martes, 27 de noviembre de 2018

El Barca se impone al Madrid en el Palau

El equipo de Pablo Laso, consciente de sus nuevas limitaciones en el perímetro, se convenció de que las soluciones debían llegar por parte de su juego interior. Es decir, Campazzo en un gobierno vertiginoso, y Tavares y Ayón en la percusión en la pintura. Pero semejante plan, ante un Barcelona cargado de músculo y centímetros (24 rebotes entre Singleton, Claver, Tomic y Seraphin) entrañaba un grave riesgo.Así quedó demostrado en el primer cuarto, cuando el Barcelona, pese a sus errores en el tiro, pudo llevar la iniciativa del encuentro gracias a su dominio en las capturas en cancha rival. Y eso que quien vigilaba el aro era el tallo Tavares. Hasta seis rebotes en ataque se llevaron los azulgrana en esos primeros 10 minutos por ninguno de un Real Madrid que, sin embargo, resistía bien gracias a las virguerías de Campazzo y la mano de Randolph (20-19).Los ratos de buenaventura de Taylor permitían a los de Laso atrapar un parcial de 4-18, y también su mayor ventaja (24-33, min. 25).

Fue entonces cuando al Real Madrid se le vino encima la agresividad del Barcelona de Pesic, un entrenador que tiene claro el camino para volver a incrustar a los azulgrana entre los grandes del continente. Una defensa de las que asfixian al compás de sus guerrilleros, casi siempre a punto gracias a las constantes rotaciones. Y lo que durante tanto tiempo venía echando en falta el grupo. Un tirador nato. De Indiana. Kyle Kuric, a golpe de triple, fue agrietando la moral blanca hasta hacer suyo el duelo.El Madrid, pese a las maniobras de malabarista de Campazzo, pese a los golpes episódicos desde el perímetro de Carroll, no podía encontrar respuestas en dos de sus incorporaciones de este verano, Prepelic (tres puntos) y Deck (uno), todavía invisibles en este proyecto. Randolph, de vuelta a las andadas, se borró al descanso con sus cuatro personales. Y el Barça de Pesic, con el Palau en llamas ante cada triple de Kuric, se reconoció entre los grandes

No hay comentarios:

Publicar un comentario