miércoles, 24 de octubre de 2018

Toro Sentado

Toro Sentado nació en el territorio del Grand River en Dakota del Sur, en el seno de la tribu hunkpapa. Fueron sus padres Jumping Bull y Her-Holy-Door, quienes le pusieron por nombre Jumping Badger (Tejón Saltarín), cuando nació. Su infancia transcurrió sin sobresaltos, y era llamado por sus amigos «Slow» (el sosegado), ya que tenía una conducta muy meticulosa.1​Sin embargo, a los doce años demostró su intrepidez cuando montó un joven búfalo que había tratado de embestirle, y por esa hazaña su padre organizó una fiesta en su honor.


A los catorce años, su padre le regaló una macana. Dicho objeto tenía un significado especial para los nativos, ya que si el joven lograba golpear a un enemigo en batalla, le podría dar mucho prestigio. Tejón Saltarín tuvo esa oportunidad cuando se enfrentó a un bando crow en su primer combate y, en la refriega, logró apalear a un contrincante, por lo que su coraje quedó demostrado. El padre, henchido de orgullo, le renombró Sitting Bull o Toro Sentado (Tatanka-Iyotanka) en la ceremonia en la que se ganó el estatus de guerrero. El apelativo hace alusión a la tozudez del animal cuando se encuentra sentado en sus ancas.

A la edad de quince años, el joven guerrero sufrió su primera herida en batalla. Esto sucedió durante un asalto sobre los caballos de la tribu crow, cuando recibió un disparo en el pie izquierdo que le dejó cojo de por vida; sin embargo, pudo matar al causante con su cuchilloEn Estados Unidos, Toro Sentado reclamó para su gente el derecho de libre tránsito hacia el territorio de Canadá, además de una reserva en Little Missouri River cerca de Black Hills. Sin embargo, el gobierno ignoró su petición y terminaron siendo enviados a la reserva de Standing Rock. Por su parte, y debido al temor que su presencia pudiera provocar un alzamiento, el líder tribal fue trasladado al fuerte Randall, aguas abajo del río Misuri. Allí se le mantuvo como prisionero de guerra por dos años, aunque en realidad tenía una vida relativamente tranquila, ya que era respetado por los soldados, recibía a otros líderes tribales que necesitaban de sus consejos y leía la correspondencia que le llegaba de sus simpatizantes.3​El 10 de mayo de 1883 se le trasladó a la agencia india de Standing Rock, donde pudo reencontrarse con su gente.

En dicho lugar, el agente a cargo, James McLaughlin, se empeñó en denigrar el estatus de jefe tribal de Toro Sentado, pues le obligaba a trabajar en campo abierto. No obstante, él mantenía su autoridad. Así lo demostró cuando se negaba, aunque sin éxito, a la petición de una comisión de senadores del congreso estadounidense para que parte de la reserva siux se adjudicase a colonos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario