viernes, 26 de octubre de 2018

la política apesta

No me siento representado por nadie. Soy de izquierdas y veo a una izquierda historicamente fragmentada, una izquierda siempre obsesionada con el pasado. En cambio los de derechas, se la trae floja el pasado, porque tienen muchos muertos en el armario.

La derecha no tiene ni memoria ni discurso, ahí está la oposición tan rastrera que están haciendo... sin que el partido socialista haga nada especial, tan solo brindis al sol como lo de Franco y poco más.
La unidad de España es un tema que se convirtió en tema básico para cualquier político y es un tema que a la mayoría de los españoles nos da igual, así de claro. Tema principal las pensiones, miles y miles de familias con hijos en paro que viven de la pensión de sus familiares, el paro, el piso, el timo de la luz y la sanidad pública.
Estamos vacunados contra la corrupción política. Si le preguntas a un pepero te hablará de los eres de Andalucía, que es escándalo mayúsculo, nadie lo niega, pero el señor Aznar niega la corrupción sistemática de su partido y eso ya es mentira patológica.
Los dos nuevos partidos no valen un duro: Ciudadanos y Podemos, no tienen programa político, lo han demostrado y solo viven del show televisivo. Suena Vox, partido prohíbido en los propios medios de derechas... esa es la risa, no van a sacar ni un solo escaño porque Rivera y Casado se van a repartir hasta en el carnet y van a radicalizar su discurso.
Nadie nos representa y menos que nadie la monarquía, me amparo en mi libertad de expresión para declararme republicano y voto a partidos pequeños que no salen en los medios.
Al final llego a la conclusión de que da igual quien gobierne, todo es un sistema corrupto y habría que hacer una limpia bestial. Me voy a preocupar yo por unos tios que cobran entre 5000 y 8000 euros por jugar al solitario en el congreso y por tener tres meses de vacaciones... era lo que me faltaba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario