lunes, 30 de septiembre de 2019

San Isidro Fútbol de Cacucci


Sinopsis: San Isidro es una pequeña aldea de centro México sobre cuya espesa selva se estrella una avioneta que transportaba sacos de polvo blanco. El material, que los lugareños confunden con fertilizante, es a todas luces cocaína, pero ellos no lo identifican hasta el día en que el equipo de fútbol de la aldea se enfrenta al primer clasificado de la liguilla y uno de los delanteros del San Isidro fútbol cae de bruces sobre una de las líneas que delimitan el campo.

Opinión Personal: Pino Cacucci es un escritor italiano que se dedica a la traducción de textos y a escribir relatos y novelas cortas de un humor blanco y un pérfil amable. San Isidro Fútbol se le de una patada, apenas son 94 páginas y no deja excesiva huella en el lector.
La historia en sí, no deja de ser jocosa al menos cuando lees la tapa del libro, eso sí, leyendo la novela ni una mueca fui capaz de esbozar. Digo que la historia es jocosa porque en un pueblo perdido de las montañas mexicanas, cae una avioneta que transporta cocaína. En la aldea hay un equipo de fútbol cuyo campo no tiene ni las líneas reglamentarias, nadie tiene cal así que le echan el polvo blanco de las sacas que contiene la avioneta confundiéndole con cal y el delantero del equipo, un hombre que no metió un gol en toda su vida. Cae derribado junto a la raya de falsa cal y la esnifa sin querer, al levantarse mete todos los goles que no metió en su vida.
Al milagro del delantero del San Isidro, que siempre se tiene que tirar en la línea para esnifar y meter sus goles se le une que al pueblo vienen desde los narcos hasta una delegación del gobierno, todos ellos corruptos en busca de las sacas pero lo que no saben es que se encontrarán con la gente de San Isidro que no van a permitir que les saquen sus sacos para marcar las líneas del campo.
El argumento es jocoso y entre el delantero inspirado nunca mejor dicho y la persecución entre narcos y corruptos del gobierno y el choque frontal contra la nobleza baturra, pues daría para mucho más y unas buenas risas, pero el autor no sabe extraerle el jugo en ningún momento.
Eso sí, la novela tiene sus buenos momentos sobre todo en cuanto a forma se refiere. En cuanto a la jocosidad amable, al humor blanco me recuerda mucho al Don Camilo de Guareschi. Pero lo que más me gusta de Cacucci es su ritmo narrativo que es muy latino. Esa pausa, esa observación hasta sacar siempre el lado más miserable de los personajes pero hacerlo amable a los ojos del léctor es muy de la novela latina desde Fuentes pasando por Gabriel García Márquez....etc, tiene que ver mucho con la novela tradiccional mexicana y latina en general y es lo más destacado de esta corta novela.
Un relato tan corto que pasaría por cuento. Cacucci es un muy buen narrador aunque no tiene la profundidad para convertir en novela sus relatos, le falta profundidad, carga psicológica a sus personajes y sobre todo a desarrollar tramas. No obstante es un muy buen observador y sabe el arte de narrar como pocos hasta el punto de ser el escritor más admirado por Luís Sepúlveda que no es un cualquiera. Sabe observar y plasmarlo y tiene una visión inteligente y también de ironía muy fina . No cae en el absurdo en ningún momento debido a ese equilibrio narrativo que mantiene en todo momento, la novela o cuento corto en sí, se puede decir que tiene ritmo narrativo y cierto pulso pero le falta chispa y desarrollo, ya dije que este es el formato en el que Cacucci se siente realmente cómodo, en la novela nunca estuvo a sus anchas. Un relato que no deja huella alguna pero que se disfruta en cierta manera por la agilidad e inteligencia en la escritura de este hombre aunque es una historia tan buena que podría haberle sacado muchísimo más jugo del que realmente le saco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario