martes, 8 de enero de 2019

Conde Ciano

Miembro del círculo íntimo que rodeaba a Mussolini,5​ el 24 de abril 1930 Ciano contrajo matrimonio con Edda Mussolini,11​ hija del dictador fascista, con lo que pasó a engrosar las filas de los principales jerarcas del régimen, además de acumular poder y riquezas, permitiéndole llevar un lujoso estilo de vida, al cual era bastante aficionado desde su adolescencia. No obstante, ya en su etapa en China el matrimonio Ciano comenzó a hacer vida separada.


Su suegro Mussolini le puso a cargo de la prensa y la propaganda del régimen: en septiembre de 1934 fue nombrado subsecretario de Prensa y Propaganda, y nueve meses después —en 1935— pasó a hacerse cargo del nuevo Ministerio de Prensa y Propaganda, convirtiéndose entonces en el ministro más joven de Europa.13​1​ Durante su mandato Ciano expandió la sección de propaganda a cuatro nuevos departamentos —propaganda, turismo, cinematografía y radio—.1​ Participaría como oficial de la aviación italiana en 1935 durante las operaciones de la invasión italiana a Abisinia,14​ actual Etiopía, en 1936. En abril de 1936 protagonizó con su avión una acción sobre la capital etíope, Adís Abeba, que alcanzaría mucha celebridad.15​ A mediados de ese mismo año, Ciano pasó a ser titular del Ministerio de Asuntos Exteriores, ejerciendo un papel destacado en las negociaciones que llevarían a la alianza de la Italia fascista con la Alemania nazi y el Japón imperial, dando lugar al Eje Roma-Berlín-Tokio.


Francisco Gómez-Jordana Sousa y el Conde Ciano, escoltados por la Guardia Mora durante una visita a San Sebastián en 1939.
Ciano favoreció decididamente que Italia enviase el Corpo di Truppe Volontarie para luchar al lado del bando sublevado en la Guerra Civil Española en 1936 y acompañó a Mussolini en la Conferencia de Múnich (septiembre de 1938). Pese a su juventud y su fama de frivolidad por su conocida afición al lujo y el glamour, que le generaba poca estima de gran parte de la élite fascista, Ciano mostró una aguda inteligencia política que acreditó en sus gestiones diplomáticas como la celebración del Pacto de Acero entre Italia y Alemania.

No obstante, a lo largo del año 1939 Ciano rechazó las propuesta del Tercer Reich para que Italia se uniera militarmente a Alemania en una eventual nueva guerra europea, punto a partir del cual empezaron sus discrepancias con los líderes del nazismo. Así, cuando Alemania invadió Polonia en septiembre de 1939, Ciano se mostró contrario a que Italia entrase en el conflicto como aliado alemán o declarase la guerra al Reino Unido y Francia, estimulando por el contrario una política de "no beligerancia" al tener en consideración que la economía italiana no estaba preparada para soportar un esfuerzo bélico similar al del Tercer Reich.

Tal conducta le causó ganarse desde entonces la desconfianza del propio Hitler y sobre todo del ministro nazi de Asuntos Exteriores, Joachim von Ribbentrop, quien le reprochaba a Ciano que una posible entrada de Italia en el conflicto en 1939 para apoyar a Alemania hubiese hecho desistir a franceses y británicos de solidarizarse con Polonia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario