miércoles, 25 de septiembre de 2019

Juan Bautista Acher

Según autores su verdadero nombre era Alfons Vila i Franques, pero para otros era, sin embargo, Juan Bautista Acher, siendo entonces, supuestamente, en ambos casos, un seudónimo el otro nombre. La única certeza es su seudónimo artístico, "Shum". También es cierto que se le conoce mucho más por Juan Bautista Archer. Shum había nacido en Lérida en 1897. Tuvo una juventud bohemia y militante, pues era radical políticamente. En un temprano viaje a París, gran parte del periplo lo hizo andando,

viviendo de sus dibujos y de la caridad, en ese viaje, digo, se hizo anarquista y entre horas artista bohemio y un poco golfo. A su vuelta se afianza aún más su militancia anarquista, que le costó un serio disgusto cuando sus compañeros de cita preparaban una bomba para un atentando, bomba que estalló justo cuando entraba Shum, que sufrió heridas en las manos (le llamaban primero "el poeta", y desde esto "el poeta de las manos rotas"). Como la bomba era un regalito para el general Martínez Anido, responsable de la guerra sucia contra el anarquismo de los años 20, y de largo historial de brutalidades. Shum fue detenido procesado y condenado a muerte por delitos que no había cometido. Se levantó una gran campaña para solicitar el indulto, que finalmente se consiguió, siendo condenado a cadena perpetua, que cumplía en el penal del Dueso dónde para mantenerse compuso portadas para libros. Salió en libertad con la llegada de la II República continuando su militancia y su carrera artística, que pese a sus manos mutiladas cumplía a la perfección. Con la llegada de la Guerra, ya maduro, apoyó su causa como siempre. Al final de la guerra salió para el exilio, terminando sus días en Cuernavaca en 1967.

No hay comentarios:

Publicar un comentario