lunes, 7 de enero de 2019

Supersonic Man

Ficha Técnica: España. 1979. 85 minutos. Director: Juan Piquer Simón. Guión: Juan Piquer Simón, Sebastian Moi. Música: Carlos Attias, Juan Luis Izaguirre, Gino Peguri. Fotografía: Juan Mariné. Productora: Almena Films. Reparto: Antonio Cantafora,  Cameron Mitchell,  José Luis Ayestarán,  Diana Polakov, José María Caffarel,  Frank Braña,  Javier De Campos,  Quique Camoiras, Tito García,  Luis Barboo,  Ángel Ter,  Emilio Fornet
Sinopsis: Un superhéroe viaja a la Tierra para combatir a un siniestro doctor que quiere apropiarse del planeta.
Opinión Personal: Ahora que todo el mundo alaba la película de Super López y va al cine a verla como si fuera la primera película que se hace en España de un superhéroe castizo y español, hay que recordarles que hay un antecedente, Supersonic Man. Es una película mala con avaricia y de un cutrerio que roza lo sonrojante y también lo hilarante, se ve con gracia la verdad y merece la pena repasarla con vosotros.
Tras tener un relativo éxito tras rodar viaje al centro de la tierra, el director Juan Piquer Simón recibe el encargo de rodar una película con efectos especiales. Tuvo una propuesta desde Usa para hacer " Capitán Electric" y no por el argumento, sino por el esfuerzo técnico que supondría, acepto el reto.
No le gustaba el nombre de capitán Electric porque le sonaba a anuncio de lavadora y le puso el nombre de Flash Man, recibiendo una queja pues ya existía el nombre y se quedo en Supersonic Man. Para la creación del personaje del superhéroe se utilizaron dos actores. Todos los que pasamos de cuarenta recordamos con cachondeo y cierta nostalgia el disfraz de Supersonic Man con esa maya ajustada y esa purpurina en la capa y que decir de cuando volaba por el aire sostenido por cuatro hilos y se iba moviendo todo el rato o el gran robot que mas que miedo provoca risa contra el que se enfrenta Supersonic Man. El robot fue una creación de su director que trató de de reindirle un homenaje al doctor Satán ( personaje de cómic) que tenía un robot asesino llamado el tanque humano.
 El ataque a la base tecnológica se filmó en la Estación de Seguimiento de Satélites de Telefónica en Buitrago del Lozoya. Después esta el asunto de los actores y actrices de esta película, habituales rostros de la serie B que puedes ver en el western de Almería, en el peplum o el cine quinqui.
Sin presupuesto y sin infraestructuras intentó hacer esta película. Era recurrir en una sola película a todos los tipos de efectos existentes por aquel entonces, partiendo de unas infraestructuras casi inexistentes. El vuelo de Supersonic fue lo más complicado, para realizarlo compraron un equipo de front projection en Alemania, con el que se rodó Das Boot de Wolfgang Petersen. El rodaje de los 112 efectos que componen la película, duró nueve meses con jornadas de 10 y 12 horas diarias, algo que nunca se había realizado en España. Los diseños de las naves son del propio director, con la colaboración de dos maquetistas aficionados. Se rodaron fotograma a fotograma con un banco de animación que pesaba más de 100 kilos con jornadas de 10 horas para conseguir 5 segundos útiles. Hoy en día, los efectos especiales se hacen por ordenador, pero imagínate maquetas cutres de barcos en una bañera e intentar hacer magia.
Después está el cachondeo que se produce en todo momento en la película. Desde lo exagerado del personaje del malo y los uniformes de sus secuaces que parece que en cualquier momento se van a marcar un baile o pasando por el traje del Supersonic y el robot al que se enfrenta que produce cualquier cosa menos miedo, por no decir ternura y que parece extraído de Barrio Sésamo y ser un compañero de juegos de Don Pin Pon y Espinete. Desde la capa de purpurina pasando por la banda sonora de Funk con la que se te van los pies bailando y la escena donde el Supersonic Man se pone la capa solo para ir a un hotel, pillar una botella de Chanpan para cenar con su novia.
Hoy se ve con gracia este producto que es un despropósito en todos los sentidos, hasta tal punto que se convierte en cine de culto de las pelis de serie B, una auténtica frikada que no podíamos dejar pasar desapercibida y que por cierto, también salió en Valencia por aquellos años, un cómic sobre las aventuras de Supersonic Man.








No hay comentarios:

Publicar un comentario