual que Vox Draconis que cierra con esa parte de Sinfónico mezclado con Death que de todos los temas que presentan esta mezcla es el único tema que suena realmente potente, el final del trabajo hace que suba un poco el nível pero en líneas generales son los Necronomicon de siempre pero les falta un poco de todo.

Feeling: 3/5
Originalidad: 2/5
Técnica: 3/5
Producción: 3/5

Puntuación: 6,5/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario