viernes, 5 de octubre de 2018

Alexander


Herald Alexander era cercano a la Sociedad Lorber, una suerte de secta que le hacía creerse un profeta y a considerar a su hijo, Frank, el mesías. Consideraban a las mujeres inferiores y Frank mantuvo relaciones sexuales con su madre y con sus tres hermanas. Cuando las autoridades alemanas comenzaron a investigar estas prácticas, huyeron a Tenerife. Allí, asesinaron y mutilaron en primer lugar a la madre –posiblemente, tras una discusión con ella– y a sus hermanas Marina, de 18 años, y Petra, de 16. Sabine, hermana gemela de Petra, no se encontraba en la casa cuando tuvieron lugar los asesinatos. Fueron ingresados en un centro de salud mental donde, al parecer, 'el Arropiero' trató de estrangular a uno de ellos. La Audiencia de Tenerife absolvió a Harald y Frank Alexander de los delitos de parricidio y asesinato por concurrir en los mismos la eximente de enajenación mental y decretó su internamiento en un centro psiquiátrico el 26 de marzo de 1972. El paradero actual de los homicidas es desconocido

No hay comentarios:

Publicar un comentario