lunes, 30 de septiembre de 2019

Mientras dure la guerra


Ficha Técnica: España 2019. 107 minutos. Director: Alejandro Amenábar. Guión: Alejandro Amenábar- Alejandro Hernández. Música: Alejandro Amenábar. Fotografía: Alex Catalán. Productora: Mod Producciones. Reparto: Karra Elejalde,  Eduard Fernández,  Santi Prego,  Patricia López,  Inma Cuevas, Nathalie Poza,  Luis Bermejo,  Mireia Rey,  Tito Valverde,  Luis Callejo,  Luis Zahera, Carlos Serrano-Clark,  Ainhoa Santamaría,  Itziar Aizpuru,  Pep Tosar

Sinopsis: España. Verano de 1936. El célebre escritor Miguel de Unamuno decide apoyar públicamente la sublevación militar que promete traer orden a la convulsa situación del país. Inmediatamente es destituido por el gobierno republicano como rector de la Universidad de Salamanca. Mientras, el general Franco consigue sumar sus tropas al frente sublevado e inicia una exitosa campaña con la secreta esperanza de hacerse con el mando único de la guerra. La deriva sangrienta del conflicto y el encarcelamiento de algunos de sus compañeros hacen que Unamuno empiece a cuestionar su postura inicial y a sopesar sus principios. Cuando Franco traslada su cuartel a Salamanca y es nombrado Jefe del Estado de la zona nacional, Unamuno acudirá a su Palacio, decidido a hacerle una petición.

Opinión Personal: Otra película más sobre la guerra civil pensará más de uno pero es una herida sin cicatrizar, es un período crucial en la historia de nuestro país y nos acompañará siempre aunque algunos traten de hacer como si esto no hubiera ocurrido jamás.
Pero en realidad esta no es otra película sobre la guerra civil de echo ni lo roza. Es una película basada en un personaje tan culto como peculiar como es Unamuno, el eterno desencantado que nunca se caso con nadie.
El director de la película tiene una visión un tanto bisoña de lo que realmente ocurrió. Unamuno crítico con dureza al monarca y a la dictadura de Primo de Rivera y estaba encantado con la proclamación de la República. Los republicanos le dieron altos cargos a nivel cultural pero Unamuno cargó rapidamente contra ellos y fue uno de los que ensalzó el mal llamado alzamiento nacional. Unamuno con este golpe ejecutado contra las libertades del pueblo por parte de unos militares golpistas, clamaba por la libertad de España como pueblo, por una España católica y alejada del radar de la Unión Soviética.
El fervor por la rebelión le duró a Unamuno un suspiro pues en Salamanca enseguida empezó a vivir en sus carnes lo que es una guerra civil y lo poco que vale ser un intelectual, su mundo se vino abajo. Un hombre como el que crítica a la República y da vítores a los golpistas se le caen todas sus teorías al suelo a las primeras de cambio, cuando las teorías mentales ceden paso a la realidad y comprueba como los golpistas ejecutan a colegas suyos de profesión y alumnos, ejecutados por ser de izquierdas.
Unamuno entonces pidió piedad a Franco para salvar la vida de algún colega, no le hicieron ni caso. Entonces es cuando soltó su famosa frase de " Venceréis pero no convencéreis". Los Franquistas le practicaron un arresto domiciliario porque no soportan ni una sola crítica. Aquí es cuando Unamuno vuelve a caer al infierno por segunda vez en pocos días. El que critico con dureza a la República se dio cuenta en sus últimos días de vida, que la República española tenía muchos defectos, pero que el podía decir lo que le diera la gana sin que le pasará nada, en cambio con los fascistas a las primeras de cambio, ya cae al olvido.
La película también mitifica su encuentro en una charla en Salamanca con Millán Astray, el militar coruñés sin ojo que era la mano derecha de Franco y el famoso grito que le lanzó a Unamuno en una charla " Viva la muerte, fuera la cultura". Una historia completamente mitificada que en realidad no sucedió así, pues Amenabar cae en la mitificación del personaje y de la historia.
Amenábar trata de mostrar a un Unamuno arrepentido por su traición a la República y realmente no fue así. La República lo desencantó y los golpistas lo desencataron todavía más, pero no añoró en ningún momento a la República, si en cambio a la libertad que esta le otorgaba a los intelectuales, cosa que la derecha nunca hizo, pues si no eres de su ideología, a los intelectuales les esperaba el destierro.
La película tiene un objetivo muy claro que es mostrar que las heridas del 36 siguen abiertas hoy en día y en eso si que me parece convincente esta película. Es una película dirigida por un director que entiende mucho de cine y que tira de primer plano para crear un ambiente estoico y gélido.
Todo lo que es la ambientación de la época y el papel de Karra Elejalde como Unamuno pues es lo mejor de la película y de largo. Lo peor es la mitificación del personaje, porque está película trata mil temas a la vez y realmente no se centra en ninguno. El período republicano está contado por alfileres sin profundizar nunca en el y es mucho más interesante que el golpe de estado, se centra en el dilema moral de Unamuno que nunca existió pues el señor Miguel de Unamuno era un escritor, poeta y filosofo que un día decía una cosa y al día siguiente decía lo contrario, Unamuno no tuvo nunca un dilema moral ni en ningún momento sintió que traicionaba  a la República como nos quiere hacer ver esta película, Unamuno simplemente se desencanto con España y pensó que no teníamos solución y la guerra civil le causo tanta impresión que su vida se apagó de golpe y porrazo, de echo falleció al poco de empezar la guerra.
Trata muchas anécdotas del escritor, puros clichés sin profundizar ni en su pensamiento y mucho menos en su basta obra.  No profundiza en nada, ni en los años republicanos, ni en las interesantes pugnas dialécticas con otros intelectuales, por ejemplo la tensión entre Unamuno y Azaña es muy sugerente desde el punto de vista intelectual. No hay profundidad en ningún caso y tan solo existe la moraleja de que España no cerró sus heridas y que todo sigue igual, no me gustó nada la película, salvo por la extraordinaria interpretación del protagonista, por la ambientación y por la pericia del director en los planos cortos.






No hay comentarios:

Publicar un comentario