viernes, 4 de enero de 2019

Metal Church " Damned If you Do"

Metal Church " Damned If you Do" Power Metal Usa 2018
01. Damned If You Do
02. The Black Things
03. By the Numbers
04. Revolution Underway
05. Guillotine
06. Rot Away
07. Into the Fold
08. Monkey Finger
09. Out of Balance
10. The War Electric

Kurdt Vanderhoof: Guitarra
Mike Howe: Cantante
Steve Unger: Bajo
Rick Van Zandt: Guitarra
Stet Howland: Batería

Metal Church es una banda que pudo desbancar a Judas Priest y Iron Maiden como las mejores bandas de metal de todos los tiempos, sus inicios fueron espectaculares. Esta banda creada en 1980 en San Francisco curiosamente empezó su carrera con una demo instrumental, Red Skies. Sus tres primeros álbumes son leyenda, de los mejores trabajos del Us Power Metal como movimiento. En los noventa hubo cambios de formación y los vaivenes de la industria musical pero mantuvieron un nivel aceptable al igual que del 2000 en adelante.
El único superviviente de la primera formación es Kurdt Vanderhoff y el rescate de Howe que empezó en la banda en el 88 y que fue repescado en el 2015. El útimo en incorporarse fue Stet Howland, batería de sobrado prestigio que unió sus fuerzas a Metal Church en el 2017, toco en bandas como Wasp, Impelleteri, Blackfoot o Lita Ford.
Doceavo álbum para la banda. Arranca con Damned If you Do, me deja dudas. Un estribillo repetitivo de inicio a fin que tiene un aire progresivo que recuerda a Queensrÿche en su primera etapa con buena labor en la batería con unos redobles que aportan épica pero con un sonido en la producción bastante pobre y sin ningún aporte en las guitarras.
Mucho mas interesante es The Black Things. Es un tema que tiene un ritmo acelerado en la batería, un acompañamiento rítmico que pone atmósfera al tema pero en el solo de guitarra, ni hay garra ni hay creatividad ninguna, no te sabe a nada, una gran idea que se queda tan solo en eso. By the Numbers arranca con carga ligera de Groove y vuelve a suceder lo mismo que en los anteriores temas, la estructura del tema es lineal y no sucede absolutamente nada de interés, la cosa empieza a ser preocupante.
Revolution Underway es metal clásico en vena, se sacan un ritmo que suena a Nwobhm a bandas como Holocaust o Diamond Head, un ritmo trepidante al galope y cuando piensas que te van a meter en el solo te sueltan un pasaje atmosférico con acústica que lanza un solo suave y con elegancia... son los Metal Church, mejor o peor, en todos los álbumes siempre dejan muestra de su clase, primer gran tema del álbum.
Lo que queda claro a estas alturas es que dan de lado al Us Power Metal, bastante al Groove y al Thrash y se centran en un álbum de puro y clásico Heavy Metal con sabor ochentero como es Guillotine que vuelve a tener un ligero toque progresivo que me recordó a los alemanes Rage en sus primeros compases de su carrera.
Rot Away tiene garra pero es que siempre es el mismo acompañamiento rítmico, siempre los mismos coros, muy previsible. Los Metal Church, pese a que es una banda completamente remozada, tienen una clase y un peso en el pasado del metal muy importante, quién tuvo retuvo, eso esta claro y aún son capaces de salvar un álbum y de componer temas de interés pero este trabajo a nivel creativo es un punto negro en su carrera, falta de inspiración total.
Into the Fold arranca con un ritmo acústico y platillos en la batería para buscar de nuevo los redobles de batería, una y otra vez insistiendo en la misma idea, esta vez con mas acierto porque el tema tiene mas garra pero pese a que solo dura cuatro minutos y medio el tema se hace largo porque como empieza es como acaba y así todos y cada uno de los temas de este álbum.
Monkey Finger no aporta nada suena mas rockero que metalero y lo que mas me asombra es la falta de solvencia en los solos de guitarra, salvo uno o dos, el resto son insípidos. Out of Balance tiene un solo de guitarra que en esta ocasión es ligeramente progresivo y algo interesante pero está metido con calzador en el tema, desubicado por completo y el único interés radica en el solo porque el resto del tema no tiene nada que ver, desbarajuste total. The War Electric finaliza el trabajo y esa es la mejor noticia, que el álbum se acabo.
Solo un tema redondo y tres o cuatro con buenas ideas mal ejecutadas y el resto insípido a todos los niveles, a nivel vocal e instrumental, tampoco la producción es la mejor, decepción máxima y castañazo épico el que se come Metal Church, de largo el peor álbum de toda su carrera y nos sabe fatal decirlo porque son una leyenda y una banda noble que nos regalo momentos tan épicos que hay que comprender que hay momentos de inspiración y otros en los que no te sale nada, otra vez será.

Feeling: 2/5
Originalidad: 3/5
Técnica: 3/5
Producción. 2/5

Puntuación: 5/10


No hay comentarios:

Publicar un comentario