lunes, 26 de noviembre de 2018

Nazareth " Tattoed on my Brain"

Nazareth " Tattoed on my Brain" Rock Escocia 2018
1. Never Dance with the Devil
2. Tattooed on My Brain
3. State of Emergency
4. Rubik's Romance
5. Pole to Pole
6. Push
7. The Secret is Out
8. Don't Throw Your Love Away
9. Crazy Molly
10. Silent Symphony
11. What Goes Around
12. Change
13. You Call Me

Carl Sentance: Cantante
Pete Agnew: Bajo
Lee Agnew: Batería
Jimmy Murrison: Guitarra



Nazareth es una de esas bandas que llevan toda la vida con nosotros y que pocos valoran. Estos escoceses se crearon en 1967.... ya llovió desde aquella. Era una banda influenciada por Yardbirds, Led Zeppelin, Who, Vanilla Fudge y Hendrix.... y digo era porque ya han pasado décadas de su debut y los gustos cambian... y también los componentes de la banda.
Este es su vigésimo tercer trabajo de estudio, sus mejores momentos como banda los vivieron con los álbumes Razamanaz ( 1973) y Hair of a Dog ( 1979) A pesar de los cambios de la industria se han mantenido a lo largo del tiempo con menos éxito que en los setenta a mi me recuerdan a los Hawkind, no en lo musical sino en su historia, estas bandas que llevan toda la vida y sin reconocimiento a día de hoy.
Considero un acierto el fichaje de Carl Sentance, el cantante galés paso por las filas de los Krokus, es la voz de la banda de Nwobhm los Persian Risk y colabora con grandes como Dario Mollo, Don Airey o Paul Chapman. El único que sigue en la banda desde el inicio es el bajista Pete Agner que ahora cuenta en la batería con su hijo, pero desde que se fue Manny Charlton en 1990 para mi los Nazareth han ido bajando prestaciones poco a poco.
Never Dance with the Devil es un intento de darle algo de frescura a su sonido con el Wah Wah a la guitarra y los sintetizadores, no me dice nada. Tattoed my Brain si que es un intento de sonar a los setenta pero se disipa en un santiamen.
State of Emergency es un tema acelerado con un riff incendiario muy de la escuela de los AC/DC y con buena distorsión, el problema es que esta al alcance de cualquier banda debutante. Turno para la balada con Rubiks Romance, aire sureño y buena melodía aunque excesivamente simple y muy comercial, aunque me quedo con sus arreglos acústicos.
Pole to Pole es un rock con aire Boggie que recuerda a Status Quo, Vardis y tantos otros. Push es un medio tiempo con ese aire sureño en las guitarras que recuerda a los Molly Hatchet y con un estribillo agudo para ceder paso a un riff ambiental y melódico muy típico de bandas como Rose Tattoo por ejemplo.
The Secret is Out es un tema AC/DC al 100 % y me pregunto donde está la esencia de los Nazareth porque ahora simplemente son una banda de Rock pero no reconoces su legado en sus últimos trabajos y este no va a ser una excepción.
Puede que el mejor solo de guitarra se esconda en el tema  Don't Throw Your Love Away, pero esa distorsión que usa Sentance en la voz no le favorece en nada, el trabajo suena poco natural y está muy retocado en el estudio de grabación. Crazy Molly es de lo poco potable y enérgico de todo el trabajo, eso sí, no apunta nada nuevo.
Demasiados temas para mi gusto, sobran un montón, intentan regresar a los sesenta con You Call una balada soporífera de seis minutos de duración con aroma Country. No se lo tenemos en cuenta, pero el último trabajo de Nazareth no les aporta absolutamente nada, como la inmensa mayoría de sus trabajos de estos últimos años, a fin de cuentas, les acabaremos pidiendo en el directo sus clásicos de toda la vida. Pese a que el álbum es muy flojo me quito el sombrero ante estos veteranos por seguir componiendo.

Feeling: 2/5
Originalidad: 3/5
Técnica: 3/5
Producción: 2/5

Puntuación: 4,25/10


No hay comentarios:

Publicar un comentario