lunes, 30 de septiembre de 2019

El Alienista de Caleb Carr


Sinopsis: Nueva York, 1896. John Schuyler Moore, reportero de sucesos de The New York Times, recibe en plena madrugada la llamada de su antiguo compañero de Harvard, el famoso alienista (como se conocía entonces a los psicólogos) Laszlo Kreizler, quien le cita en el puente de Williamsburg, escenario de un horrible asesinato.
Theodore Roosevelt, jefe de policía de la ciudad, solicita la colaboración de ambos amigos para indagar el crimen, una atrevida iniciativa, pues el alienista es visto con desconfianza por una sociedad conservadora, que considera que un asesino nace y no se hace. A ellos se une Sara Howard, primera mujer que trabaja en la comisaría, y los hermanos Isaacson, pioneros en las nuevas técnicas de investigación.
Mientras que el grupo intenta trazar el perfil psicológico de un asesino del que lo ignora todo, este parece conocerlos perfectamente...

Opinión Personal: Caleb Carr es un historiador militar neoyorkino nacido en 1955 que tiene su columna en el New York Observer desde hace muchos años y escribe numerosos artículos para revistas y magazines. Encontró un filón en la novela negra de suspense y la mezcla con histórica.
Esta fue su primera novela y es la más aclamada. Es una novela que sigue el caso de Jack el Destripador y quiere establecer un paralelismo con Nueva York varios años después. En vez de un asesino de prostitutas estamos ante un destripador pero de niños que se prostituyen y el paralelismo con la historia de Jack es constante, así que tampoco se puede decir que haya sido muy original.
La originalidad reside en mezclar Thriller o novela negra con novela histórica, siendo esta segunda parte lo más destacado de esta novela. Hay que valorar de forma positiva el esfuerzo del autor. La novela se ambienta en 1896 en Nueva York y se puede decir que el autor hace un gran esfuerzo por ambientar la novela y esto pasa por ser lo más destacado.
El primer esfuerzo se basa en las técnicas de investigación de la policia que nada tienen que ver con las que utilizan hoy en día y el autor logra meternos en aquellos años con la fotografía todavía en pañales y con técnicas que de aquella eran el último grito como el análisis grafológico.
En fin, la policía se ve envuelta en una serie de crímenes realizados por la misma persona y echos con un objetivo que solo el asesino conoce, lo que se llama " Serial Killer" un concepto que obviamente en 1896 la policia no estaba preparada para atrapar a alguién de esas características y menos con los métodos tan rudimentarios con los que contaba. De ahí el paralelismo con Jack el Destripador, puede decirse que aunque no fue el primero si que fue el asesino que puso sobre el tapete el concepto de Serial Killer.
No solo cuenta con esmero las técnicas que ahora nos parecen tan primitivas de la policia sino que hace un relato de la naciente ciudad de Nueva York en 1896 bastante acertado. Si vistéis la película Gangs of New York de Daniel L. Lewis y Leonardo Dicaprio, pues seguramente veréis muchos paralelismos con esta novela. La inmigración ( también os recomiendo leer la novela los inmigrantes de Howard Fast) los clanes de irlandeses que intentaban hacerse con los negocios sucios y a la vez con los puestos políticos de la ciudad, el racismo imperante que en un primer momento era contra los indios nativos y después fue contra los sicilianos e irlandeses y finalmente los negros.
Hablemos ahora de la parte psicológica de la novela porque si lo otro resulta un notable esfuerzo por parte del novelista esta parte resulta la gran novedad. El que lleva la investigación es Kreizler un psiquiatra o como se decía de aquella, un alienista. Un campo que todavía estaba en pañales por aquella época y que estaban muy mal vistos por la sociedad, ya se sabe, todo conocimiento nuevo infunde miedo. Kreilzer y su equipo tratan de atrapar al asesino en serie no con pistas pues casi carecen de ellas sino haciendo un pérfil psicológico del asesino para anticiparse a sus echos, ahí está la novedad. Y en más de una ocasión, aunque no de forma sesuda vamos a encontrar esos inicios en el campo de la psiquiatría que desde un punto de vista cultural, resultan interesantes y tratan de aportar más profundidad y carga psicológica a la novela.
En cuanto a la investigación pues les lleva desde investigar en las bibliotecas la historia de Nueva York que es solo una excusa para hablar de su ciudad o irse a parte rural de las afueras neoyorkinas para hablarte de reservas indias y el origen de la desigualdad y el racismo en Estados Unidos, otra excusa del escritor que hay que recordar que es historiador ante todo y que introduce estos elementos.
Precisamente ese es el fallo de esta novela, el sentido del ritmo. Está cuidada hasta el más mínimo detalle y quiere ser fiel en todo momento a todo lo que pone sobre la mesa: la historia de la psiquiatria, la historia sobre la investigación criminal, la historia de Nueva York.... pero este escritor es ante todo un historiador y al mezclar historia con Thriller.... pues es algo todavía a mejorar.
Sobre todo en la parte final donde hilvana bien los echos pero no domina el típico factor sorpresa del Thriller ese cambio de timón radical de última hora, el fáctor explosivo del que debe tener un thriller siempre, esas bombas que te cogen por sorpresa, carece de ellas este escritor. El final es bastante atropellado y después de leer 700 páginas pues se podría explayar un poco más que no pasaba nada, es como si quisiera quitarse de golpe y porrazo de encima el engorroso final. Lo peor de esta novela es sin duda alguna que nos faltan por saber las motivaciones reales del asesino tras cometer todos esos crímenes y tras tirarse 700 páginas haciendo un pérfil psicológico para que en dos líneas finales quedarnos con la duda pues es de una torpeza infinita y finaliza esta novela por dejarte muy mala impresión, sobre todo después de tanto esfuerzo.
La investigación la llevan entre el doctor Kreizler un personaje con un secreto de infancia con un carácter complicado y dueño de muchos silencios. Su segunda mano, el periodista Moore y quién relata en primera persona esta novela, de naturalidad curiosa y Sara la investigadora criminal, un personaje femenino que no deja de ser un prototipo poco creíble, pues parece más una mujer del 2019 que de 1896 pero que al menos le sirve para introducir el tema de la inclusión de la mujer en el mundo laboral pero ya digo que no está nada bien tratado ni el personaje ni la época, en ese aspecto, poco elaborado. Como es anécdótico que el jefe de la policia sea Roosvelt que posteriormente sería el presidente del país, no tiene ningún peso en la novela y se trata de un cliché comercial sin importancia alguna.
Lo mejor de la novela es la historia de la ciudad, la historia de los avances en la investigación criminal y sobre todo la evolución del campo de la psiquiatría pero cuando el autor debe mezclar Thriller con novela histórica es cuando no logra esa fluídez y sobre todo ese final tan desmenuzado pues le resta mucha brillantez al notable esfuerzo que realiza el autor para ambientar la novela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario