miércoles, 28 de noviembre de 2018

Hijos de Overón " Salvaje"

Hijos de Overón " Salvaje"  Heavy Metal España 2018
01. Huellas en la Nieve
02. Sin Parar de Andar
03. El Viento
04. Tu Poder
05. Bajo la Lluvia
06. Por Siempre
07. Un Nuevo dia
08. Salvaje
09. Seguire Ardiendo
10. La Luz Perdida
11. Llego el Momento

Joni Cantera: Guitarra, Cantante
Raúl Álvaro: Cantante
Biru: Batería
Diego Sanz: Guitarra
Fer López: Bajo
Álvaro Méndez: Teclados

Desde Cuellar ( Segovia) los Hijos de Overón que no tienen nada que ver en el plano musical con otros segovianos ilustres como son los Lujuria con los que seguro que compartieron cartel en mas de una ocasión. Esta banda de Heavy/ Power se creo en el 2007 y presentan su tercer larga duración.
Huellas en la nieve es una intro cinemática que aporta intriga, intensidad y elegancia para presentar sin parar de andar , un tema a doble bombo donde destaca el estribillo con gancho y la voz aguda de Raúl Álvaro seguido de esa tormenta perfecta que desencadena el riff para después buscar el cambio de ritmo elegante y con elementos de Power melódico que recuerda a Avalanch, si tu te escuchas sus dos anteriores trabajos, te vas a echar las manos a la cabeza porque la mejoría es brutal.
El Viento es un medio tiempo que se va acelerando poco a poco. La diferencia es que han puesto mas garra y agresividad al trabajo de la guitarra y aparte tienen esa melodía que te envuelve. Me recuerdan un poco a Centinela y tantas otras bandas que combinan el Heavy/ Power.
Intentan incorporar elementos progresivos¡ quizás es el elemento a pulir, ese trabajo de teclados que no tiene excesivo peso compositivo ni a nivel creativo, siempre se lleva todas las medallas el trabajo de guitarras, tanto en el acompañamiento, en este tema con buena parte acústica, la agresividad del riff y la emotividad del solo.
Bajo la lluvía es una emotiva balada acústica con cambio de ritmo y donde recrean un metal melódico que recuerda en todo a Saratoga o Ankhara, tiene gancho y elegancia. El caso de esta banda me recuerda mucho al de Red Wine, sobre todo escuchando temas como Por Siempre. Los riojanos Red Wine eran una banda que empezaron su carrera dentro del Power Metal pero hay un problema el power melódico nacional está completamente estancado y hay demasiadas bandas para tan poco público y además que los Red Wine tenían una marcha más, una energía que necesitaban sacar por algún lado como finalmente hicieron.
Los Hijos de Overón quieren sonar a Power melódico y Heavy melódico de toda la vida pero tienen un extra de energía que les lleva a componer temas como un nuevo día, el cuerpo pide guerra y es donde mas destacan.
Interesante el ritmo tribal de Salvaje, lástima que nos corten la buena atmósfera que generan al inicio que recuerda a los Wasp de los últimos años para marcarse el típico tema de Power/ Speed melódico de toda la vida.
Seguiré ardiendo arranca con un riff a toda velocidad y que acaba aportando melodía mientras el doble bombo hace acto de aparición, el teclado solo para dar cierta atmósfera al tema que queda en todos los temas innecesario y sin personalidad, si quieren sonar todavía mas melódicos, tendrán que trabajar en ese sentido aunque yo no se lo recomendaría, lo que deberían hacer es liberar a sus guitarristas que tienen técnica y emotividad y hacer un trabajo de batería mucho mas creativo, que el doble bombo ya está muerto al igual que la escena del power melódico.
La luz perdida es un tema donde participa Carlos Nano de Dünedain, gran cantante, las partes de piano desdibujadas. Llego el momento tira del groove de los Symphony X, algo que te hacen hoy en día el 99 % de las bandas. El caso es que Hijos de Overón se marcan un buen álbum con intensidad y ritmo y les aplaudo por la ilusión que le han puesto.

Feeling: 3/5
Originalidad: 3/5
Técnica: 3/5
Producción: 4/5

Puntuación: 7/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario