jueves, 8 de noviembre de 2018

Yucatán

España comedia 2018 130 minutos. Director: Daniel Monzón. Guión: Daniel Monzón, Jorge Guerricaechevarría. Música: Roque Baños. Productora: Ikaru Films. Reparto: Luis Tosar,  Rodrigo de la Serna,  Joan Pera,  Stephanie Cayo,  Jorge Asín, Agustín Jiménez,  Toni Acosta,  Adrián Núñez,  Txell Aixendri,  Alicia Fernández, Leticia Etala,  Xavi Lite,  Cristóbal Pinto,  Óscar Corrales,  Joche Rubio,  Alex Amaral, Aranzazu Coello,  Angelo Olivier
Sinopsis: Lucas (Luis Tosar) y Clayderman (Rodrigo de la Serna) son dos estafadores que se dedican a timar a turistas ingenuos en cruceros de lujo. Hace años trabajaban juntos, pero la rivalidad amorosa por Verónica (Stephanie Cayo), la bellísima bailarina del barco, les hizo perder la cabeza y dio al traste con su sociedad. Ahora trabajan por separado, Lucas en el Mediterráneo y Clayderman en el Atlántico. Ese fue el acuerdo. Pero un inesperado botín impulsa a Lucas a irrumpir en el barco de su exsocio, lo que convierte la exótica travesía de Barcelona a Cancún -pasando por Casablanca, Tenerife, Brasil y la selva de Yucatán- en un encarnizado duelo de tramposos, sin ninguna regla pero con muchos golpes bajos.
Se podría definir como comedia, solo si se incluyese en ella a los momentos en los que las situaciones destinadas a hacer gracia se convierten en despropósitos fallidos.

Una historia en principio simple y contada en múltiples ocasiones de tantas maneras diferentes, se vuelve un suplicio para el espectador. Éste soporta durante casi dos horas un auténtico atropello de momentos absurdos e incoherentes con un hilo argumental que aparece, desparece y se retuerce a merced del guión.
Si acabas riendo, es de la vergüenza ajena que tanto los personajes como la historia produce en demasiadas ocasiones.
No conviene comparar nada con obras previas del director (Celda 211 por poner un ejemplo), porque entonces no sabremos a qué hemos asistido.

Supone una oportunidad perdida y el éxito del producto vendido antes de tiempo.
Logro perderme en un crucero cuando todo acaba, en el que lo que realmente siento son náuseas por los continuos mareos y una sensación muy desagradable saliendo del cine.

No hay comentarios:

Publicar un comentario